La importancia y trascendencia de la escuela pública

By on julio 2, 2013

*   La investigación educativa sobre la efectividad escolar, muestra que las escuelas exitosas se caracterizan principalmente por contar con maestros enfocados en facilitar el aprendizaje

Por: Mtro. Adolfo Napoleón Flores Martinez

La UNESCO y otros organismos internacionales, han señalado que la evidencia indica que los países que están cubriendo mejor los retos de la globalización son aquellos que cuentan con sistemas educativos sólidos; sistemas en los cuales las masas y no solo las élites, tengan acceso a una educación de calidad. Un hecho innegable es que los gobiernos que han invertido en el desarrollo de una educación de calidad para todos, han logrado la construcción de una nación cohesiva y productiva.

 En nuestro país, en una cruzada sin precedentes, a partir de la fundación de la Secretaría de Educación Pública en 1921, se difundió la educación pública a todas las regiones y rincones del país y terminó formándose un vasto Sistema Educativo Federal con una estructura fuertemente centralizada. Pero el tamaño de los retos que fue necesario afrontar fue rebasado por la magnitud del rezago educativo; así, el imperativo de la calidad educativa lamentablemente se subordinó al crecimiento.

 Tales circunstancias, propiciaron que en el Sistema Educativo Mexicano, las ideas y las prácticas se arraigaran en una cultura corporativo-verticalista que anuló o minimizó los intentos por analizar las presiones, demandas y desafíos internos y externos que podrían impulsar algún cambio hacia una mejor calidad educativa. En consecuencia, en mayo de 1992 el gobierno federal, los gobiernos estatales y el SNTE firmaron el Acuerdo Nacional para la Modernización de la Educación Básica (ANMEB).

 A diferencia de las reformas anteriores, ésta propició una cada vez más constante renovación del currículo y la producción de nuevos materiales educativos; además de favorecer la constante revisión e implementación de nuevos planes y programas de estudio, así como nuevas formas de conceptuar a la evaluación para educandos y educadores.

 Otro aspecto, producto de este acuerdo fue la descentralización, como una decisión política, que provocó que los estados asumieran sus nuevas responsabilidades educativas de muy diversas maneras, dependiendo de las circunstancias específicas de cada entidad federativa; generando con ello, una gama de problemas, escenarios inéditos y heterogéneos que aún no terminan de explorarse y en muchos casos de entenderse. En síntesis, la descentralización educativa aún no ha cumplido sus propósitos de mayor eficacia y participación democrática; por ello, resulta evidente que el actual sistema educativo nacional requiere de rediseñarlo para hacerlo acorde a las necesidades de la nación.

 Producto de las experiencias obtenidas a lo largo de éstas dos últimas décadas, se ha puesto especial interés en la necesidad de transferir poder de decisión a las propias escuelas y sus comunidades. Hoy se necesita cumplir con el reclamo social de emponderar a las escuelas como un medio privilegiado para reformar, en sus células vitales, el sistema educativo nacional. Por ello, la atinada determinación de revitalizar y reenfocar el trabajo escolar a través de los Consejos Técnicos Escolares.

 La investigación educativa sobre la efectividad escolar, muestra que las escuelas exitosas se caracterizan principalmente por contar con maestros enfocados en facilitar el aprendizaje en un medio ambiente ordenado, a partir de un sólido liderazgo de sus directivos y supervisores, que fortalezcan las altas expectativas en el desarrollo y potencial de sus estudiantes, y que les brinden ayuda con frecuencia a partir de la valoración y la retroalimentación. Estas escuelas son las que han desarrollado fuertes nexos con la comunidad, viendo a los padres de familia como aliados clave para apoyar los esfuerzos hechos al interior del plantel educativo por el mejoramiento de los resultados del aprendizaje.

 Las escuelas representan ámbitos privilegiados donde se concretan cotidianamente las relaciones entre el Estado y la sociedad para cumplir con objetivos individuales, comunitarios y nacionales. En ese sentido, resulta necesario revitalizar la educación pública nacional como un agente fundamental para que todos los individuos logren una vida de más oportunidades, a través de su desarrollo integral.

e-mail: napo_flores_1963@hotmail.com  

2 Comments

  1. Cesar

    julio 13, 2013 at 8:13 am

    creo que el problema de nuestro país en cuanto a educación no se encuentra en si nuestro modelo es centralizado o descentralizado, sino en la fuerte carga cultural del maestro de existir gracias al paternalismo que falsamente lo nutre, cuando lo que realmente hace es castrarle la inteligencia y en convertirlo en un “operador” de planes y programas.

  2. Beto

    agosto 3, 2013 at 9:45 pm

    El maestro puede enfocarse en el trabajo, pero necesita que los alumnos lleguen a la escuela bien desayunados, pensando en sus clases, no en las broncas en sus casas o en los juegos de video, o en mil cosas mas que interfieren en el trabajo docente. Educar es un compromiso de la familia, en la escuela se apoya ello, porque su trabajo fundamental es instruir…..

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>