El jefe de enseñanza como agente de cambio en los colectivos escolares

By on octubre 16, 2013
El jefe de enseñanza .

EDUCACIÓN PÚBLICA

Por: Mtro. Adolfo Napoleón Flores Martínez

La naturaleza humana hace proclive al hombre a criticar; expresar lo que se piensa, implica arriesgarse a ser diferente;

proponer es un reto y un verdadero acto de valentía que implica una bifurcación: fracasar y ser señalado, o triunfar y trascender.

Adolfo Napoleón Flores Mtz.

Vivir inmersos en un mundo globalizado, entre las profundas y constantes transformaciones que implica una sociedad altamente tecnificada y competitiva, en esta era denominada del conocimiento, afecta necesariamente la manera de concebir a la educación. Por ello, laimportancia de visualizar a la educación desde todos sus enfoques, en todos sus ámbitos, como un proceso de construcción social complejo; pero particularmente, centrándose en donde realmente se produce el hecho educativo: en la escuela, en el aula, con los docentes, los alumnos y los padres de familia, detectando los problemas que influyen en el proceso pedagógico y, en consecuencia, en la toma de decisiones necesarias para su oportuna solución.

Actualmente, los reclamos sociales en materia educativa son crecientes y muy variados, pero todos convergen en la necesidad de mejorar la calidad de la educación; por ello, la necesidad de realizar acciones concretas al interior de las escuelas y, particularmente, de los espacios áulicos. La sociedad, históricamente, ha depositado en la escuela múltiples funciones, entre ellas la de socializar a los niños y jóvenes formalmente, incorporando a las nuevas generaciones a los conocimientos, valores y costumbres,  ante este reto, el Sistema Educativo Nacional (SEP, 2011) a través de un trayecto formativo del alumno, “se propone contribuir a la formación del ciudadano democrático, crítico y creativo que requiere la sociedad mexicana en el siglo XXI, desde las dimensiones nacional y global, que consideran al ser humano y al ser universal”.

Inmersos en una Reforma Educativa que privilegia la autonomía escolar a partir de una serie de acciones concretas como son: la revitalización de los Consejos Técnicos Escolares (SEP, 2013), bajo el principio de que la escuela debe ser el corazón del sistema educativo; y del fortalecimiento de los directores y supervisores escolares, quienes serán los responsables directos de garantizar la operación regular de dichos consejos; además de mantener las Academias de Maestros, resulta evidente, que no sólo es importante atender a un mayor número de adolescentes en las escuelas secundarias, también lo es revisar, analizar, comprender y tomar acciones tendientes disminuir las causas por las cuales muchos de estos estudiantes, no se están apropiando de los conocimientos y desarrollando las competencias necesarias que les permitirán desenvolverse satisfactoriamente en la vida,ampliando sus oportunidades sociales.

En este sentido, existe un creciente consenso respecto de la influencia del desarrollo profesional de los profesores, directivos y supervisores a través de la conformación y fortalecimiento de comunidades de práctica docente. En consecuencia, es necesario establecer algunas particularidades de la tarea del Jefe de Enseñanza como parte fundamental del equipo de supervisión escolar en el nivel de secundarias; particularmente, en la modalidad de secundarias técnicas, para impactar de forma competente como agente de cambio en los colectivos escolares, y por ende, en la mejora del logro educativo de los alumnos.

Primero, la Ley General de Servicio Profesional Docente (DOF, 2013), en su artículo XXIV señala que es “Personal con Funciones de Supervisión: A la autoridad que, en el ámbito de las escuelas bajo su responsabilidad, vigila el cumplimiento de las disposiciones normativas y técnicas aplicables; apoya y asesora a las escuelas para facilitar y promover la calidad de la educación; favorece la comunicación entre escuelas, padres de familia y comunidades, y realiza las demás funciones que sean necesarias para la debida operación de las escuelas, el buen desempeño y el cumplimiento de los fines de la educación. Este personal comprende, en la Educación Básica, a supervisores, inspectores, jefes de zona o de sector de inspección y jefes de enseñanza.” Además, el artículo XXXI, establece como “Servicio de Asistencia Técnica a la Escuela: Al conjunto de apoyos, asesoría y acompañamiento especializados al Personal Docente y Personal con Funciones de Dirección para mejorar la práctica profesional docente y el funcionamiento de la Escuela”. La misma ley en su artículo 18, puntualiza que “el Servicio de Asistencia Técnica a la Escuela será brindado por Personal con Funciones de Dirección o Supervisión.”

Al respecto, Bonilla (2010), abunda al señalar que dentro de las funciones de la supervisión escolar se resaltan, la de acceder de manera rápida a datos e informaciones actualizadas sobre todos los elementos de las escuelas bajo su jurisdicción; llevar a cabo procesos de evaluación institucional en las escuelas; acompañar a directivos y docentes mediante procesos de asesoramiento pedagógico-curricular; difundir los lineamientos, preceptos, programas, planes y proyectos que se establecen por las autoridades educativas estatales y federales; implementar proyectos de innovación y de mejora; promover el conocimiento y el intercambio de experiencias y buenas prácticas profesionales entre docentes, directivos y escuelas, etc.

COMUNIDADES DE PRÁCTICA DOCENTE

A diferencia de preescolar, primarias, telesecundarias y otras modalidades educativas, donde el personal docente y directivo labora por jornada, es decir, todo el horario de servicio del plantel educativo, en las escuelas secundarias generales y técnicas, existe personal tanto de jonada, como por hora-clase. Para el caso particular de secundarias técnicas, el personal de jornada lo comprenden los directivos; que en escuelas de estructura completa (6 grupos por grado, 18 en total en un turno) lo conforman el Director, el Subdirector (en el caso de escuelas de doble turno, uno por cada uno de ellos),  los Coordinadores: de Actividades Académicas, de Tecnologías, de Servicios Educativos Complementarios y, en el caso de que la escuela participe en el Proyecto Secundarias para el Siglo XXI, los Coordinadores de SEC 21, correspondientes para cada turno.

Además de los anteriores, también son personal de jornada (aunque algunos están adscritos por hora laboral), el personal del área de Servicios Educativos Complementarios (Prefectos, Trabajadores sociales, Médicos escolares, Bibliotecarios, Instructores de banda de guerra y de música, etc.), y el Personal Administrativo y de Servicios (Contralor, Jefe de servicios administrativos, Secretarias, Auxiliares de intendencia, Velador, Almacenistas, Técnico en mantenimiento, etc.). En cuanto al personal por hora-clase, éste está conformado por la planta docente, y su carga horaria varía de acuerdo a distintas circunstancias que generalmente tienen que ver con la conformación del mapa curricular en asignaturas.

En este sentido, un acercamiento a primera vista a la escuela secundaria, podría permitir pensar a ésta como en una organización bastante simple, pero la realidad va más allá; la escuela secundaria tiene que ser entendida como una organización compleja y singular. De entrada, el panorama que ofrecen las secundarias en cuanto a estructura de su personal, si no se conoce la vida escolar podría llevarnos a supuestos equívocos, en cuanto a comunicación y relaciones interpersonales de carácter profesional. La realidad, es que la profesión docente se ha visto marcada por el individualismo y el aislamiento de los profesores a la hora de trabajar y de aprender de otros y con otros compañeros.

 Aún cuando los documentos normativos enfatizan la importancia del trabajo colaborativo y, que existen espacios para el trabajo en colectivo, como son los Consejos Técnicos de escuela y de Zona, las Academias de Maestros por Escuela y Zona Escolar;actualmente, el trabajo de los profesores se caracteriza por procesos compartidos reducidos, existiendo poco diálogo reflexivo entre colegas acerca de su práctica cotidiana; producto esto, de que el docente termina una sesión con un grupo y pasa a otro; y así sucesivamente, hasta terminar con la carga horaria asignada.

 En este sentido, éstas prácticas, representan una ausencia de trabajo en común, empobreciendo las relaciones entre los profesores, lo cual repercute en la calidad de lo realizado como colectivo; superar éste estado de individualismo y aislamiento, obliga a tomar medidas, eficaces y eficientes, de gestión del trabajo colaborativo en las escuelas, que impliquen, como ha señalado la misma autoridad educativa (SEP, 2009), superar la concepción que “visualiza a los docentes como trabajadores que se desempeñan solitaria y aisladamente”. Ante ello, uno de los factores que actualmente es resaltado por los sistemas educativos y que constituyen una de las preocupaciones de los países comprometidos con políticas sociales que garanticen la calidad y la equidad de la educación, es el equipo de supervisión escolar, particularmente, por los Jefes de Enseñanza.

Diversas investigaciones (Pozner, 2000; Fullan, 2002; Atúnez, 2000), destacan la importancia de este colectivo profesional como unidad que favorece la gestión escolar y los procesos de enseñanza y aprendizaje; lo que implica que la supervisión escolar replantee sus acciones en las escuelas, y favorezca, entre otras, como señala Darling-Hammond(2005), que el conocimiento se comparta entre los educadores, y se enfoque en la organización de comunidades de práctica docente más que en los maestros de forma individual.

El Plan de Estudios, es un documento rector, que se sustenta en ocho principios pedagógicos, a los cuales considera como “condiciones esenciales para la implementación del currículo, la transformación de la práctica docente, el logro de los aprendizajes y la mejora de la calidad educativa”. De estos principios pedagógicos, el 1.4 Trabajar en colaboración para construir el aprendizaje,  pone énfasis en el sentido de que el trabajo colaborativo alude tanto a estudiantes como a maestros; en lo referente a los maestros, orienta las acciones para el descubrimiento, la búsqueda de soluciones, coincidencias y diferencias, con el propósito de construir aprendizajes en colectivo. En éste contexto, refiere que es condición esencial y necesidad prioritaria para elevar la calidad de la educación, que la escuela promueva el trabajo colaborativo para enriquecer sus prácticas.

EL JEFE DE ENSEÑANZA COMO AGENTE DE CAMBIO EN LOS COLECTIVOS ESCOLARES

Marín (2012), señala que a la profesionalización docente se le puede definir como un compromiso que el maestro adquiere desde su formación inicial y, posteriormente, durante su desempeño laboral; aspectos que promueven el desarrollo de la eficacia y eficiencia para acrecentar las capacidades requeridas en el trabajo educativo. En este sentido y en cuanto a las funciones de asesoría, acompañamiento y tutoría, al Jefe de Enseñanza se le debe concebir como un agente mediador entre el conocimiento pedagógico disponible y las prácticas docentes.

 De acuerdo con Bolívar (1999), para que la difusión del conocimiento valioso sea efectiva, requiere ser mostrada y aplicada didácticamente en clase; por lo tanto, no basta la presentación de teoría, sino que es preciso demostrar cómo se hace técnicamente algo y, por ende, apoyar la realización y aplicación en el aula. Por lo tanto, contextualizando las funciones del Jefe de Enseñanza, éste debe poseer un dominio sobre las diversas técnicas y estrategias para comunicarse con el docente frente a grupo, y tener elementos para motivar el trabajo de su colega. En este sentido, la SEP (2006) ha establecido que el proceso de intervención es de suma trascendencia; éste se define como un tipo de asesoramiento centrado en el punto de vista del asesor, quien interpreta y define de acuerdo con su propio marco conceptual, la realidad de la parte asesorada, determinando y prescribiendo aquellas actividades que van a permitir solucionar sus problemas, superar sus necesidades o compensar sus deficiencias.

Por tanto, el Jefe de Enseñanza, debe poseer conocimientos sobre: Plan y Programas de estudios de educación básica; libros de texto; metodologías y estrategias de intervención pedagógica; metodologías y estrategias de enseñanza para el docente y de aprendizaje para el alumno; planificación, diseño, implementación didáctica y evaluación formativa; liderazgo y de relaciones humanas; uso de las TIC; entre otras más. Todo con el propósito de apoyar al maestro frente a grupo a resolver las situaciones problemáticas que se le presenten en el ámbito educativo y, específicamente, en su quehacer docente cotidiano en el espacio áulico. En síntesis, el mejoramiento educativo escolar, como señala el Acuerdo 592, es determinado en gran medida por el ejercicio de la gestión de la supervisión; porque repercute directamente en los colectivos escolares y, por ende, en la calidad educativa de las instituciones educativas bajo su jurisdicción.

A MODO DE CONCLUSIÓN

Como señala Molina (2004), la función supervisora tiene que transitar de un enfoque jerárquico a uno colaborativo y democrático, a través de estrategias como la asesoría, tutoría y acompañamiento a los docentes y directivos, tiene que cumplir con la función asignada de garantizar la calidad del sistema educativo en el ámbito de su competencia.

Es tiempo de concebir una nueva forma de supervisión del trabajo pedagógico-curricular de los docentes por parte de los Jefes de Enseñanza; hoy, con una nueva visión, se debe dejar atrás la idea de que sólo por el hecho de tener un nombramiento se pasa a ser un “jefe académico”, para consolidarse ahora, a través del desarrollo de nuevas competencias en un verdadero “líder académico”, que impulse la reflexión de los docentes y directivos, pero sobre todo de él mismo, en torno a lo que se debe saber, saber hacer y saber ser, para desempeñarse profesionalmente, enfocado siempre en la mejora permanente del logro educativo de los alumnos.

e-mail: napo_flores_1963@hotmail.com

http://supervision09escuelassecundarias.blogspot.mx/

BIBLIOGRAFÍA

ANTÚNEZ (2000), Claves para la organización de centros escolares: hacia una gestión participativa y autónoma. Barcelona: Horsori.
BOLÍVAR, Antonio (1999), Cómo mejorar los centros educativos. España: Editorial Síntesis. CALVO, B. (2008, noviembre). Los asesores técnico- pedagógicos y el fortalecimiento de las escuelas de Educación Básica. Ponencia presentada en el IX Congreso Nacional de Investigación Educativa, Mérida, Yucatán, México.
BONILLA, Oralia (2010), Función de alto riesgo. La tarea pedagógica de la Supervisión Escolar, México, Somos Maestros (SM).
DARLING-HAMMOND, Linda y McLaughlin, Milbrey W. (2005), El desarrollo profesional
de los maestros.
Nuevas estrategias y políticas de apoyo. Cuadernos de discusión 9, SEP.
DIARIO OFICIAL DE LA FEDERACIÓN (2013), Ley General del Servicio Profesional Docente.
FULLAN (2002), Los nuevos significados del cambio en la educación. Barcelona: Octaedro.
MARÍN, Marín Álvaro. Profesionalización docente y globalización, disponible en URL:http://www.congresoretosyexpectativas.udg.mx/Congreso%202/Mesa%205/b)%20Personal%20acad%E9mico,%20funciones,%20perfiles,%20etc/5.b.1..pdf
MOLINA RUIZ, Enriqueta (2004), Asesoramiento de compañeros, en Asesoramiento al centro educativo, México, Biblioteca para la actualización del maestro, SEP.
POZNER (2000), Claves para la organización de centros escolares: hacia una gestión participativa y autónoma. Barcelona: Horsori.
PRESIDENCIA DE LA REPÚBLICA (2013), Decreto por el que se reforman los artículos 3o. en sus fracciones III, VII y VIII; y 73, fracción XXV, y se adiciona un párrafo tercero, un inciso d) al párrafo segundo de la fracción II y una fracción IX al artículo 3o. de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos.
SEP (2006), Orientaciones generales para orientar el Servicio de Asesoría Académica a la Escuela (SAAE).
SEP (2009), Antología de gestión escolar. Programa Nacional de Carrera Magisterial.
SEP (2010), Programa Escuelas de Calidad, Modelo de Gestión Educativa Estratégica, Segunda edición.
SEP (2011), Acuerdo Secretarial 592. Por el que se establece la articulación de la educación básica.
SEP (2011), Plan de estudios 2011. Educación Básica.

50 Comments

  1. Juan Rodríguez Zenteno

    octubre 17, 2013 at 6:04 am

    Pasar de una supervisión jerárquica a un democrática se ve difícil, lo que a dado posicionamiento a los directivos son las actitudes de “jefe”, de demostrar que saben mandar por eso los consejos técnicos no van a poder funcionar como lo quiere la SEP; y también por parte de los maestros existe la necesidad de este tipo de mando…

  2. Gilberto Baez

    octubre 17, 2013 at 8:46 pm

    Este ensayo ratifica mi comentario sobre el anterior: o se capacitan y actualizan rápidamente o no van a estar en condiciones de afrontar tantas exigencias que ahora tienen con la reforma, suerte!!

  3. María, Lupita y otros

    octubre 17, 2013 at 8:53 pm

    Muchos coincidimos en que si son más las exigencias para los supervisores y directores es con la intención de que nos exijan más a los maestros, es una cadena. El de arriba aplastando al de abajo y este a de más abajo, así hasta llegar a fastidiar al último…

  4. Esteban

    octubre 17, 2013 at 9:07 pm

    Muchas felicidades por el artículo!!! Agradecería que también hable de los demás puestos en las escuelas: profesores, coordinadores, subdirectores y directores, etc…???

  5. José Juan

    octubre 17, 2013 at 9:16 pm

    Sería bueno que se hiciera una investigación a fondo del estrés y del efecto “burnout” en los maestros a causa de esta reforma…

  6. Alejandro Abad

    octubre 17, 2013 at 9:21 pm

    Tanto interés el los jefes de enseñanza es por lo que pasó en el D.F. o con la intención de que se pongan las “pilas”???

  7. Cecy

    octubre 17, 2013 at 10:29 pm

    De dónde saca tantas citas bibliográficas, excelente!!

  8. Alba

    octubre 17, 2013 at 10:31 pm

    Help… va a existir una guía para el examen de julio… nos van a apoyar los jefes de enseñanza???

  9. Guadalupe Armas

    octubre 17, 2013 at 10:42 pm

    la OCDE y el Banco Mundial dictan las políticas educativas de muchos países entre ellos el nuestro; pero parece ser que no se ha percatado de que a los maestros se les está afectando con tantas presiones y cambios, muchos no solo están optando por jubilarse, otros que no pueden hacerlo se están enfermando; lo único que van a lograr es un magisterio enfermo y estresado…
    Ojalá publiquen esto, gracias

  10. Armendariz

    octubre 18, 2013 at 5:46 pm

    Al interior de las escuelas la realidad es distinta o atendemos a la normalidad mínima o nos exponemos a sanciones; si el director nos ve interactuando a los docentes de inmediato piensa que estamos o chismeando o gritando, nunca que estamos tratando algún problema educativo…

  11. Lourdes Varela

    octubre 18, 2013 at 6:01 pm

    Consejos Técnicos y comunidad de aprendizaje no son sinónimos. La primera es una imposición de la reforma, con carácter coercitivo. La segunda se construye por convicción entre los docentes…

  12. Samuel

    octubre 19, 2013 at 9:09 am

    Otra vez más saludos a los jefes de la zona napo, fede y Rafa y al super profe pedro, para cuando las academias, o con lo de la normalidad mínima ya las quitaron???

  13. Luis Gómez Serrano

    octubre 19, 2013 at 9:15 am

    Los docentes, directivos y supervisores necesitamos programas de formación que incluyan cursos, diplomados y maestrías que se puedan aplicar en nuestras actividades, porque luego estructuran programas que nombres muy rimbombantes pero que no nos sirven de nada porque no están contextualizados o porque los imparten personas que no saben nada de educación…

  14. Cecilia Aguilar

    octubre 19, 2013 at 12:35 pm

    Interesante, pero es necesario que se capaciten, o no???

  15. Felipe

    octubre 19, 2013 at 2:42 pm

    Muy buen artículo…

  16. Cristina Rubio

    octubre 19, 2013 at 2:44 pm

    Pues ya que les dicen que tienen que hacer Sres. Jefes de enseñanza, a trabajar como profesionales

  17. Marco Antonio Niño

    octubre 19, 2013 at 5:13 pm

    Saludos profe napo!!! Con otro ensayo más del mismo tema ya tiene para un libro, jeje

  18. Ely Breton

    octubre 19, 2013 at 9:32 pm

    Con este artículo nos debe quedar en claro que el concepto de IDONEIDAD establecido eb el articulo 3º Constitucional exige de maestros capacitados, actualizados y competentes…

  19. María Hernández

    octubre 19, 2013 at 9:38 pm

    Interesante…

  20. Faustino

    octubre 20, 2013 at 10:08 am

    Interesante postura, falta la determinación y puesta en práctica de acciones concretas por parte de los jefes de enseñanza…

  21. María Hernández

    octubre 20, 2013 at 10:10 am

    interesante, pero es el mismo tema…

  22. El Autentico

    octubre 20, 2013 at 10:17 am

    la verdad, la verdad…. jajaja, la verdad la tienen difícil. Bueno jubilarse es buena alternativa en vez de andar dando pena……

  23. Graciela

    octubre 20, 2013 at 2:11 pm

    Ser profesional implica muchas cosas, entrega, dedicación, amor por nuestro trabajo, profesionalismo.

  24. Nena

    octubre 20, 2013 at 4:42 pm

    Lo dicho muchos jefes y supervisores mejor se van a jubilar ante los cambios que se vienen por la reforma, ya que ni están capacitados ni se ve que quieran capacitarse; sólo van sobreviviendo hasta que los obliguen las circunstancias

  25. Francisco Rodríguez

    octubre 20, 2013 at 4:47 pm

    Amigo napo, muy interesante tu columna, espero que en próxima ocasión puedas tratar el acuerdo 696, saludos.

  26. Guillermina Tamus

    octubre 20, 2013 at 4:52 pm

    Muchos jefes de enseñanza, supervisores y jefes de sector no se involucran en lo académico; cuando llegan a ir a las escuelas sólo quieren llegar a regañar, pero la verdad es que ni el plan y programas de estudios conocen. Toman esas actitudes para tratar de demostrar autoridad pero la verdad lo único que dan es risa por su ignorancia…

  27. Eduardo Soberanes

    octubre 20, 2013 at 6:28 pm

    Saludos a mis jefes de enseñanza ejemplo de experiencia y compromiso

  28. Carlos Pérez Rodríguez

    octubre 21, 2013 at 4:08 pm

    Excelente ensayo, perfectamente fundamentado, felicidades!!

  29. Humberto Valverde Pérez

    octubre 21, 2013 at 4:11 pm

    Saludos paisanos de Puebla: Y a echarle los kilos mis amigos jefes de enseñanza, si se puede!!

  30. Virgi

    octubre 21, 2013 at 4:13 pm

    Saludos profe Napo y muy buen ensayo!!!

  31. Lucy

    octubre 21, 2013 at 4:16 pm

    Le comenté en su artículo anterior que así como nos ha invitado usted a leer su periódico yo también vía correo electrónico y en el face lo he estado haciendo y me da gusto comentarle que a varios de mis amigos les gustó mucho……

  32. Esteban

    octubre 22, 2013 at 5:33 am

    Muy interesante, no nos olvide a los demás…

  33. Esther

    octubre 22, 2013 at 9:34 am

    Muy interesante artículo. Desde cuando nace la figura del jefe de enseñanza??

  34. Maribel de ita

    octubre 22, 2013 at 9:39 am

    Es tiempo de cambios que nos obligan a actualizarnos y prepararnos para poder continuar desempeñándonos profesionalmente.

  35. Jesús Reyes

    octubre 22, 2013 at 11:06 am

    Saludos a mis jefes de enseñanza y ánimo, ustedes pueden, no hagan caso a comentarios mal intencionados..

  36. Peque

    octubre 22, 2013 at 6:06 pm

    Saben por qué los dicen los “tigres del norte” a los jefes de enseñanza????
    Pues por que son puros directores “corridos”, en ninguna escuela los quieren, por burros, que van a enseñar si ni la normal tienen terminada… ojalá a esos si los corran

  37. Teresita Hernández

    octubre 22, 2013 at 6:10 pm

    Los jefes de enseñanza están muy desvinculados del trabajo docente, por eso primero los tienen que actualizar sino les va a ser imposible afrontar las nuevas funciones que les exige la reforma…..

  38. Richard

    octubre 23, 2013 at 7:05 pm

    Los apoyos técnico pedagógicos (ATP) y los jefes de enseñanza son fundamentales para el servicio educativo, sólo hay que capacitarlos más

  39. Yolanda García

    octubre 23, 2013 at 7:15 pm

    He seguido sus comentarios desde la primera publicación sobre el jefe de enseñanza, y honestamente creo que va a ser muy difícil que estas expectativas se logren con el personal con que actualmente se cuenta para este puesto.
    No coincido con la gente que escribe comentarios ofensivos hacia ellos, porque todos merecemos respeto; los jefes de enseñanza no tienen la culpa de no estar capacitados porque ninguna autoridad se ocupó de ello (lo mismo sucede con muchos docentes, directivos y supervisores).
    Creo que lo mejor es que se someta a examen de selección a quien pueda verdaderamente ocuparse de esta importante tarea, los que aprueben que se sigan capacitando y los que no que los jubilen.

  40. Américo

    octubre 23, 2013 at 7:17 pm

    Buen artículo pero dele vuelta a la hoja, otro tema pofas… gracias

  41. Felipe

    noviembre 9, 2013 at 9:32 am

    Ya no vas a publicar otro artículo???

  42. Benjamín Mayoral

    abril 14, 2014 at 10:00 am

    Las secundarias generales y técnicas por sus peculiaridades deberías tener sus propias situaciones normativas y de organización. No se puede meter todo en el paquete de básica.

  43. Carlos Antonio Rivas

    abril 14, 2014 at 4:44 pm

    Muy interesante el tema mi estimado amigo.

  44. Reynaldo Reyes

    abril 16, 2014 at 5:10 pm

    Como en su último artículo señalé, los jefes de enseñanza y todos los directivos tienen que hacer verdaderos cambios si quieren estar a la par de las nuevas exigencias que marca la sep.

  45. Celia Azucena

    abril 19, 2014 at 9:03 am

    Mtro. Napo, fui su alumna en la ENSFEP, me parecen muy interesantes sus artículos. Ya visité su blog y también está muy bien estructurado. Se ve muy bien. Saludos.

  46. Erick

    abril 20, 2014 at 3:47 pm

    Pues a ponerse las pilas los supervisores, directivos y nosotros como profesores porque esto se viene cañón.

  47. Noemí Salas

    abril 21, 2014 at 12:32 pm

    Retos vamos a tener muchos, pero lo importante es afrontarlos con dignidad.

  48. Pedro

    abril 21, 2014 at 5:26 pm

    Amigo se ve que te cayó bien el cambio de actividad, un abrazo.

  49. Sonia Rojas

    mayo 21, 2014 at 6:47 am

    EL JEFE DE ENSEÑANZA ES UN PERSONAJE EDUCATIVO MUY CONTROVERSIAL, UNOS SON MUY TRABAJADORES Y APORTAN AL TRABAJO DEL MAESTRO, PERO OTROS LA VERDAD DAN PENA.

  50. Isaías Reyes Mirón

    junio 26, 2014 at 5:49 pm

    Si que realmente se quiere que los jefes de enseñanza (y los supervisores) logren un impacto en el trabajo de los docentes, primero los tienen que capacitar muy bien, porque la mayoría son gente que logro su asenso gracias a cualquier situación menos a los méritos profesionales.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>