Cartas a Gracia: Aliados sin querer

By on octubre 29, 2013
obesidad en México

Por  

Cartas a Gracia

Como parte del entrenamiento al que le somete su sensei con miras a participar en el medio maratón que se efectuará el 24 de noviembre en la ciudad de Puebla, Víctor corrió, el sábado 26 de octubre, 18 kilómetros y creo y sin saber a ciencia cierta, que está a un paso de lograr una meta que se impuso tras tu participación en la 31 edición del Maratón Internacional de la Ciudad de México, al que dicho sea de paso, le conservan nombre y apellido, a pesar de contar (el Distrito Federal) con una administración de filiación diferente a la que le diese vida en 1983. Institucionales, no adoptan nombres para lograr la simpatía de gobernantes en turno, como de manera oportunista, lo hace manolito, el director de Instituto Poblano del Deporte.

Una nota de La Jornada (Ángeles Cruz Martínez–Limitan la publicidad de comida chatarra; bajaría obesidad infantil http://www.jornada.unam.mx/2013/10/27/sociedad/033n1soc) en la que se exponen datos y estadísticas que respaldan una reforma al “Reglamento sanitario de publicidad” (Comisión de Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios –Cofepris–), Gracia, muestra, por un lado, remitiendo a la fuente que brinda la información, la Cofepris, que, “México es el país con el mayor número de comerciales televisivos de alimentos y bebidas que carecen de contenido nutrimental, y (que) de acuerdo con evidencia científica existe una relación directa entre la exposición a esos mensajes y el incremento del sobrepeso y la obesidad.”, y por otro, que los medios masivos de comunicación, ignoran que el artículo 74, sección 3 “De los medios de comunicación”, de la Ley General de Educación (LGE), establece, que: “Los medios de comunicación masiva, en el desarrollo de sus actividades, contribuirán al logro de las finalidades previstas en el artículo 7, conforme a los criterios establecidos en el artículo 8.”, en el que se decreta que “El criterio” que “orientará” la prestación de los servicios educativos (básica, media superior, normal) “se basará en los resultados del progreso científico; luchará contra la ignorancia y sus causas y efectos,”, entre ellos, y no vinculado, el de combatir la obesidad. Señala que “Será democrático, … Será nacional, … Contribuirá a la mejor convivencia humana, … tanto por los elementos que aporte a fin de robustecer en el educando, junto con el aprecio para la dignidad de la persona y la integridad de la familia, la convicción del interés general de la sociedad, … Será de calidad”, y remite a los “Fines” (artículo 7, LGE), previamente señalados en la párrafo segundo del artículo 3 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos en el que el Constituyente establece, que “La educación que imparta el estado tenderá a desarrollar armónicamente, todas las facultades del ser humano…”, contribuirá “al desarrollo integral del individuo, para que ejerza plena y responsablemente sus capacidades humanas;”, (fracción I), favorecerá “el desarrollo de facultades para adquirir conocimientos, así como la capacidad de observación, análisis y reflexión críticos; (II), …

Fomentar(á) la educación en materia de nutrición y estimular(á) la educación física y la práctica del deporte; (IX)”, ignorados todos, por la difusión, producción de comerciales que “inducen” el consumo de productos y “programas” chatarra, con cargo a la generación de ganancias extraordinarias para los medios masivos de comunicación. Una evaluación seria, a cargo de una organización independiente, reprobaría sin ninguna duda, a quienes exijen se evalue a trabajadoras y trabajadores de la educación.

Aprovada la reforma a los artículos 3 y 73 de la Constitución Política y promulgadas la leyes secundarias, quedan, a tan sólo dos meses y en los hechos, sin efecto, pues hasta el momento, Gracia , disposiciones para que los sindicatos cubran las percepciones de sus “comisionados”, lo mismo que las sanciones que debiesen aplicarse al personal docente que ha faltado por más de tres días consecutivos, son letra muerta, a pesar de las exigencias para que se aplique la ley a rajatabla, formuladas por izquierda y derecha, (que mal se escucha Barbosa, allá y los “Chuchos” que lo hicieron compadre), mientras que “terceros perjudicados”, entre ellos Manuel Velasco Coello, quien ve la gobernabilidad de Chiapas entredicho, “suplican al creador”, que las autoridades implicadas, entre ellos Emilio Chuayffet Chemor, le bajen una rayita a su soberbia, que den marcha atrás con las medidas implementadas y que “no serán cumplidas” (a pesar de ser acatadas), que resuelvan las demandas de las y los trabajadores de la educación, pues “no es mediante amenazas a los docentes como se resolverá el conflicto derivado de la reforma educativa” (http://www.jornada. unam.mx/ultimas/2013/10/19/174441 76pidevelascocoelloachuayffetatenderdemandasdelmagisteriochiapaneco).

Descubierta la trampa mediante la que el gobierno federal recentraliza la nómina de los trabajadores de la educación de origen federalizado y deja la responsabilidad del manejo de los conflictos derivados de la administración del personal transferido al ejecutivo local, lo mismo que los enfrentamientos que se generarían con madres y padres de familia al incrementar –las autoridades educativas estatales– la demanda por mayores fondos, que serían  cubiertos mediante “aportaciones voluntarias” por carecer de los recursos presupuestales federales para el mantenimiento de las instalaciones escolares. Las autoridades educativas locales, incluido el Ejecutivo estatal, se convertirían, sin quererlo, en aliados de los y las trabajadoras de la educación de su entidad. ejemplo de ello lo constituyen demandas como las externadas por Velasco Coello: “es urgente que el secretario de Educación muestre que existe voluntad para dialogar con el magisterio local, …es un error que se ignore al magisterio” (Elio Henríquez, corresponsal, 19/10/2013). El miedo no anda en burro, Gracia.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>