Año 2013 en educación: confrontaciones, coincidencias, disidencias, complicidades

By on enero 6, 2014
  • La reforma laboral de 2013 parece que es la de más trascendencia en los últimos 30 años porque toca lo laboral más que lo educativo

Por: Librado Agustín Ramírez

Nada está inmóvil, todo cambia para bien o para mal. Hay movimientos bruscos y otros imperceptibles. Es lo que sucede en la educación en México. Aunque en los últimos 30 años han habido muchas reformas educativas, la de 2013 parece que es la de más trascendencia porque toca lo laboral más que lo educativo, aunque oficialmente no lo reconozcan los funcionarios del gobierno federal y de la Secretaría de Educación Pública (SEP).

El 26 de febrero de este año una noticia sorprendió a la sociedad mexicana, principalmente a los docentes: La maestra Elba Esther Gordillo Morales fue detenida en el Aeropuerto de Toluca por haber participado en operaciones de procedencia ilícita, por un monto aproximado a los 2 mil millones de pesos, según afirmó el titular de la Procuraduría General de la República, Jesús Murillo Karam. Tal noticia despertó el júbilo de muchos, el escepticismo de la mayoría y la nostalgia temporal de sus allegados e incondicionales y, por supuesto,  el desencanto de sus hijas, yernos y nietos (beneficiados con diputaciones, senadurías, puestos en el Partido Nueva Alianza y en el Comité Ejecutivo Nacional (CEN) del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE). Para la mayoría de los mexicanos no basta su detención y encarcelamiento, lo justo es que devuelva lo que indebidamente tomó si resulta culpable. Respecto a las cuotas sindicales, “no se aceptan devoluciones”, porque los trabajadores de la educación consienten su aportación quincenalmente, es decir, no les quitó ni un centavo, se lo dieron por voluntad propia. Además, la gestión sindical implica gastos, ¿o no?  A partir de ese evento, se dejaron venir los acontecimientos como en cascada: la aprobación a las reformas de los artículos 3º, 73 y las leyes secundarias. Con  la detención de la otrora líder “moral”, el SNTE se  reorganiza, aunque en esencia permanece igual y con las mismas viejas prácticas: la elección de los comités nacional y seccionales es por medio de delegados, sin darle oportunidad al voto universal, el férreo control a través de los comités ejecutivos seccionales, la complicidad con los gobiernos estatales, los acuerdos y consensos cupulares, la opacidad en el manejo de las cuotas sindicales, etc. Los sindicatos en México, como el de los petroleros y maestros, se resisten a los cambios verdaderos y éticos para buscar el bien común por encima del personal.

El proceso de reforma educativa no ha sido fácil. Pero nada es casual ni fortuito. Todo está planeado por quienes toman las decisiones en nombre de México y a espaldas de los ciudadanos. Todo indica que el encarcelamiento de la líder vitalicia era el primer paso para someter al SNTE. Ante la falta de autoridad moral y liderazgo efectivo, el SNTE es omiso y se hace cómplice del gobierno del “nuevo PRI” en la implementación de la reforma educativa. Además, los malos resultados de las evaluaciones externas, las recomendaciones de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), el deficiente desempeño de muchos maestros y los excesos del sindicato, entre otros factores, propiciaron el escenario idóneo para las “reformas de fondo” en lo educativo. Esos factores alimentaron también las compañas en contra de los maestros impulsadas por Mexicanos Primero y las dos grandes cadenas de televisión abierta.

Como toda reforma, la educativa despertó diversas opiniones a favor y en contra. Muchos investigadores en educación fueron convocados a emitir sus opiniones y sugerencias a destiempo. Ya avanzado el proceso y ante la protesta de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE), el gobierno federal y SNTE organizaron algunas reuniones presentadas como congresos para recibir “opiniones de los maestros”. En el fondo, esos congresos los utilizaron para legitimar lo que el SNTE y gobierno federal ya habían pactado meses antes.

La reforma educativa confrontó profundamente a los trabajadores de la educación. Por un lado los maestros disidentes con sus marchas, mítines y plantones, y por el otro las brigadas del SNTE para convencer a  maestros de las “bondades” de la reforma educativa y de la perversidad de los colegas disidentes por interpretar mal la mencionada reforma. Y por encima de todos, los altos funcionarios del gobierno federal y de la SEP frotándose las manos por la inminente aprobación de las nuevas leyes educativas. Los noticieros de televisión y radio, las redes sociales, los periódicos y revistas dieron cuenta de los argumentos, de las descalificaciones, de los intereses, de la sinrazón, de la denostación a los maestros, ¡vaya, la guerra sin cuartel! Y… ¿alguna vez se preguntaron del impacto que provocó ese escándalo en el ánimo de los  niños y adolescentes?, ¿alguien pensó en los miles de maestros que no tienen otro interés más allá que dar sus clases, cuidar a sus alumnos como si fueran sus hijos, y que no quieren saber nada de la pobreza cultural, espiritual y ética de muchos políticos y líderes sindicales?, ¿los “legisladores” leyeron y comprendieron los alcances de las reformas que avalaron?, ¿es legítimo que los diputados y senadores hayan firmado una reforma educativa de la que no fueron sus autores, sino sus votantes? Parece que en México  los poderes judicial, legislativo y ejecutivo son simples lacayos de los dirigentes de los partidos políticos, y éstos a su vez se perciben que lo son de los grandes capitalistas nacionales y extranjeros, los verdaderos dueños de México.

Este es el escenario donde se construyeron y aprobaron las leyes para mejorar la calidad de la educación, pero que hasta ahora persiste la incertidumbre de su operatividad y efectividad.

Como haya sido, la reforma educativa está encaminada, y de los resultados darán cuenta los protagonistas del proceso educativo: los maestros y los alumnos. Por lo pronto, es tiempo de cerrar círculos viciosos para abrir otros que sean virtuosos. Así es en la vida personal… y así puede ser en lo público.

P.D. A quienes sus ojos me hayan favorecido con recorrer los renglones de este artículo y los anteriores, muchas gracias, y les anticipo mi gratitud a quienes en lo sucesivo lo sigan haciendo. Felicidad y éxito para el año 2014.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>