Juegos Perversos: el gobierno federal confrontará al SNTE contra la CNTE

By on enero 9, 2014
SNTE contra CNTE

* Los ordenamientos de la OCDE son tajantes, en México debe desaparecer el modelo actual del sindicalismo  

* La mal llamada reforma educativa se entrampa y va rumbo al fracaso

* En el gremio magisterial priva la incertidumbre, el desaliento, y la inconformidad

Diálogo

Alejandro García Limón

Por: Alejandro García Limón

Luego de vivir una borrachera de reformas legislativas que algunos bautizaron como de «Gran Calado» y otros como «Reformas Estructurales», la administración peñanietista se dispone a seguir engañando al pueblo con el cuento de que en 2014 el país se consolidará, no obstante que el Banco Mundial opina que pasará mucho tiempo para que se vean los beneficios — en caso de que se vean–. Porque para decir verdad los mexicanos desde el primer segundo del año en curso estamos sufriendo una terrible inflación que puede rebasar los cuatro puntos en el mes de enero y para acabarla de amolar Luis Videgaray Caso, secretario de Hacienda, afirmó que será a partir del 1 de enero del 2015 cuando dejen de existir los deslices en el precio de la gasolina.

En materia educativa la multicitada reforma entró en un periodo de «Cruda», donde las autoridades encabezadas por Emilio Chuayffet buscarán consolidar sus negocios con el manejo de las nóminas y el nuevo esquema de venta de plazas –toda vez que al SNTE lo han sacado de la jugada–, además de obtener enormes fortunas con los programas de construcción de infraestructura escolar, ademas del mantenimiento y equipamiento de los inmuebles existentes.

Usted se preguntará ¿y la parte académica, cuándo se modificará?, y su cuestionamiento no será respondido porque a Emilio Chuayffet no le interesa meterse en esos avatares, primero porque no sabe y segundo porque a él no lo pusieron al frente de la SEP para transformar la educación, sino para acabarla de desgraciar y con eso tener pretexto para empezar a privatizarla, tal y como lo hicieron en Chile, donde las universidades públicas tienen colegiaturas mensuales entre 8 y 10 mil pesos mexicanos, si estimado lector leyó usted bien, las universidades públicas cobran colegiatura y ahora el modelito pretenden implementarlo en el bachillerato para luego aplicárselo a la educación básica y con ello poquito a poquito privatizar la educación. Chile es el laboratorio de la OCDE y ahora la plaga se pretende ampliarla en México, por ello la urgencia de desaparecer el sindicalismo o de ha perdido transformarlo en una simple institución gestora de servicios, perdiendo su principal esencia que es la «Defensa de los Derechos Laborales y Constitucionales» de los trabajadores.

No debemos olvidar que en el sistema neoliberal y su evolución «La Globalización», los sindicatos no deben existir porque con ello se debe pagar a los trabajadores prestaciones laborales como antigüedad, aguinaldo, seguro social, jubilación, pensión, entre otros.

Pues bien con Elba Esther Gordillo encerrada en la cárcel y atado de manos Juan Diaz de la Torre, el siguiente paso es confrontar a los maestros de la CNTE con los del SNTE. Recordemos que durante el reinado de la Gordillo a los profesores disidentes se les etiquetó de revoltosos y flojos, y a los del SNTE de paleros del sistema pero ineficientes en las aulas, por tal razón para el gobierno la educación anda por los suelos por culpa de los mentores.

Para enfrentar a los profesores del SNTE contra los de la CNTE, el gobierno federal apapacha a los disidentes y les cumple sus demandas, mientras castiga a los «maestros oficiales» que intentan levantar la voz, de esa forma hace crecer la rivalidad y además el descontento y la incertidumbre entre las filas de agremiados al SNTE, quienes cada vez más le pierden la confianza a Juan Díaz de la Torre.

La guerra sucia del gobierno federal en contra del magisterio en general seguirá viento en popa, y ahora hasta lo relacionarán con la guerrilla y el narcotráfico, de esa forma el desprestigio continuará abonando el camino para una futura privatización de la educación pública, para muestra basta un botón, el siguiente texto escrito por Carlos Puig, en su columna DUDA RAZONABLE publicada en Milenio, nos deja entrever la estrategia peñanietista en materia educativa:

 DUDA RAZONABLE

por: Carlos Puig

Milenio

En algún momento de la segunda mitad del sexenio pasado, cuando el ánimo de la opinión publicada estaba en lo más alto contra Elba Esther Gordillo, entonces líder del magisterio, y se agitaban las cosas en la normal de Ayotzinapa, un viejo y experimentado funcionario del CISEN me dijo en una plática informal: “Más valdría que alguien pensara qué vamos a hacer con estos maestros cuando se acabe Elba Esther y la CNTE se salga de control”.

Ha pasado un año desde que el actual gobierno y los partidos de oposición bajo el paraguas del Pacto por México propusieron y aprobaron la reforma constitucional que arrebató, al menos parcialmente, el control de la vida de los maestros de las manos del sindicato y la puso en manos el Estado mexicano. Digo parcialmente porque las leyes secundarias dejaron rendijas suficientes para que por la vía de los Congresos locales el SNTE y la CNTE recuperen sus prebendas; pero eso es materia de otro texto.

El gobierno de Peña Nieto preparó con cautela el arresto y consignación contra la señora Gordillo, evidentemente preparó la transición de terciopelo al interior del sindicato; pero es también evidente que nadie pensó en qué iba suceder con la coordinadora y otras organizaciones magisteriales que alrededor del país no dependían directamente de las redes de Elba Esther.

Como ayer lo documentó Juan Pablo Becerra-Acosta en estas páginas, el gobierno sabe que hay múltiples vasos comunicantes entre el movimiento magisterial disidente y movimientos revolucionarios armados en estados como Guerrero y Oaxaca. En Michoacán, al coctel se agregan las organizaciones de narcotraficantes.

Hay una larga tradición, no solo en México, de relación entre el magisterio crítico y movimientos de rebelión e insurgencia. Lucio Cabañas, Genaro Vázquez, Othón Salazar fueron, todos, maestros, igual que algunos de los eperristas originales.

En su afán de acabar con Gordillo y demostrar a sus contrapartes del Pacto su voluntad reformista, el gobierno no parece haberse detenido en pensar como lidiaría con los movimientos magisteriales locales ante la ausencia de Gordillo.

Hoy, los movimientos insurgentes han llenado esos vacíos.

No es asunto sencillo y no se soluciona por la mala.

Alguien debería ocuparse en serio.

One Comment

  1. JUANA MARIA NAVARRO LOPEZ

    enero 9, 2014 at 5:37 pm

    MÁS CLARO QUE EL AGUA NO SE PUEDE VER

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>