Analizando los conceptos: “nativo digital” e “inmigrante digital” de Marc Prensky

By on marzo 10, 2014
Nativo digital

“Un proyecto del uso de tecnologías de información en la educación no se logra con poner computadoras en colegios  ya que además los profesores deben estar preparados, se tiene que preparar material educativo   y deben crearse comunidades virtuales ya que es un aprestamiento integral y holístico”

Javier Soto Nadal

Educación Pública

Napoleón Flores Martínez

Mtro. Adolfo Napoleón Flores Martínez

 Los últimos lustros se caracterizan por rasgos radicalmente nuevos, sobre todo para las generaciones que proceden del siglo XX; los profundos y constantes cambios, son la expresión del transito a una nueva era caracterizada por el dominio de la información y el conocimiento, en la cual el uso de la internet ha sido determinante por la expansión en su utilización.

Estos fenómenos de cambio llevan a una forma nueva de entender la producción y recepción de información, que lejos de seguir el patrón tradicional piramidal basado en la autoridad de unos pocos, como son los grandes consorcios periodísticos, empresas cinematográficas, cadenas televisoras y de radio, que controlaban la información a su arbitrio para la masa, permiten hoy que la información se nutra de y para los propios usuarios; este es un fenómeno ya consolidado que se ha denominado de diferentes formas: redes sociales, web 2.0, cultura o web participativa, entre otros.

Marc Prensky un experto en la interacción entre el juego y el aprendizaje, actualmente goza de un amplio reconocimiento a nivel mundial por su labor en el área de la  educación y la enseñanza. Este personaje acuñó los términos “nativo digital” en contraposición a “inmigrante digital”, que por primera vez fueron utilizados en su libro Inmigrantes Digitales; conceptos que actualmente tienen una gran repercusión en el ámbito educativo, ya que gracias a estas expresiones se plantea el debate sobre las diferencias entre los nativos e inmigrantes digitales y sobre los procesos educativos que es necesario implementar; además, estas cuestiones  han dando pie al llamado síndrome de Prensky, para referirse al complejo que los adultos y, principalmente, los docentes sienten frente a los avances tecnológicos.

Vivir en esta era del conocimiento, donde las tecnologías de la información y la comunicación (TIC), han sentado sus reales, a llevado a que los estudiantes hayan experimentado un cambio radical con respecto a sus predecesores de apenas unos dos o tres lustros. No se trata únicamente de diferencias en la forma de hablar, de vestir o de comportarse que identifican a los jóvenes de las distintas generaciones; no, hoy se trata a algo mucho más complejo, profundo y trascendental que ha llegado ha producir una discontinuidad inédita e inexplorada. Esta discontinuidad constituye toda una singularidad veloz e ininterrumpida gracias a la difusión de la tecnología digital, que apareció en la expiración del siglo XX; y que ha permitido que los alumnos de este siglo constituyan parte de la primera generación formada en y con los nuevos avances tecnológicos.

 nativos-digitales

Es decir, los niños y jóvenes contemporáneos están acostumbrados, por inmersión, a encontrarse rodeados de computadoras, tabletas, teléfonos móviles, vídeos, videojuegos, música digital y toda clase de herramientas y entretenimientos afines que ya son inseparables de sus vidas. En consecuencia, resulta obvio que los actuales niños y jóvenes piensan y procesan la información de un modo significativamente distinto a sus predecesores, ya que sus hábitos digitales cada vez más se acrecientan, de modo que sus destrezas en el manejo y utilización de las TIC, es superior a la de los adultos, incluidos, desde luego, sus profesores. Debido a dicha instrucción tecnológica, los cerebros de las nuevas generaciones experimenten cambios que los convierten en diferentes a los de los adultos; de ahí el concepto de “Nativos Digitales”, ya que ellos han nacido y se han formado utilizando las particularidades del lenguaje digital proporcionado por los video-juegos, la computadora, la Internet, etc.

Pero estos cambios también han afectado a una considerable parte de las personas en edad adulta, a los llamados “Inmigrantes Digitales”; personas que por su edad no han podido vivir tan intensamente como los “Nativos Digitales” estos cambios, pero que se han visto obligados, generalmente por la necesidad, ha estar al día, teniendo que formarse tecnológicamente con toda celeridad aunque con ciertas inconsistencias; ya que al igual que cualquier inmigrante, aprenden cada uno a su ritmo, adaptándose según sus posibilidades al entorno digital, pero conservando una cierta conexión con el pasado.

inmigrante digital

Esta conexión del “Inmigrante Digital” con el pasado se puede apreciar en muchos aspectos; por ejemplo, cuando éste se encuentra con la internet se lanza navegar sin mayor instrucción, ya posteriormente se da a la tarea de leer los manuales o instrucciones para obtener mayor información y aprender más asertivamente. Es decir, primero pugna por la práctica y, luego, por la teoría, lo que lo lleva a sobrevivir apenas en su acercamiento a las TIC. Es por ello, que los “Inmigrantes Digitales” se comunican de modo diferente con sus propios hijos, o en el caso de los profesores con sus estudiantes; ya que se ven obligados ha aprender un nuevo lenguaje, que sus hijos o alumnos no sólo no temen, sino que conocen y dominan como nativos.

Esta brecha generacional, pero sobre todo digital, causada por lo que implica vivir rodeados de las tecnologías de la información y la comunicación, han cambiado radicalmente las formas en que se desarrolla e interactúa el hombre en este siglo XXI. Esto, se ha visto reflejado en las nuevas y crecientes demandas sociales que se tienen en cuanto al servicio educativo que se brinda en los centros escolares (Brunner, 2000). Primero, la adquisición de conocimientos ha dejado de ser un proceso lento y estable, y ha alcanzado un dinamismo vertiginoso; además, la escuela, como tal, ya no es el único espacio donde los ciudadanos en formación pueden hacerse de conocimientos. Lo que conlleva que el papel tradicional del profesor sea cuestionado fuertemente; ya que él y el texto escrito, han perdido la exclusividad del proceso educativo; incluso, hay teóricos que ponen en tela de juicio que los salones de clase sigan siendo los espacios clave de socialización y aprendizaje.

Estas brechas no puede ser ignoradas ni aceptadas sin un propósito firme de cambio para intentar resolverlas; actualmente, los “Inmigrantes Digitales” que se dedican a la enseñanza están empleando un lenguaje obsoleto, el propio de la llamada era pre-digital, para enseñar a una generación que domina perfectamente el lenguaje digital. Esto lo saben de manera muy puntual los “Nativos Digitales”, que en su papel de alumnos a menudo tienen la sensación de que a las aulas han llegado, para enseñarles un contingente de verdaderos extranjeros, ya que hablan idiomas desconocidos; extranjeros que aún con muy buena voluntad, se expresan  en un lenguaje ininteligible.

Y es que los “Nativos Digitales”, en su rol de alumnos quieren recibir la información de forma ágil e inmediata, ellos: se sienten atraídos por multitareas y procesos paralelos; prefieren los gráficos a los textos, se inclinan por los accesos al azar desde hipertextos; funcionan mejor y rinden más cuando trabajan en colaborativo en la red; toman la conciencia de que van progresando, lo cual les reporta satisfacción y recompensa inmediatas; prefieren aprender de forma lúdica a enredarse en el rigor del trabajo tradicional. Ante todo ello, al contrario de los “Inmigrantes Digitales”, los profesores, son quienes parecen no valorar suficientemente las habilidades que los “Nativos Digitales” han adquirido y perfeccionado a través de la interacción y la práctica; por ello, prefieren moverse dentro de lo que les es conocido, cómodo, y que han desarrollado con base en su forma de aprender, que es también la forma en que los enseñaron a ellos: una enseñanza lenta y paso a paso, dentro de un orden; rechazando, por ejemplo, que los estudiantes puedan trabajar y aprender mientras ven la televisión o escuchan música, porque a ese precepto restrictivo se habituaron ellos como una constante.

Por ende, los “Inmigrantes Digitales” no dimensionan que el proceso de enseñanza y aprendizaje pueda y deba ser ameno y divertido con el apoyo de las TIC; desafortunadamente para los profesores, sus alumnos crecieron a “otra velocidad”, ya que: utilizando instantáneamente el hipertexto, intercambian información de forma inmediata; descargan música y videos sin mayor restricción; telefonean y/o “chatean” desde dispositivos móviles; visitan y consultan sitios y bibliotecas virtuales, etc. Y en consecuencia, a los estudiantes actuales les impacienta, aburre y cansan las clases tradicionales, así como la lógica del aprender “paso a paso” con una enseñanza basada en pruebas de “valoración” de conocimientos.

Los “Inmigrantes Digitales” siguen pensando que los métodos por los que ellos aprendieron no están obsoletos, sino que los alumnos rechazan de facto el esfuerzo y la seriedad del estudio, tal como ocurrió con ellos cuando estudiaban. Pero hoy, como señala, el pedagogo italiano Francesco Tonucc: «la misión de la escuela ya no es enseñar cosas, eso lo hace mejor la televisión o internet». Esta sentencia suscitar una fuerte polémica; pero si la escuela ya no tiene que enseñar, ¿cuál es su misión?. A lo que el mismo responde: «Debe ser el lugar donde los chicos aprendan a manejar y usar bien las nuevas tecnologías, donde se transmita un método de trabajo e investigación científica, se fomente el conocimiento crítico y se aprenda a cooperar y trabajar en equipo».

Estos cambios radicales en la forma de concebir la educación, implican definitivamente resistencias por parte de los profesores ante una ruptura con lo que venían haciendo y la exigencia de desarrollar nuevas competencias docentes; competencias, ya no desde sus intereses o perspectivas, ya no desde desde el área de confort que brindó un sistema educativo que se quedó estático ante los cambios que implica vivir en un mundo globalizado; sino ahora, centrando su atención en los estudiantes, en sus procesos y ritmos de aprendizaje y, desde luego, en las nuevas y crecientes exigencias sociales.

Hoy necesitamos una reorientación de la educación, que se centre en enseñar a los alumnos a comprender y expresarse en el lenguaje audiovisual y digital. Esto hace indispensable un trabajo de planificación, implementación y evaluación de parte del docente, considerando el empleo de las TIC, lo que conlleva para él nuevas competencias que impliquen la preparación de recursos y materiales didácticos adecuados para el alumno; sólo con el apoyo de maestros competentes, se podrá orientar a los alumnos en el desarrollo de sus propias competencias necesarias para que sepan dialogar críticamente con la realidades audiovisuales y digitales a las que tengan acceso, de otra forma no podrán dosificarlas de forma racional.

 

e-mail: napo_flores_1963@hotmail.com

http://impulsoinformativo.net/author/napoleon-fm/

http://supervision09escuelassecundarias.blogspot.mx/

 

 

10 Comments

  1. Jesús Reyes

    marzo 10, 2014 at 11:55 am

    Ya aclarado nuestro reto es llegar a ser “Inmigrantes Digitales”… pues a echarle ganas, jeje

  2. Sarahi Cruz

    marzo 10, 2014 at 11:57 am

    Si los “Inmigrantes Digitales” que nos dedicamos a la enseñanza estamos empleando un lenguaje obsoleto es porque no hay un trayecto formativo especifico para ello.

  3. Marco Antonio Niño

    marzo 10, 2014 at 12:03 pm

    Algo bueno de las normales es que ya se está contemplando la certificación en TICs para cuando los nuevos maestros esten en servicio se puedan identificar mejor con sus alumnos.

  4. Gilberto Baez

    marzo 10, 2014 at 3:53 pm

    Muy interesante analisis

  5. Estela López

    marzo 10, 2014 at 6:47 pm

    Siempre sera necesario saber como aprenden los niños y que tenemos que hacer los adultos para ayudarlos en sus estudios

  6. Jesús Reyes

    marzo 11, 2014 at 7:48 pm

    Buena reflexión porque efectiamente no es fácil ser migrante..

  7. Faustino Tepox

    marzo 11, 2014 at 7:49 pm

    Saludos amigo Napo, muy interesante…..

  8. Cecilia Aguilar

    marzo 15, 2014 at 6:55 pm

    Que gusto volverlo a leer, muy interesante saluda de la Técnica 59

  9. José Armendáriz

    marzo 15, 2014 at 7:12 pm

    Un saludote mi estimado Napo, ya tenía rato que no te leía, gracias por la información que nos compartes

  10. Noé Flores Telles

    abril 21, 2014 at 1:51 pm

    Nuestro reto será hacernos inmigrantes tecnológicos.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>