Analiza ITESM papel de la mujer

By on julio 10, 2014

María de Lourdes Dieck Assad, decana de EGADE Business School, participó el pasado 3 de julio en la charla Café con Líderes, moderada por el Dr. Salvador Treviño Martínez, director nacional de Relaciones con Egresados del Tecnológico de Monterrey, en el exclusivo Club Piso 51 de la Torre Mayor, en la Ciudad de México.

Ante una selecta audiencia de 80 líderes empresariales, egresados de EGADE Business School y directivos del Tecnológico de Monterrey, la Dra. Dieck Assad dirigió la ponencia «Liderazgo femenino en la alta dirección». En un ambiente distendido, la decana charló con los presentes y compartió su visión sobre el liderazgo femenino, partiendo de su experiencia vital y trayectoria profesional en el ámbito académico, en puestos consulares y en la alta dirección. Asimismo, reflexionó sobre las principales oportunidades y los retos que enfrentan las mujeres profesionistas en México y ofreció consejos a las mujeres que están empezando su carrera profesional.

Situación de la mujer mexicana

«En México y América Latina ha habido una gran evolución en el rol de la mujer, ya vemos puestos de secretarias y subsecretarias políticas. Esperaría que no falte mucho para ver una mujer presidenta en México, como tienen otros países latinoamericanos», declaró Dieck Assad.

Para alcanzar esta meta, recordó que se debe aprovechar la inversión en educación de mujeres, ya que el 50% del talento que se está formando en México es femenino. «Estamos empezando a educarnos como sociedades y se están empezando a cambiar los elementos limitantes del desarrollo de la mujer a los niveles de responsabilidad donde quiere estar», dijo.

Conciliación familiar

Al hablar de su experiencia personal, la decana reconoció que la circunstancia más importante que marcó su carrera fue el empeño de sus padres en que todos los hijos, mujeres y hombres, estudiaran para sobresalir, todos por igual. Por lo cual decidió estudiar un máster y después junto con su esposo un doctorado.

Otra circunstancia que destacó es la importancia de escoger bien la persona que será compañero de vida, porque su apoyo es necesario para salir adelante, y compartir con ella la decisión de formar una familia para compaginar la vida profesional y familiar. «Se trata de un acuerdo, aunque a veces es uno de los dos quien guía a la pareja para seguir en la misma dirección», compartió.

No obstante, esta decisión no está exenta de renuncias, como recordó que respondió Christine Lagarde, directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), a la pregunta de un periodista – ¿es posible, como mujer, tenerlo todo? –: «Nadie puede tenerlo todo, ni los hombres ni las mujeres, hay que tomar decisiones: ¿Cómo voy a balancear?… En alguna parte voy a tener que renunciar a algo…».

Vencer el miedo a liderar

La Dra. Dieck reivindicó que se debe «impulsar a la mujer para que no se sienta menos, porque tiene la capacidad de alcanzar lo que se proponga: cómo quiere su vida, cómo puede lograr ser feliz».

Como ejemplo de la autoconfianza afirmó que hay estudios que demuestran que las mujeres emprendedoras toman más riesgos y que las mujeres que reciben préstamos son las que menos tasa de morosidad tienen. «La mujer trabaja y paga», destacó y añadió que el 60% de las mujeres mexicanas emprendedoras lo hacen criando a los hijos a la vez.

La decana puso ejemplos de cómo fue superando sus retos, lo que le permitió trabajar como embajadora de México en Bélgica, como representante de México ante la Unión Europea (UE) y para el gobierno federal. «La política pública fue una iluminación de mi experiencia, pero también un gran reto porque en ese sexenio no habían muchas mujeres en política», afirmó.

Un liderazgo diferente

A las preguntas de los asistentes sobre una mayor inteligencia emocional de la mujer que la hace más empática con los problemas sociales, la Dra. Dieck Assad respondió que lo importante es «saber escuchar las problemáticas de los colegas, ser paciente y tratar de hacer algo al respecto, pero también demostrar con hechos».

Asimismo, destacó las características que hacen fuertes a las líderes femeninas: «Buscan mayor consenso en sus negociaciones, fomentan procesos democráticos para la toma de decisiones y despliegan actitudes incluyentes en sus relaciones interpersonales, lo que les da mayor capacidad para la conciliación y la resolución de conflictos, lo cual probadamente es una enorme ventaja en el liderazgo responsable actual».

«Hay estudios sobre los países escandinavos –observó— que demuestran que cuanto más alta es la participación de la mujer en los cargos públicos hay menos corrupción y más recursos destinados a la educación y la sanidad». Y se preguntó si México sería más feliz si hubiera más mujeres en puestos de liderazgo.

Continuar aprendiendo

La decana de EGADE Business School hizo hincapié en que el liderazgo femenino no es un tema de mujeres, sino de liderazgo, y que para continuar liderando se necesita más educación.

«Tenemos que continuar aprendiendo toda la vida, en el trabajo y en la familia; y en los puesto de más liderazgo, con más razón hay que seguir aprendiendo», destacó.

Y recordó las palabras de la CEO de Pepsico, Indra Nooyi quien dijo: «Lo difícil no es llegar, lo difícil es seguir aprendiendo para continuar generando valor para la organización».

Por último, Dieck Assad animó a las mujeres a ser coaches de otras mujeres. «Tenemos la responsabilidad de trabajar también para las mujeres que vienen detrás, sumar a más y más jóvenes a la tendencia de ser líderes, sin importar su género sino solo su talento, capacidades y competencias».

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>