El Consejo Técnico escolar y su ruta de mejora como un sistema de gestión para la autonomía

By on agosto 21, 2014
EL CONSEJO TÉCNICO ESCOLAR Y SU RUTA DE MEJORA COMO UN SISTEMA DE GESTIÓN PARA LA AUTONOMÍA

En el ciclo escolar 2013-2014, la Secretaría de Educación Pública (SEP) federal en el marco de la actual reforma educativa revitalizó el Consejo Técnico Escolar (CTE), que si bien venía funcionando en algunos casos, no respondía a las nececidades actuales. Por ello, bajo el principio de que la escuela debe ser el corazón del sistema educativo, se reoriento el funcionamiento de este consejo a través del establecimiento de una serie de lineamientos; entre ellos, el hecho de por ningún motivo los días programados para las sesiones del Consejo Técnico pueden ser utilizados para actividades sociales, cívicas, festivales o cualquier otra que no sean autorizadas por el titular de los servicios educativos de cada estado.

Con esta modalidad de trabajo se fortalece la figura de los supervisores escolares (Jefe de sector, Supervisor escolar y Jefe de Enseñanza), quienes son los responsables directos de garantizar la operación regular de dichos consejos (SEP:2013). Por su parte, la estructura educativa de cada estado será la encargada de dar seguimiento y apoyo a estos Consejos Técnicos. Participan en estos consejos los directores, subdirectores, coordinadores de actividades (en el caso de la modalidad de secundarias técnicas) docentes frente a grupo, maestros de educación especial, de educación física y de otras especialidades que laboren en el plantel, zona o región, según sea el caso; ya que de considerarse conveniente, se podrán establecer redes de trabajo con otros Consejos Técnicos Escolares.

Para este ciclo escolar 2014-2015, la autoridad educativa federal estableció, de nueva cuenta, la fase intensiva de este trabajo docente, que se realizó del 11 al 15 de agosto, por los Consejos Técnicos Escolares, bajo el nombre “La Ruta de mejora escolar, un sistema de gestión para nuestra escuela”. En este espacio de toma de acuerdos, los integrantes de cada colectivo escolar afrontaron el reto de transformar sus escuelas como una premisa para todos; propiciando acciones concretas para lograr que cada escuela sea capaz de brindar un servicio educativo de calidad, ya que esto es un mandato constitucional que obliga a todo el sistema educativo a establecer condiciones para que todos los alumnos logren aprendizajes que les permitan aprender a aprender y aprender a convivir.

Por ello, la SEP, desde el ciclo lectivo anterior, ha impulsado el Sistema Básico de Mejora (SBM), que contempla la atención de cuatro prioridades: 1). Garantizar la normalidad mínima de operación escolar; 2). Mejorar los aprendizajes de los estudiantes; 3). Abatir el rezago y el abandono escolar; y 3). Promover una convivencia escolar sana, pacífica y formativa; a partir de concebir de una nueva forma a la escuela. Es decir, la escuela es el lugar donde se concreta la actual reforma, ya que los cambios no se suscitan si no se involucra a la comunidad escolar como figura central de la política en educación básica; esto implica otorgar al colectivo escolar la confianza para alentar la autogestión, fortalecer su toma de decisiones, ampliar sus márgenes de responsabilidad y rendir cuentas sobre lo realizado; en otras palabras, hacer válida la autonomía de gestión de cada una de las escuelas de educación básica.

Esta autonomía de gestión significa crear una comunidad de trabajo con un proyecto común con colaboración, comunicación y participación efectiva entre docentes y directivos, padres de familia y alumnos. Por lo tanto, el objeto de la fase intensiva fue que cada Consejo Técnico Escolar diseñara los mejores caminos para lograr sus propósitos, plasmándolos en su Ruta de mejora escolar a partir de concebir a cada escuela como una comunidad de trabajo colaborativo, evaluando y rindiendo cuentas de manera periódica, en cada uno de los ocho Consejos Técnicos Escolares a realizarse a lo largo del ciclo escolar.

La Ruta de mejora escolar debió concebirse como un planteamiento dinámico para hacer patente la autonomía de gestión de las escuelas, como el sistema de gestión que le permitirá a cada colectivo escolar ordenar y sistematizar sus procesos de mejora. Y para que no pierda su función como herramienta de apoyo en la organización, la dirección y el control de las acciones que el colectivo escolar ha decidido llevar a cabo en favor de su escuela, el Consejo Técnico Escolar debe regresar continuamente a él para adecuarlo y fortalecerlo. Es decir el CTE deberá, de manera periódica, revisar avances, evaluar el cumplimiento de acuerdos y metas, así como realizar ajustes en función de los retos que enfrenta y retroalimentar la toma de decisiones (SEP:2014b).

BIBLIOGRAFÍA

  • SEP (2013). Ley General del Servicio Profesional Docente. México. Diario Oficial de la Federación.
  • SEP (2014a). La Ruta de mejora escolar, un sistema de gestión para nuestra escuela. México. SEP.
  • SEP (2014b). Orientaciones para establecer la Ruta de mejora escolar. México. SEP.

Correo electrónico: napo_flores_1963@hotmail.com

http://adolfonapoleonflores.blogspot.mx/

http://supervision09escuelassecundarias.blogspot.mx/

http://impulsoinformativo.net/author/napoleon-fm/

https://www.facebook.com/adolfonapoleon.floresmartinez

https://twitter.com/naponapo2000

https://www.youtube.com/channel/UC7SOCSJ02yHmYNETpryap0Q

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>