Acción profesional de la supervisión escolar para mejorar la calidad educativa

By on diciembre 4, 2016
alumnos

napoleon flores martinez

Por: Adolfo Napoleón Flores Martínez

Vivir inmersos en un mundo globalizado, entre las profundas y constantes transformaciones que implica una sociedad altamente tecnificada y competitiva, en esta era denominada del conocimiento, afecta necesariamente la manera de concebir a la educación. La adquisición de conocimientos ha dejado de ser un proceso lento y estable, y ha alcanzado un dinamismo vertiginoso; además la escuela, como tal, ya no es el único espacio donde los alumnos pueden hacerse de conocimientos.

Esto implica que el papel tradicional del profesor sea cuestionado fuertemente; ya que él y el texto escrito, han perdido la exclusividad del proceso educativo; incluso, hay teóricos que ponen en tela de juicio que los salones de clase sigan siendo los espacios clave de socialización y aprendizaje. Actualmente, los reclamos sociales en materia educativa son crecientes y muy variados, pero todos convergen en la necesidad hacer cambios para mejorar la calidad de la educación; por ello, la necesidad de realizar acciones concretas al interior de las escuelas y, particularmente, de los espacios áulicos.

Pero ningún cambio se da por decreto o normativa; los cambios, deben ser entendidos desde la experiencia, visión y compromiso profesional y ético de los docentes, directivos y supervisores; por ello, cabe puntualizar, que si bien los decretos y normas sirven para establecer reglas y lineamientos, para orientar, dar rumbo y establecer ideales, sólo será a partir de un verdadero cambio de actitud y un renovado compromiso de los actores sociales encargados de la formación de las nuevas generaciones de ciudadanos, que efectivamente podrá permear cualquier reforma que dicten las políticas educativas de nuestro país.

escuelas-1

En México, al igual que en muchos países, la función de la inspección escolar evolucionó con el tiempo, inicialmente se le concibió como una forma de fiscalización del trabajo de los maestros; es decir, fue una institución de control y vigilancia administrativa, dejando a un lado el apoyo a la función docente. Sin embargo, es a partir de la creación de la Secretaría de Educación Pública en 1921, cuando germina la inspección como una función especializada y estructurada, concebida como una “función técnica”. Pero definitivamente, es a Don Rafael Ramírez a quien se le considera como el fundador de la supervisión en México, ya que su pensamiento y visión, en torno a esta función siguen manteniendo una vigencia sorprendente:

Tanto en México como en otros países, los directores superiores del ramo de educación se han visto obligados, por razones de buena administración, a agrupar a las escuelas (…) que han llamado zonas, y al frente de ellas han puesto (…) , a ciertos funcionarios que suelen llamarse supervisores.

Lo han hecho así porque(…) por buenos e inmejorables que puedan ser los edificios escolares, así como sus dependencias y anexos; por completo y acabado que pueda ser el equipo de los planteles; por excelentes que sean sus planes de estudio y sus programas; por superior que sea la preparación cultural y profesional de los maestros; en suma, por bien organizado y conducido que esté el servicio escolar, las instituciones educativas detendrán su marcha, y comenzarán a retroceder si carecen de la inspiración y el estímulo de la supervisión (…) Recuérdese que hablamos de supervisión y no de inspección.

La supervisión de un sistema escolar es algo más que su simple inspección. Inspeccionarlo es cuidar y velar no ya que avance, sino que conserve la eficiencia actual, cualquiera que ella pueda ser; supervisarlo es no sólo cuidar que conserve su eficiencia sino, además, trabajar por aumentarla, mejorando y perfeccionando constantemente las normas conforme a las cuales ha sido edificada y aquellas con que esté siendo conducido dicho sistema. Inspeccionar es ejercer un papel fiscalizador estático y pasivo, en tanto que supervisar es ejercer un papel dinámico y constructor.

escuela-2

Mtro. Rafael Ramírez, conferencia dictada en 1938,

Memorias, Universidad Veracruzana, (Zorrilla, 2002).

El mismo maestro Rafael Ramírez, en conferencia dictada a todos los inspectores del país en 1941, dijo que las tres funciones capitales que se asignan a un supervisor son:

  1. Mejorar día tras día las escuelas que tengan a su cuidado elevando la calidad de su trabajo docente y la labor social que realizan.
  2. Mejorar también constantemente la preparación cultural y profesional de los maestros que prestan sus servicios en las escuelas de su zona.
  3. Promover y conducir el bienestar y progreso de todas las comunidades de la comarca que supervise.

En 2013, se decretó la reforma de los Artículos 3o. y 73 constitucionales, así como los decretos correspondientes de la Ley General de Educación (LGE), la Ley General de Servicio Profesional Docente (LGSPD) y la Ley del Instituto Nacional de Evaluación Educativa (LINEE). La LGSPD, en su artículo XXXI, establece como “Servicio de Asistencia Técnica a la Escuela:

Al conjunto de apoyos, asesoría y acompañamiento especializados al Personal Docente y Personal con Funciones de Dirección para mejorar la práctica profesional docente y el funcionamiento de la Escuela”. La misma ley en su artículo 18, puntualiza que “el Servicio de Asistencia Técnica a la Escuela será brindado por Personal con Funciones de Dirección o Supervisión (…) que determinen las Autoridades Educativas o los Organismos Descentralizados; éste personal deberá cumplir con los procesos de evaluación correspondientes”.

Actualmente, el equipo de la Supervisión en una Zona Escolar en secundarias (Técnicas y Generales), lo integran el Inspector General o Supervisor (se utilizan ambas designaciones de manera indistinta) y los Jefes de Enseñanza. El nombramiento correspondiente a Jefe de enseñanza, se otorga por parte de la autoridad educativa, con base en las asignaturas del mapa curricular de secundaria; es decir, el nombramiento es de Jefe de Enseñanza de Español, Inglés, Matemáticas, etc.; este actor educativo además de ser una figura de supervisión, es un asesor especializado en el trabajo de una asignatura con los adolescentes, por lo que es importante que conozca a los jóvenes que asisten a la educación secundaria, sus retos y sus necesidades, así como que tenga un conocimiento profundo de la disciplina y su didáctica (SEP, 2016). La materia del quehacer de la supervisión se sintetiza en los siguientes propósitos (SEP, 2011):

  1. Mejorar las prácticas de enseñanza de los maestros;
  2. Mejorar el desarrollo profesional de los colectivos docentes;
  3. Mejorar las relaciones y los ambientes de las escuelas, y propiciar su vinculación con la comunidad; y
  4. Asegurar el uso del tiempo con sentido educativo en las escuelas.

En cuanto a las principales funciones de la supervisión escolar, estas son:

  1. Verificar y asegurar la prestación regular del servicio educativo en condiciones de equidad, calidad y normalidad;
  2. Informar a la escuela las normas e indicaciones provenientes de las autoridades educativas;
  3. Estimular la comunicación entre los directores, los propios maestros, así como entre el director y su colectivo docente, además de promover el aprendizaje colaborativo; y
  4. Crear una cultura institucional centrada en el logro de su misión: el aprendizaje de calidad en condiciones de equidad (Ibíd).

Bonilla (2010), señala que dentro de las funciones de la supervisión escolar se resaltan, la de acceder de manera rápida a datos e informaciones actualizadas sobre todos los elementos de las escuelas bajo su jurisdicción; llevar a cabo procesos de evaluación institucional en las escuelas; acompañar a directivos y docentes mediante procesos de asesoramiento pedagógico-curricular; difundir los lineamientos, preceptos, programas, planes y proyectos que se establecen por las autoridades educativas estatales y federales; implementar proyectos de innovación y de mejora; promover el conocimiento y el intercambio de experiencias y buenas prácticas profesionales entre docentes, directivos y escuelas, etc.

El personal con Funciones de Supervisión, es la autoridad que, en el ámbito de las escuelas bajo su responsabilidad, vigila el cumplimiento de las disposiciones normativas y técnicas aplicables; apoya y asesora a las escuelas para facilitar y promover la calidad de la educación; favorece la comunicación entre escuelas, padres de familia y comunidades, y realiza las demás funciones que sean necesarias para la debida operación de las escuelas, el buen desempeño y el cumplimiento de los fines de la educación (SEP, 2013).

Las funciones directivas y de supervisión requieren de una formación que garantice que el personal que la ejerce tenga los conocimientos, habilidades y competencias necesarios para responder con eficiencia y eficacia a los requerimientos que actualmente estas actividades demandan. Estar en condiciones de lograr un buen desempeño directivo y de supervisión implica que estos actores educativos demuestren las competencias necesarias que garanticen un buen desempeño en contextos complejos, en los que gracias a sus conocimientos, aptitudes, habilidades, destrezas y actitudes, éstos sabrán responder a las necesidades de la comunidad educativa y guiar a los docentes hacia la construcción de comunidades de práctica para definir sus trayectos formativos y demostrar un alto desempeño profesional que impulse la adquisición de mayores y mejores aprendizajes en los estudiantes.

escuela-1

La visión que se tenía de la escuela ha pasado de estar centrada en la enseñanza a centrarse en el aprendizaje, lo que ha cambiado el paradigma desde el que se concibe la supervisión escolar. Actualmente, se requiere una de una supervisión de calidad, dinámica y constructora, centrada en que todos los estudiantes logren los aprendizajes previstos en el Plan y Programas de estudio de la educación básica; situación que implica el desarrollo profesional de docentes, directivos y supervisores, como una estrategia clara para mejorar los aprendizajes de los alumnos.

En este sentido, cabe resaltar que las recomendaciones de la OCDE (Santiago, P., 2012). brindan una orientación a los nuevos retos que deben afrontar las funciones supervisión escolar, ya que recomienda revisar las cargas administrativas que tienen los directores y los supervisores para permitirles que se enfoquen en los alumnos, los maestros y el aprendizaje; proponiendo redefinir la función del supervisor para promover un apoyo a las escuelas para su autoevaluación, incluyendo además evaluación externa; organizando las condiciones necesarias para impulsar una mayor autonomía en las escuelas, que se sustente en la rendición de cuentas; además de establecer y fortalecer un sistema de información que considere aspectos cuantitativos y cualitativos, enfocados en asegurar las buenas prácticas escolares.

Conforme se establece en la Ley General del Servicio Profesional Docente (LGSPD), se están llevando a cabo concursos de oposición para la promoción a cargos con funciones de dirección y de supervisión; con estas acciones se cumple lo mandatado en el Art. 3º Constitucional, que establece que la promoción a estos cargos en la educación básica que imparta el Estado, se llevarán a cabo mediante concursos de oposición que garanticen la idoneidad de los conocimientos y capacidades que correspondan.

El documento Perfil, Parámetros e Indicadores para la Evaluación para Personal con Funciones de Dirección, de Supervisión y de Asesoría Técnica Pedagógica, expresa las características, cualidades y aptitudes deseables para el desempeño eficiente de estas funciones en las escuelas. Es un referente para el estudio personal, la autoformación, la formación continua, el diseño de políticas y programas que contribuyan a fortalecer la labor de los directivos escolares y la evaluación docente. Establece, además, los conocimientos, habilidades y actitudes que los directivos escolares deben poseer para dirigir a las escuelas con el propósito de que éstas cumplan su misión: el aprendizaje de todos los alumnos.

Al respecto, pese a que cada directivo juega una función específica en los planteles escolares, se espera que supervisores y jefes de enseñanza desde su ámbito específico de acción, a que la escuela ofrezca un servicio de calidad que favorezca el máximo logro académico de los alumnos; bajo el entendido de que todos comparten el mismo fin: que los alumnos de la escuela aprendan con calidad y equidad. Por lo tanto, el perfil considera que todos los actores educativos cuenten con conocimientos sólidos sobre el contenido del Plan y programas de estudio, los procesos de aprendizaje de los alumnos, las prácticas de enseñanza, la autonomía de gestión escolar, el desarrollo profesional, los principios legales y filosóficos que sustentan el servicio público educativo, la atención a la diversidad sociocultural y lingüística de los alumnos, así como la relación entre la escuela y la comunidad.

En lo correspondiente al perfil del Supervisor Escolar, se asume que es un líder académico y democrático que debe asegurar, dentro de sus ámbitos de acción y responsabilidad, el derecho de todos los alumnos a una educación de calidad. Con esta visión del supervisor escolar, se rompe con aquella imagen burocrática que inspeccionaba, controlaba y se ocupaba casi exclusivamente de ciertos procesos administrativos.

Hoy, se plantea que el centro de su función es el aseguramiento de que las escuelas funcionen y se organicen adecuadamente, con base en la normalidad escolar mínima requerida, para ofrecer una educación de calidad a todos los alumnos, atendiendo de manera especial el diseño de estrategias que eviten el rezago, la reprobación y la deserción escolares, y las situaciones que afecten el derecho de todos los estudiantes a un trato digno, equitativo e incluyente. Las figuras de supervisión escolar son los responsables de coordinar un sistema de asesoría y acompañamiento a las escuelas, de operarlo junto con otros actores educativos y fomentar, en sus ámbitos de competencia, la autonomía de gestión escolar a través del uso de los resultados de la evaluación educativa, el desarrollo de la Ruta de mejora escolar y la participación democrática de los distintos actores sociales que confluyen en las escuelas; particularmente, los padres de familia. En síntesis, las nuevas funciones del supervisor escolar debe centrarse en ser un garante de la calidad educativa en su ámbito de competencia.

Bibliografía.
  • ANTÚNEZ, Serafín (2000). Claves para la organización de centros escolares: hacia una gestión participativa y autónoma. Barcelona: Horsori.
  • BONILLA, Oralia (2010), Función de alto riesgo. La tarea pedagógica de la Supervisión Escolar, México, Somos Maestros (SM).
  • DIARIO OFICIAL DE LA FEDERACIÓN (2014). ACUERDO número 23/12/14 por el que se emiten las Reglas de Operación del Programa para el Desarrollo Profesional Docente para el ejercicio fiscal 2015.
  • SANTIAGO, P., et. al. (2012). Revisiones de la OCDE sobre la Evaluación en Educación. OCDE. SEP. INEE.
  • POZNER, P. (1997). La gestión escolar. En: SEP (2000). Antología de la Gestión Educativa. México: Secretaría de Educación Pública.
  • PRESIDENCIA DE LA REPÚBLICA (2013). DECRETO por el que se reforman los artículos 3o. y 73 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos.
  • SEP (2011). Orientaciones para fortalecer las competencias profesionales de los equipos de supervisión en las Escuelas de Tiempo Completo. Dirección General de Desarrollo de la Gestión e Innovación Educativa de la Subsecretaría de Educación Básica, SEP.
  • SEP (2013). Ley General del Servicio Profesional Docente. México. Diario Oficial de la Federación.
  • SEP (2016). Perfil, Parámetros e Indicadores para la Evaluación para Personal con Funciones de Dirección, de Supervisión. Ciclo Escolar 2016-2017. SEP-CNSPD.
  • ZORRILLA FIERRO, Margarita (2002). “Perspectivas de la supervisión escolar como ámbito de mejoramiento de la calidad y la equidad de la educación básica.” En: Visión educativa. marzo. Secretaría de Educación y Cultura. Sonora.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>