Priscilla Casandra Gutiérrez Gálvez, una estudiante de la ciencia

By on febrero 19, 2017
conacyt

Por Joel Cosío

La Paz, Baja California Sur.  febrero de 2017 (Agencia Informativa Conacyt).- Desde muy pequeña, Priscilla Casandra Gutiérrez Gálvez tuvo un genuino interés por los animales silvestres, le encantaba verlos atravesar las praderas, cielos y mares. Tan peculiar fascinación hizo brotar en ella el interés por la medicina veterinaria.

Hoy en día es una investigadora enfocada en el estudio de enfermedades en pinnípedos marinos, en particular el lobo fino de Guadalupe (Arctocephalus townsendi), una especie que se encuentra en recuperación luego de casi extinguirse.

“Desde pequeña siempre tuve el interés de ser médico veterinario, a los cinco años dije: ‘yo quiero salvar animales, curarlos, y se me cumplió’”, mencionó Gutiérrez Gálvez.

“De chiquita, los documentales de Animal Planet y National Geographic hicieron interesarme en la fauna silvestre; me parecía muy apasionante y despertaba mucha curiosidad en mí. Y en parte, por eso decidí estudiar medicina veterinaria desde otro enfoque, desde la investigación de animales en su hábitat natural”, continuó.

tab-2-21617.jpg

Ella realizó sus estudios de licenciatura en médico veterinario zootecnista en la Universidad Autónoma de Baja California Sur (UABCS), un periodo en el que empezó a conocer la vasta biodiversidad que posee el estado y así comenzó a explorar los campos de investigación que ofrecía su profesión.

“Baja California Sur es reconocido a nivel internacional como el acuario del mundo, porque su biodiversidad marina es impresionante. El contacto con la biología marina influyó en mi interés hacia la vida marina”, aseveró.

Su amor por los lobos marinos lo descubriría en los mares del Perú, cuando realizó investigaciones para su tesis de licenciatura sobre las crías del lobo marino sudamericano.

“En aquel entonces tuve la oportunidad de realizar mi servicio social con la doctora Tania Zenteno Savín, del Centro de Investigaciones Biológicas del Noroeste (Cibnor), con quien trabajé el estrés oxidativo”.

“Posteriormente realicé mis prácticas profesionales en una asociación civil en Perú, en un centro de rehabilitación y rescate de mamíferos marinos, precisamente ahí me di cuenta que me gustaba estudiar las enfermedades; tuve la oportunidad de trabajar con mamíferos marinos y nació mi amor hacia los lobos marinos”.

El lobo fino de Guadalupe

Siempre con la intención de volver a su país y a su ciudad natal, La Paz, Baja California Sur, con su nueva pasión por los lobos marinos, decidió realizar sus estudios de maestría en ciencias en manejo de recursos marinos en el Centro Interdisciplinario de Ciencias Marinas (Cicimar) del Instituto Politécnico Nacional (IPN).

Esta vez, Casandra enfocaría sus esfuerzos en el lobo fino de Guadalupe.

“Siempre tuve en mente trabajar con el lobo fino de Guadalupe, porque era una especie de la que no sabíamos nada, ¿cómo está de salud?, ¿por qué muere?, ¿cuántos mueren? Nada sobre aspectos de medicina veterinaria. Mi tesis de maestría se enfocó en las causas de mortalidad en neonatos de la especie”, señaló.

Casandra actualmente estudia el doctorado en ciencias marinas del Cicimar del IPN, adscrito al Programa Nacional de Posgrados de Calidad (PNPC) del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt).

“En el proceso experimenté muchas cosas interesantes, conocí a muchas personas y tuve muchas críticas constructivas y apoyo. A partir de ahí nació mi interés en realizar un doctorado y continuar mis estudios con esta especie desde un enfoque más global, es decir, evaluar el estado de salud del lobo fino de Guadalupe, en todas las etapas de vida, no solo neonatos, realizar monitoreos epidemiológicos, entre otros elementos”.

Investigadora para toda la vida

Ella se considera una estudiante que acaba de adentrarse en un mundo apasionante y divertido, como es la investigación científica y, no obstante las dificultades y sacrificios que exige, le gustaría dedicarse a la ciencia de por vida.

“Estoy empezando a hacer ciencia, por lo que soy estudiante de la ciencia. Adentrarme ha sido muy difícil, pero apasionante y divertido. Me gustaría dedicarme a la investigación científica, el área de medicina veterinaria en fauna silvestre es algo que le veo mucho potencial en Baja California Sur”, aseveró.

“La ciencia en México es muy complicada, en el sentido de que exige que dejes muchas cosas a un lado y que realmente te empapes de tu trabajo; le tienes que invertir tiempo y esfuerzo, es algo de lo que me siento muy orgullosa”, finalizó.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>