Los números no mienten: la reforma educativa que no cumple

By on abril 20, 2017
estudiantes
  • Cuando una Reforma Educativa no se complementa o no va de la mano de una correcta Reforma Laboral, que promueva y favorezca el empleo, está condenada a tener con el tiempo desempleados de calidad

Por: Marco Antonio González Villa*

*Maestro en Educación.

Profesor de la Facultad de Estudios Superiores Iztacala.

antonio.gonzalez@ired.unam.mx

No, no vamos a hablar de resultados de exámenes y tampoco de evaluaciones a docentes o de calidad en la educación o de PISA. Haremos un pequeño ejercicio matemático, simple pero tajante, que nos demuestra porque la forma en que se ha enfocado la cuestión educativa, desde el sector político, es completamente equivocada.
Asumiendo de mi parte, y de la de algunos lectores, que carecemos de una preparación firme y sólida en lo que se refiere a modelos y medidas económicas, plantearé una perspectiva inocente que incluso un niño de nivel básico podría entender. Así que primero unos datos: dice el INEGI que 2,904,389 nuevos niños incrementaron el número de mexicanos en 1994, en el año 1995 nacieron en nuestro país 2,750,444 infantes, en el año 1996 fueron 2,707,718 un poco menos, en 1997 2,698,425, siguió una tendencia a la baja en 1998 y nacieron 2,668,428 y por último, en 1999 fueron 2,769,089. Existe en promedio una tasa de mortalidad del 1% entre los infantes menores de un año, así como también debemos considerar las muertes por asesinato, accidente o enfermedad en edades posteriores, por lo que disminuye un poco el monto referido en cada año.
Podríamos considerar un número final alrededor de 14 millones de jóvenes cuyas edades oscilan entre los 18 y 23 años, los cuales se encuentran en edad de trabajar sin importar que tengan formación profesional o no: ya tendrían que estar trabajando la mayoría de ellos. Del año 2012 al 2016 se crearon, tomando como referencia datos indicados por el IMSS, 2 millones 53 mil 195 empleos, lo cual se anuncia como un récord y un logro conseguido durante el sexenio. Siguiendo con la misma tendencia y promedio podríamos vaticinar que al término del año vigente se habrán creado un aproximado de 2,600,000 empleos formales durante la presente gestión presidencial. Y el dato es alarmante, porque si consideráramos que todos los empleos de nueva creación son exclusivamente para los jóvenes, que en realidad no lo es, aun así tendríamos un déficit acumulado en este sexenio de más de 10 millones de empleos para las generaciones nacidas entre 1994 y 1999. De hecho es más lamentable la situación si pensamos que de dichos empleos, pocos son los creados para profesionistas egresados de Universidades.
Los números aquí estimados y presentados son en su mayoría datos retomados de diferentes instancias, otros son simples estimaciones pero que disponen de una base que ofrece un margen de error mínimo. Y el problema de los números es que siempre serán fríos, pero objetivos. Así, a manera de conclusión, podemos establecer que la Reforma Educativa y el Nuevo Modelo no son la solución para eliminar la carencia de oportunidades, así como tampoco posibilitan la distribución equitativa de la riqueza, por lo que solamente algunos jóvenes de ciertos sectores sociales tienen garantizado un futuro óptimo producto de su formación Académica. También podemos señalar que cuando una Reforma Educativa no se complementa o no va de la mano de una correcta Reforma Laboral, que promueva y favorezca el empleo, está condenada a tener con el tiempo desempleados de calidad. Por último, la ausencia de empleos bien remunerados es un factor que determina, en gran medida, la idea de lo innecesario de la formación académica en los jóvenes y fomenta la deserción, ya que, con estudios o sin estudios, nada les garantiza estabilidad y bienestar económico.
Pero hagamos caso omiso de los números ya que, aunque no saben mentir ¿alguien ha escuchado hablar de estos datos en algún medio de difusión? Por algo será.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>