Mario Ramírez Lepe: investigación con hongos

By on abril 20, 2017

Por Dioreleytte Valis 

Veracruz, Veracruz. 19 de abril de 2017 (Agencia Informativa Conacyt).- Doctor en bioquímica y biología molecular, miembro del cuerpo académico de la Unidad de Investigación y Desarrollo en Alimentos (Unida) del Instituto Tecnológico de Veracruz —perteneciente al Tecnológico Nacional de México (Tecnm)—, Mario Ramírez Lepe dirige sus estudios científicos al área del control biológico de hongos fitopatógenos y dípteros, los cuales son nocivos para la agricultura y poscosecha, principalmente de frutos y vegetales.

Originario de la Ciudad de México, Ramírez Lepe se enamoró de la ciencia a muy temprana edad, siendo la biología su materia predilecta, lo que motivó a que estudiara la carrera de ingeniería bioquímica en el Instituto Politécnico Nacional. “Yo quería ser ingeniero químico, pero distintas circunstancias me llevaron rumbo a la carrera de ingeniería bioquímica, de la cual quedé encantado y debido a ello decidí continuar con mis estudios de maestría”.

Mientras se encontraba cursando el posgrado de ciencias de los alimentos en la Unida, el actual miembro nivel II del Sistema Nacional de Investigadores (SNI) sintió el llamado de la investigación.

“Cuando realizaba mi tesis para egresar del posgrado, leí muchos artículos de carácter científico, los cuales captaron mi atención y me abrieron el panorama, incitando en mí el deseo por llevar a cabo estudios de la misma índole”.

Apoyo Conacyt

Posterior a ello, Mario Ramírez Lepe inició el doctorado en bioquímica y biología molecular en la Universidad de Oviedo, en España, esta vez como becario del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt).

“Me di cuenta que mis conocimientos en microbiología y bioquímica no eran suficientes, que el uso de las técnicas de fermentación eran cosa del pasado, por lo que era importante para mí adquirir las herramientas necesarias para mi formación como investigador y Conacyt fue fundamental en ello, su programa de becas fue el vehículo que me impulsó para continuar en el camino de la ciencia”.

Investigación

De acuerdo con el doctor en bioquímica y biología molecular, los hongos fitopatógenos son microorganismos que dañan cultivos de diferentes frutos, disminuyendo su productividad. Se estima que entre 40 y 50 por ciento de las pérdidas de alimentos que hay a nivel mundial son causados por estas cepas dañinas.

“Hemos estudiado un hongo que proviene de Sudamérica, hablando con exactitud, de Ecuador y Colombia, llamadoMoniliophthora roreri y es causante de las enfermedades de moniliasis, mejor conocida como ‘escoba de bruja’.  En su paso por América Latina, acabó con un alto porcentaje de la cosecha de cacao de Costa Rica y al llegar a Tabasco, destruyó una cantidad importante del cultivo de este fruto”.

Este hongo es muy particular, ya que sus esporas se encuentran en el medio ambiente, cuando cae una espora en el fruto, la espora empieza a germinar siendo invisible para el ojo humano, representando un gran problema para el agricultor quien, al no ver un signo visible de daño, desconoce la presencia dentro del cacao.

Las altas temperaturas y la humedad son factores que propician el desarrollo de este microorganismo, contaminando los frutos con moniliasis, que representa una amenaza potencial para la producción de cacao, generando pérdidas de hasta 80 por ciento de la cosecha a nivel mundial.

En los laboratorios de la Unidad de Investigación y Desarrollo en Alimentos, el doctor Ramírez Lepe desarrolla una línea de investigación enfocada en el estudio del nivel molecular y genético de Moniliophthora roreri, con el objetivo de analizar su comportamiento y posteriormente poder combatirla. Una de las alternativas que el científico propone es el uso de Trichoderma, hongo natural que posee una fuerte actividad como fungicida sobre la cepa roreri.

“Hemos aislado diferentes especies de Trichoderma extraídas del suelo mexicano. Este hongo es uno de los agentes de control biológico más fuerte, lo cual representa una opción en potencia para poder erradicar la moniliasis en el cacao nacional. Dentro del laboratorio, a través de técnicas in vitro, hemos observado que la Trichoderma inhibe notablemente el crecimiento de la cepa patógena, segregando enzimas que lo destruyen”.

Este proyecto se encuentra en etapa experimental, desarrollándose por técnica in vitro. “Aún no hemos llevado el proyecto a campo, aún nos encontramos en nivel laboratorio. Por el momento, no contamos con el apoyo económico para aplicar esta tecnología en cultivos, ya que es una alternativa sustentable, de bajo costo y con beneficios no solo para el sector productor sino también para la comunidad”.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>