El Servicio Profesional Docente y las trampas de la Fe

By on agosto 21, 2017
Aurelio Nuño sor Juana
  • El SPD es básicamente un adorno y cuando se requiere es el brazo ejecutor para quitar beneficios al profesorado, su papel es poco loable porque la consigna es recortar la nómina y adelgazar el presupuesto a educación

Por: Andrea Ramírez Barajas

*Doctora en educación y consultora independiente
andrearamirez1970@hotmail.com
Revista Educarnos

Inicio este artículo con el título de uno de los libros del Nobel mexicano Octavio Paz, no tanto porque da cuenta del papel funesto de la Iglesia en nuestro país y que ruborizó a más de un sacerdote y jerarca de la grey católica cuando se publicó. Sin embargo, el tema va de la mano con el Servicio Profesional Docente (SPD) porque se quiera o no, los maestros a pesar de todo siempre confían que una política educativa les traerá beneficios y dada su idiosincrasia apegada a la fe lo creen y de eso se valen las autoridades, está por demás citar casos, el más reciente: las promesas de campaña de Enrique Peña Nieto.
Las dos últimas semanas el SPD se ha visto evidenciado por la tardanza e incumplimiento de fechas para la asignación de plazas y el incremento de horas a aquellos que se ganaron su derecho, además de las pifias con la evaluación a los ATP (Asesores técnico-pedagógicos) y que los volverán a evaluar (según ellos mismos) por el deficiente diseño de los instrumentos.
De igual manera y aunque la SEP y las secretarías en los estados no lo quieran reconocer, es evidente la manipulación de las listas de prelación y la asignación de plazas a discreción. En Jalisco no ha sido la excepción, a la menor oportunidad recortan plazas y presupuestos, en educación superior (Normales, UPN y posgrado) es el descaro, plaza jubilada o renunciada básicamente es congelada y a lo sumo la van cubriendo con interinatos pasándose por encima las normas establecidas vigentes con la complicidad (por no presionar) de las Secciones 16 y 47 del SNTE.

Elpidio Yáñez Rubio, SNTE 16arnoldo rubio cardenas snte 47

El SPD es básicamente un adorno y cuando se requiere es el brazo ejecutor para quitar beneficios al profesorado, su papel es poco loable porque la consigna es recortar la nómina y adelgazar el presupuesto a educación. Hay una presión constante para los maestros con mayor antigüedad y percepciones, sobre todo a los que por méritos propios lograron ingresar y promoverse en Carrera Magisterial, haciendo un ejercicio rápido, un maestro, director, supervisor o jefe de sector con la letra E de Carrera Magisterial gana tres veces más que alguien que no pudo incorporarse al programa o logró la plaza cuando desapareció éste. Finalmente es el tema del dinero quien tiene preocupada a la SEP y el SPD realiza todas sus políticas en ese sentido.

Está comprobado y es cuestión de revisar los propios datos de la OCDE, que los maestros mexicanos son los peor pagados y los que tienen los más deficientes programas de formación y actualización, sin embargo se les exige como que si tuvieran todas la prerrogativas y reconocimientos similares a las de los países líderes en las pruebas de PISA.
Lo sucedido estos días con el INEE y el SPD es una muestra más que la reforma educativa tan divulgada y promovida en los medios es una farsa que no beneficia a la educación y menos a los maestros que, a pesar de todo, su fe de que así suceda sigue intacta y de eso se vale el gobierno para hacer con ellos lo que les viene en gana, una mancha más al tigre.

COMENTARIOS

  • Maria Anaya 21

    Buen artículo. Es lamentable el adormecimiento intelectual y político que tenemos los maestros. Eso es materia prima para que sigan sucediendo todas esas cosas que menciona la autora. Parte del origen creo está desde la formación inicial en las normales. Si no revisemos quienes son los directores. Si no hay cabeza…

  • verónica vázquez-escalante 21

    Un retrato de la triste realidad, un panorama desolador… tan devaluado el campo de la educación; vigilados, engañados,también indiferente por algunos de los mismos interesados, muchos culpables. Acuerdos y leyes que se imponen para menospreciar el trabajo docente; tal como lo cita usted maestra, docentes mal pagados, las mismas autoridades ridiculizan nuestras actividades que son tan valiosas y merecen tanta atención pero desde un escritorio es fácil reprobar al docente. Ahora ¿cómo hacer alianzas para evitar esas farsas?? Creo que usted dio al clavo al citar en el título a Octavio Paz, quien a la vez, se basó en la vida de Sor Juana Inés de la Cruz con “Las trampas de la Fe ”
    Felicidades por este artículo

  • Mtro. Enrique Ruvalcaba Villegas 21

    Es de todos reconocido y aceptado lo que usted tan acertadamente menciona en su artículo. Soy ejemplo de lo que narra en su escrito. Soy maestro Tiempo Completo en la UPN 145 Zapopan. Gané la plaza en el año de 2008, y es día que no nos han dado la recategorización que nos corresponde, somos (éramos) un total de 37 maestros de las cinco unidades de la UPN Jalisco, que ganamos plaza y no hemos conseguido que nos ubiquen en el nivel que hemos ganado. Iniciamos con plaza de Profesor Asociado “A”, a los dos años Nivel “B”, a los próximos dos años Profesor Asociado “C”, posteriormente tocaba participar por Profesor Titular “A”, desde luego con sueldo mejorado y a los tres años ser “B” y otros tres “C”, que es el tope del escalafón. No se nos ha hecho justicia y con cinismo nos rechazan. Compañeros murieron y otros se jubilaron y no tienen derecho a reclamar nada. ¡ES INDIGNANTE LO QUE NOS HACEN Y MÁS LO NOS EXIGEN Y EXHIBEN! NUESTRAS AUTORIDADES. PERO HAY FUNCIONARIOS CON 2, 3 Ó 4 PLAZAS Y NO SUCEDE NADA.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>