(Pre)candidato priísta, rehén

By on diciembre 4, 2017
Meade Rehén Peña
  • Meade está cercado por el peñismo (Enrique Ochoa Reza supervisó el discurso dominical y probablemente Aurelio Nuño será el coordinador-vigilante designado, por los intereses empresariales, financieros, mediáticos y eclesiásticos, además de la decisoria influencia de la administración Trump
Astillero
Julio Hernández López

 

 

 

Por: Julio Hernández López

Twitter: @julioastillero

Facebook: Julio Astillero

Aplausos, porras y acarreo hubo en un domingo de travestismo político en la explanada del edificio principal del Partido Revolucionario Institucional (la Real Academia Española consigna como segunda acepción de travestismo, en sentido figurado, la práctica consistente en la ocultación de la verdadera apariencia de alguien o algo). La figura central, Meade, quiso mostrarse como afanoso buscador de una apariencia priísta, tan dinosáurica como fuera posible, mientras sus presuntos sinodales y aplaudidores, las fuerzas vivas del priísmo, se daban por complacidas ante el esfuerzo actoral del novato compareciente.

A fin de cuentas, Meade va caminando, en estos primeros pasos, con un aire de rehén (como Luis Donaldo Colosio en 1994) de los factores que lo han destapado y que pretenden elevarlo como candidato creciente e instalarlo en Los Pinos al costo que sea. Se ha desvivido en mostrar fidelidad a Peña Nieto, exaltándolo a niveles impropios de un (pre)candidato que buscara impulsar alguna mascarada de cambio respecto a la muy difícil situación del país.

El rehén Meade está cercado por el peñismo (Enrique Ochoa Reza supervisó el discurso dominical y probablemente Aurelio Nuño será el coordinador-vigilante designado por el ex gobernador mexiquense), por los intereses empresariales, financieros, mediáticos y eclesiásticos, además de la decisoria influencia de la administración Trump, y por una liturgia priísta que le obliga a aparentar que es otro, no el tecnócrata reformista sino un fallido aspirante (sin tono ni fuerza) a líder tricolor de demagógico discurso (hasta ahora) intrascendente.

Por cierto, la cuenta de Twitter @MovimientoMEADE, creada para difundir información y posturas favorables a la candidatura presidencial del ex secretario de hacienda y adjudicada a Vamos Juntos por México AC Construyendo Ciudadanía, sólo tiene 5 por ciento de seguidores reales, según twitteraudit.com: 702 mil 829 seguidores falsos y 43 mil 274 verdaderos. La citada cuenta impulsa la etiqueta #YoConMeade, aunque con un resultado disparejo en cuanto al proselitismo deseado, pues los tuits de promoción del (pre)candidato único del PRI están siendo respondidos negativamente por otro segmento de tuiteros. Con ese inusual porcentaje de cuentas bajo sospecha de impostura, es natural preguntarse cuáles son los propósitos de tal reservorio internético, @MovimientoMeade, en tiempos de guerra sucia. ¡Hasta mañana!

 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>