CIUDAD DE MÉXICO (apro).- La Sección XVIII de Michoacán de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) interpondrá hoy una denuncia ante la Procuraduría General de la República (PGR) por la tortura, detención arbitraria y robo que sufrió un agremiado por parte de tres elementos de la Policía Federal en el marco de la jornada de lucha del 22 de enero al 8 de febrero, en contra de la Reforma Educativa.

Los hechos ocurrieron el 1 de febrero de este año, en el marco de la jornada de movilización de la disidencia magisterial en el estado de Michoacán, en contra de la Reforma y para exigir al secretario de Educación Pública del Estado, Alberto Frutis, el cumplimiento de 29 puntos, entre los que destacó el pago de los salarios retenidos a profesores y estabilidad laboral.

Oscar Martín Cortez Camarena, el profesor afectado, narró que el jueves 1 de febrero se encontraba en su auto, en el estacionamiento de la caseta de San Ángel Zurumucapio de la autopista Morelia-Lázaro Cárdenas cuando un elemento de la Policía Federal, cuyo número de patrulla identificó como 13549, le pidió que descendiera del auto.

Cortéz Camarena bajó de su vehículo y ante los cuestionamientos del elemento policial comenzó a grabarlo con su teléfono celular. Al notarlo el policía pidió que lo apagara y acto seguido lo amenazó con un arma corta y disparó dos veces cerca de sus pies.

La agresión

Óscar corrió en auxilio mientras que -según recordó- el policía le advirtió que ya se lo “había llevado la chingada”. Posteriormente el policía amagó al profesor de la CNTE, lo golpeó, lo sujetó con fuerza por el cuello, lo tiró al piso, lo esposó y pidió refuerzos ante la actitud “agresiva” del docente.

Al menos cuatros testigos presenciaron el hecho: una familia -que anotó las placas de seguridad-, dos conductores de tráiler, quienes se acercaron a auxiliar al docente, pero el policía les advirtió que era Óscar el que estaba violento y el compañero de Cortez Camarena, quien también fue amenazado con el arma de fuego y luego se retiró para pedir ayuda.

En el transcurso el maestro fue despojado de su teléfono celular, su cartera y las llaves de su camioneta y golpeado en repetidas ocasiones.

Posteriormente dos elementos de policía – identificados con las placas 11452 y la 12621- llegaron el lugar y también sometieron al maestro de la sección XVIII. Finalmente, un grupo de maestros de la CNTE llegó en apoyo de Óscar quien fue liberado.

La CNDH admite queja, pero niega apoyo

El Comité Cerezo, la sección XVIII de la disidencia magisterial y su representante legal Damián Martínez, presentaron la queja 9365/2018 en la Comisión Nacional de Derechos Humanos, en la que entregaron un vídeo que lograron documentar y fotografías del acto. Héctor Cerezo denunció que pese a la apertura de la denuncia por violaciones graves a derechos humanos el organismo autónomo se negó a dar apoyo para la presentación de la denuncia penal ante la PGR.

Héctor Cerezo, titular del Comité Cerezo subrayó que demandarán una investigación justa, y castigo a los responsables materiales e intelectuales del hecho, pues dijo se trata de una actitud reiterada de autoridades del estado.

Óscar responsabilizó ante los medios al gobernador del estado Silvano Auroles y al presidente Enrique Pena Nieto de cualquier afectación física hacia él, su familia, las organizaciones que lo apoyan, pues subrayó que la cartera que le fue sustraída contenía identificaciones con datos como su dirección.

Por su parte el secretario de Coordinadora Regional del CNTE de Uruapan, Fernando Lemús, aseguró que el gobierno del estado de Michoacán sigue sin responder en los hechos sus denuncias como magisterio y, por el contrario, actúa con acciones de represión y revictimización al gremio magisterial.

Además, añadió que mañana el gremio estatal discutirá si continua con sus acciones de protestas en los mismos siete puntos del estado, sobre las vías del tren.