El color del engaño y las disputas por el SNTE

By on febrero 18, 2018
Elba Esther Gordillo y Juan Díaz
  • Se dice que el poder cambia a las personas, de aquel profesor normalista valentón y egresado de la Escuela Normal de Jalisco (hoy Benemérita y Centenaria) y de la Escuela Normal Superior de Jalisco realmente queda muy poco

By 

 Por: Jaime Navarro Saras*
*Editor de la Revista Educ@rnos.
jaimenavs@hotmail.com

Se desarrolló el Séptimo Congreso Nacional Extraordinario del SNTE, duró poco menos de 10 horas, con casi 4 mil delegados (leales y de la reserva de la casa) de todo el país.
Durante el congreso se hicieron reformas al estatuto que rige el gobierno del sindicato de la educación, la más importante es que desaparece la figura del Consejo General Sindical para el fortalecimiento de la educación pública y se constituye la presidencia del SNTE con mando único (como antes… como siempre, llámense Luis Chávez Orozco, el fundador; Carlos Jonguitud Barrios, el padre, creador y promotor de todos los dirigentes vigentes; Elba Esther Gordillo Morales, la refundadora y en disputa por recuperar su espacio; Juan Díaz de la Torre, el heredero universal de todos los malabares, acuerdos y prácticas políticas del SNTE en los distintos ámbitos, lo mismo en los terrenos de Dios que del diablo).
Juan Díaz fue elegido presidente a través de una planilla única denominada “Unidad, Orgullo y compromiso”, con una votación contundente de 3889 votos a favor y 39 nulos (99.007%, ni en tiempos del priismo absoluto), además nombraron a Alfonso Cepeda Salas como Secretario General.
Llaman la atención tres momentos del discurso inaugural de Juan Díaz de la Torre:

1) por un lado la forma de cómo arremetió en contra de Elba Esther Gordillo Morales (su mentora) debido al fallo de un juez acerca de su legitimidad como dirigente, puesto que, aparentemente, Elba Esther aún ostenta legítimamente;

2) la crítica a aquellos líderes (refiriéndose a Gordillo Morales sin nombrarla) que ven al SNTE como un patrimonio personal o familiar (lo cual -según él mismo- no volverá a pasar) y,

3) señaló que con su liderazgo el futuro del sindicato está a salvo y éste será grandioso.

La asunción de Juan Díaz de la Torre como presidente del SNTE garantiza dos cosas: la continuidad en el mando y salvaguardar la tradición de liderazgos largos en las últimas décadas (Jonguitud 15 años, Elba Esther 24 y Juan Díaz 5 más estos 6 y lo que se acumule posteriormente).
Muchas lecturas y lecciones nos han dejado los trabajos del Séptimo Congreso Nacional Extraordinario, son las mismas de siempre pero con lenguaje renovado y prácticas propias de los mal recordados personajes de cuello blanco, entre otras cosas podemos señalar que:

1. La traición es y seguirá siendo el único camino en el SNTE para acabar con los liderazgos perpetuos, siempre y cuando el partido en el poder así lo decida (se pudo con Salinas y ahora con Peña Nieto). Elba Esther traicionó a Jonguitud y Juan Díaz hizo lo mismo con ésta.
2. Las elecciones están en puerta y el SNTE (no los maestros) ya hizo su elección de ir con el PRI hasta que éste lo permita, como siempre, echarán a andar la maquinaria para rescatar un máximo del 2 o 3% de votos para la inminente derrota de José Antonio Meade y, su ganancia será que el PANAL no pierda el registro ante el INE.
3. Con Juan Díaz de la Torre como presidente y José García Mora en finanzas estarán blindados los ingresos por cuotas de los trabajadores y las aportaciones de la SEP y los gobiernos estatales para seguir operando a favor del Estado y todas las políticas de reforma, las elecciones o lo que se ofrezca, independientemente si perjudican o no a los trabajadores que representan.
4. Elba Esther ya echó a andar su maquinaria, va por la recuperación del SNTE y la educación, ya no será de la mano del PRI o el PAN, ahora va con MORENA y las cosas pintan para un pronóstico a su favor, a menos que vuelva a aparecer la mano negra y arregle las cosas para que el río no haga olas, maremotos o tsunamis.

Lo cierto de todo esto es que Juan Díaz de la Torre debe gozar del poder y de la voluntad del gobierno mientras pueda, porque el día que se vaya (dentro de 6 años en teoría) de seguro ya no recibirá los inciensos perpetuos de que es presa hoy en día y, mucho menos, será recordado con aroma de santidad por su papel al frente del SNTE en los tiempos de la reforma de Aurelio Nuño y del gobierno de Enrique Peña Nieto.
Se dice que el poder cambia a las personas, de aquel profesor normalista valentón y egresado de la Escuela Normal de Jalisco (hoy Benemérita y Centenaria) y de la Escuela Normal Superior de Jalisco realmente queda muy poco, aprendió en el camino cómo ascender al poder rápido y a tener control de las cosas por encima de las ideas, en su caso el poder no lo cambió, simple y sencillamente sólo reveló lo que realmente era y es como persona.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>