Biofármaco a base de siempreviva para combatir el pterigión

By on febrero 20, 2018

Por Felipe Sánchez Banda

Monterrey, Nuevo León. 16 de febrero de 2018 (Agencia Informativa Conacyt).– Investigadores del Grupo de Enfoque de Innovación en Ciencias Visuales de la Escuela de Medicina y Ciencias de la Salud del Tecnológico de Monterrey desarrollan un biofármaco para el tratamiento de pterigión a partir de una de las variedades de la planta siempreviva.

“Este proyecto trata de atender la problemática de una enfermedad que tiene alta prevalencia en nuestra población, que es la aparición del pterigión. El pterigión es la famosa carnosidad ocular, no se sabe por qué se presenta pero está asociado a la exposición a la luz del sol y la contaminación”, comentó la doctora Judith Zavala Arcos, investigadora de la Escuela de Medicina y Ciencias de la Salud del Tecnológico de Monterrey, del Grupo de Enfoque de Innovación en Ciencias Visuales.

El pterigión (o terigión) es una enfermedad del ojo que produce crecimientos anormales de tejido en la conjuntiva y que, actualmente, solo puede tratarse mediante extracción quirúrgica.

.“El pterigión inicialmente produce síntomas como irritación o sensación de un cuerpo extraño, como una ‘basurita’ en los ojos. Pero como va creciendo tiene características de tumor, es decir, prolifera, migra, se inflama y produce vasos sanguíneos fibrovasculares. Entonces, conforme va creciendo, proliferando y migrando, este pterigión va produciendo más molestias”.

La especialista agregó que esta enfermedad puede producir daño oculomotor en los músculos del ojo, astigmatismo por cambio en la esfericidad del ojo, e incluso puede producir ceguera si llega a invadir la córnea e interrumpir el campo visual.

“Lo que estamos haciendo es generar una propuesta; lo que queremos hacer es generar una solución biofarmacológica que no existe. El pterigión solo se trata con una cirugía en donde se te remueve pero vuelve a crecer, te la vuelves a hacer y vuelve a crecer. No hay una estrategia definitiva para esta problemática, lo que nosotros queremos abordar es el desarrollo de una estrategia farmacológica, es decir, no invasiva, y que sea definitiva en revertir o eliminar el pterigión”, enfatizó la investigadora.

Los científicos conservan tejidos de pterigión que remueven quirúrgicamente los oftalmólogos del grupo de trabajo.

“Obtenemos el tejido, lo cultivamos y luego probamos los diferentes compuestos moleculares y hemos logrado ver que el efecto es que se revierte o se inhibe el crecimiento de estas células”, subrayó Zavala Arcos.Hasta el momento, los especialistas han obtenido compuestos de la planta siempreviva a partir de métodos de separación molecular, en colaboración con el Grupo de Nutracéuticos del Tec de Monterrey.

Actualmente, el equipo de trabajo cuenta con nueve alumnos de posgrado de biotecnología y medicina y tres ponencias en congresos internacionales, así como una patente y una publicación en revista indizada.

Respecto al porcentaje en que han logrado inhibir la enfermedad, la científica aclaró: “El porcentaje puede ser de hasta 100 por ciento, dependiendo del tiempo que le dejes el compuesto. Más bien hablamos de dosis letal media, cuál es la dosis para que no se muera todo el tejido, pero que sea efectivo en estar removiendo el pterigión”.

El grupo de investigadores afirma que 10 por ciento de la población en México se verá beneficiada con este proyecto y continúan optimizando el biofármaco mediante experimentación para analizar su actividad antioxidante y antiinflamatoria, así como la caracterización de los compuestos que están involucrados en esta bioactividad; además han generado un modelo preclínico, donde producen el crecimiento del pterigión.

“No hay casi investigación al respecto, entonces se necesitan modelos preclínicos donde más adelante se puedan utilizar estos compuestos de la planta, esa parte ya la hicimos. Lo que sigue es corroborar la actividad de esos compuestos en el modelo preclínico que ya desarrollamos, y la siguiente fase es hacer experimentación clínica en pacientes”, puntualizó la responsable del proyecto.

Para finalizar, la doctora Zavala Arcos precisó que esperan llegar a la experimentación clínica en pacientes en un periodo de tres años aproximadamente y señaló que siempre es muy satisfactorio poder contribuir en la recuperación de la salud de las personas.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>