Por Guadalupe Fuentes López

SinEmbargo

De acuerdo con datos de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, en lo que va del sexenio del Presidente Enrique Peña Nieto la deuda pública federal se ha incrementado 69.75 por ciento. Al cierre de 2017 se reportó un saldo neto de 10,088,979.7 billones de pesos, el mayor incremento desde que se tiene registro, en el año de 1990.

En enero pasado, el análisis de la BBC “¿Cuánto deben los países de América Latina?”, reveló que México es el segundo país de la región con la mayor deuda pública, donde a cada mexicano le tocaría pagar 2 mil 827 dólares (unos 53 mil 713 pesos a tipo de cambio de 19 por dólar) de ese monto.

Especialistas en materia económica coinciden en que la razón del incremento en la deuda pública federal es porque el Gobierno gasta más de lo que recauda, además de destinar mayores recursos al pago de intereses que a la deuda misma.

Ciudad de México, 25 de febrero (SinEmbargo).– La deuda pública de México reportó un saldo neto de 10,088,979.7 billones de pesos al cierre de 2017, el mayor incremento desde que se tiene registro, en el año de 1990.

Especialistas en materia económica coinciden en que la razón fundamental del incremento en la deuda pública federal es porque el Gobierno gasta más de lo que recauda.

De acuerdo con datos de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), en lo que va del sexenio del Presidente Enrique Peña Nieto la deuda pública federal se ha incrementado 69.75 por ciento.

En 2013, a un año de asumir la Presidencia, la deuda pública se ubicaba en 5,943,288.0 billones de pesos, cantidad que fue incrementando gradualmente.

Para 2014 el saldo era de 6,947,446.4 billones de pesos, en 2015 aumentó a 8,160,589.9 billones de pesos, un 17 por ciento más.

De 2016 a 2017 subió 4 por ciento al pasar de los 9,693,217.5 billones de pesos a los 10,088,979.7 billones de pesos.

GOBIERNO PAGA MÁS EN INTERESES DE LA DEUDA

Durante 2017 el Gobierno federal destinó más de medio billón de pesos al costo financiero de la deuda, es decir, al pago de intereses, comisiones y amortizaciones de la deuda. A este rubro se destinaron 533 mil 351 millones de pesos, el monto más alto desde 1990.

El 70 por ciento de estos recursos fue para pagar intereses del gobierno, el 23 por ciento se destinó al pago de intereses de las empresas productivas del Estado y un 7 por ciento para el saneamiento financiero del Gobierno federal.

“La Reforma Hacendaria de 2014 nos regaló tres puntos porcentuales del PIB en ingresos, mismos que ya nos los comimos con el pago de los intereses de la deuda, y eso en gran medida es porque no le bajamos al gasto”, explicó a SinEmbargo Enrique Díaz-Infante, director del Programa de Sector Financiero y Seguridad Social del Centro de Estudios Espinosa Yglesias (CEEY).

Se habló de que con los frutos de las reformas estructurales nos iban a llevar a crecer 5 por ciento del PIB, pero estamos creciendo al 2.1 por ciento, añadió Díaz-Infante.

En lo correspondiente al Saldo Histórico de los Requerimientos Financieros del Sector Público (SHRFSP) —la medida más amplia de la deuda del país— en 2017 se ubicó en 10 billones 31,652 millones de pesos, de los cuales alrededor de 63 por ciento es deuda interna y 37 por ciento es deuda externa.

La cifra representó 46.2 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB). En 2013, primer año de Gobierno del Presidente Peña, el SHRFSP representaba 40 por ciento, en el 2014 a 42.6 por ciento, en el 2015 lo elevó a 46.6% por ciento y en el 2016 a 48.7 por ciento.

“La realidad es que se está gastando más de lo que se recauda, al nómina del Gobierno es enorme y por eso tenemos que endeudarnos para solventar los compromisos del Gobierno federal”, dijo Ricardo Cantú Calderón, director de Investigación del Centro de Investigación Económica y Presupuestaria (CIEP).

El doctor en Economía detalló que el sexenio del Presidente Enrique Peña se ha apalancado con la deuda. “Ha tenido aciertos como el incremento en los ingresos tributarios, pero ha gastado más de lo que se presupuesta cuando claramente la Ley de Responsabilidad Hacendaria dice que no se debe de gastar más de lo que se recauda”.

LA DEUDA MÁS ALTA DESDE 1990  

Dos de los últimos cuatro presidentes de la República que tiene registro la Secretaría de Hacienda han reportado el mayor incremento en la deuda pública: el panista Felipe Calderón y el priista Enrique Peña Nieto.

En 1995 –primer año de la gestión del priista Ernesto Zedillo Ponce de León– el saldo neto de la deuda pública era de 837,213.7 billones de pesos, pero cuando dejó el poder (2000) pasó a 1,330,356.1 billones de pesos, un aumento de 58.90 por ciento.

Los dos sexenios que siguieron, bajo el mandato de gobiernos de derecha, también subió la deuda.

En la gestión de Vicente Fox Quesada la deuda aumentó 44.41 por ciento, al pasar de 1,375,025.7 billones de pesos a 1,985,812.1 billones de pesos durante los años 2001 a 2006.

Con el ex Presidente Felipe Calderón Hinojosa la deuda pública pasó de 2,062,023.8 billones de pesos a 5,352,794.7 billones de pesos, 159 por ciento más.

Los cinco años que van del sexenio del Presidente Enrique Peña la deuda pública ha pasado de 5,943,288.0 billones de pesos a los 10,088,979.7 billones de pesos, un incremento de 69.75 por ciento.

“Calderón subió la deuda bastante en relación con el PIB y de ahí el Gobierno de Peña Nieto lo elevó más en el año 2015 y eso fue por no bajarle al gasto”, destacó Enrique Díaz-Infante.

De acuerdo con el economista del CEEY, la administración del Presidente Peña hizo un buen trabajo con las reformas estructurales, pero en lo que respecta al manejo de la deuda y gasto fue pésimo.

“Nos preocupa mucho este mal manejo de la deuda y gasto, el cual impacta en la movilidad social de los mexicanos porque los ajustes en el presupuesto se hacen contra infraestructura, educación y salud”, refirió.

MÉXICO, EL SEGUNDO PAÍS CON MAYOR DEUDA EN AL

En enero pasado, el análisis de la BBC “¿Cuánto deben los países de América Latina?”, reveló que México es el segundo país de América Latina con la mayor deuda pública, donde a cada mexicano le tocaría pagar 2 mil 827 dólares (unos 53 mil 713 pesos a tipo de cambio de 19 por dólar) de ese monto.

El medio británico retomó información de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), el Banco Mundial (BM) y el Fondo Monetario Internacional (FMI).

En América Latina, los dos países con mayores deudas públicas son Brasil y México, sin embargo, en relación con su población, el país se ubica en el séptimo lugar, debajo de países como Uruguay, que encabeza la lista con una deuda de 7 mil 455 dólares per cápita.

Brasil, y Argentina se ubican en el segundo y tercer sitio, con un monto de 6 mil 544 dólares y 5 mil 581 dólares por habitante, respectivamente.

Aunque en este rubro México no se encuentra en los primeros tres lugares, ocupa la posición número siete de un total de 19 países con la mayor deuda per cápita.

Así, México tiene una mayor deuda por habitante que Chile, con 2 mil 823 dólares per cápita y Colombia, con 2 mil 608 dólares.

Respecto a la deuda como porcentaje del Producto Interno Bruto (PIB), México y Argentina se ubican en el cuarto lugar, con el 53 por ciento. Los primeros lugares lo ocupan, en ese orden, Brasil (83 por ciento), El Salvador (62 por ciento) y Uruguay (60 por ciento).