CIUDAD DE MÉXICO (apro).- A nivel educativo equivalente, una mujer mexicana recibe una remuneración por hora de trabajo inferior en 9%, en promedio, a la de un hombre; y esta brecha resulta más grave en el sector más pobre de la población donde las mujeres ganan 20% menos que sus pares masculinos, según datos que publicó hoy el Consejo Nacional para la Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval).

Aunado a ello, las mujeres mexicanas dedican en promedio 22 horas semanales a los quehaceres domésticos -hasta 26 horas para las mujeres de entre 45 y 64 años-, contra apenas ocho horas de los hombres; y otras 28 horas de ellas para el cuidado de otros, contra 16 horas para ellos.

Los hombres son los principales perceptores de ingreso en el hogar -aportan dos veces más que las mujeres, en promedio- y esto, tanto en la población pobre como la no pobre, debido que poco más de la mitad de las mujeres no tiene remuneración y que cuatro de cada 10 ocupadas trabajan en jornadas parciales, contra 16.5% de los hombres.

De acuerdo con los datos del Coneval, si bien se observó una reducción importante en la carencia del acceso a los servicios de salud entre las mujeres, ello “no es suficiente para erradicar las inequidades de género”, ya que el acceso principal de ellas a estos servicios se realiza a través de otros familiares que les transfieren el beneficio.

Además, los hogares con una mujer en la jefatura de familia tienden a carecer en un 4% más al acceso a la alimentación que los hogares cuyo jefe es un hombre, y sufren en 2.5% más de inseguridad alimentaria severa.