Los maestros en la campaña y su suerte más allá de las elecciones

By on abril 11, 2018
maestros
  • Andrés Manuel López Obrador habla de la humillación a los docentes durante este sexenio, se compromete a echar atrás la reforma educativa y elaborar una nueva consultando a maestros y padres de familia

Por: Jaime Navarro Saras*

*Editor de la Revista Educ@rnos. jaimenavs@hotmail.com

By 

Los maestros y la educación mexicana son y seguirán siendo temas importantes en cualquier proceso electoral, sobre todo cuando está en juego la presidencia de México y el riesgo (casi irreversible) de la no permanencia del grupo en el poder por (la casi segura) transición de poderes a otro partido.
Desde hace poco más de un año diferentes personajes del mundo de la academia y la política, conocedores de la educación, empezaron a hablar de la improbable aplicación de la reforma educativa peñista para el ciclo escolar 2018-2019, la razón principal, entre otras cosas, es por el proceso que siguió ésta y donde la instrumentación y metodología para desarrollar mayores índices de calidad simple y sencillamente no han llegado ni llegarán, la reforma, como es sabido sólo se ocupó de las cuestiones laborales, del desmantelamiento de los derechos del magisterio y del acotamiento definitivo del SNTE con la creación de nuevos liderazgos.
A partir de la precampaña y lo que va de la actual campaña, tanto en los rounds de sombra como en los múltiples debates indirectos y directos se han dejado ver (en los diferentes medios de comunicación y en las redes sociales) las intenciones y visiones de los candidatos acerca de la educación, la reforma y los maestros, concretamente se han planteado tres posiciones y propuestas para la reforma: con Meade va, con Anaya va pero con sus asegunes y con López Obrador no va, amén de los mensajes de Peña Nieto para apoyar las posturas del candidato oficial y la reforma educativa.
En las promesas de José Antonio Meade se habla de aumentar el salario a los maestros de manera inmediata y de respetar todos sus derechos (no dice cuáles, si los de antes o después de la reforma).
Ricardo Anaya habla del desastre de la reforma educativa en su implementación, critica el gasto excesivo en la evaluación con relación a la capacitación de los maestros, pero no está dispuesto a detenerla (ya que fue uno de los principales operadores y promotores, sobre todo al comandar la votación para dar salida a la Ley del Servicio Profesional Docente), además se compromete a formar y capacitar a los maestros.
Andrés Manuel López Obrador habla de la humillación a los docentes durante este sexenio, se compromete a echar atrás la reforma educativa y elaborar una nueva consultando a maestros y padres de familia, igualmente promete recontratar a los maestros cesados y respetar todos los derechos adquiridos.
Margarita Zavala habla de respetar a los maestros y darle continuidad a la reforma educativa con transparencia y honestidad para la mejora de la calidad.
Jaime Rodríguez, “El Bronco”, (recién aprobado para poder contender en la elección) si bien en plena campaña para gobernar Nuevo León se opuso a la reforma educativa por considerarla agresiva en contra de los maestros, una vez en funciones como gobernador no solo se desdijo de lo señalado en el video por sus acciones, sino que apoyó la gestión de Nuño y tuvo enfrentamientos contra los maestros paristas y opositores a la reforma.
Es claro que una cosa son las campañas políticas y otra cosa el diseño y aplicación de los programas de gobierno. Con los maestros, las escuelas, los niños y jóvenes la cosa está clara, la reforma educativa no les ha dado mejores condiciones materiales, laborales, profesionales y de garantía para mejores aprendizajes, al contrario, todo ha venido a menos, los espacios educativos se han ido desmantelado poco a poco y la nómina magisterial cada vez es más delgada.
El gran problema de la educación en México son los recursos insuficientes para garantizar que todos los niños y jóvenes de este país tengan una educación de calidad, el cáncer central de la escuela mexicana no son los resultados buenos o malos que arrojan nuestros alumnos en la Prueba Pisa o si los maestros y demás personal que laboran en las escuelas son o no idóneos, el asunto es que las escuelas son demasiado heterogéneas en todos los campos, así como las hay suficientemente equipadas en cuanto a recursos humanos, materiales y financieros (la pequeña minoría), también las hay (la gran mayoría) sin lo básico para su funcionamiento, además que a los maestros y a los alumnos los evalúan homogéneamente con instrumentos que cuantifican procesos cualitativos de mundos diversos.
Dados los antecedentes históricos del paternalismo gubernamental con el magisterio, los maestros, una vez pasada la elección, esperarán pacientemente a ver quien gana la elección y saber si continúa, se modifica o desaparece la reforma educativa vigente. Mientras eso sucede, la educación, las escuelas, el magisterio, los niños y jóvenes de este país esperarán pacientemente para ver quien se atreve a generar acciones y pueda redactar de una vez por todas una propuesta que sea capaz de construir una educación mexicana que podamos presumir a propios y extraños.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>