Las devaluadas calificaciones

By on junio 5, 2018
escolares

Por: Luis Rodolfo Morán Quiroz*

*Doctor en Ciencias Sociales.

Profesor del Departamento de Sociología del CUCSH

UdeG.rmoranq@gmail.com

Narraba un maestro, que a los alumnos que asistían poco a su curso los sometía a un examen oral. Sólo tenían que responder dos preguntas. Si no podían contestar la primera, exclamaba: “¡le regalo la segunda!, supongamos que la respondió bien. Tiene usted cinco de calificación y nos vemos en el próximo curso”.
Lo que entiendo que ilustraba tan arbitraria decisión del docente es que quienes no asistían a un curso de determinados contenidos, al menos deberían tener un manejo de los temas que los dejaran bien parados al presentar el examen final. Y si no, mejor sería que asistieran a la mayor cantidad posible de sesiones. También era cuestión de decisiones de parte de los estudiantes, quienes habían decidido inscribirse al curso, pero después decidían no asistir, lo que los dejaba peor parados que aquellos que no se habían inscrito siquiera.
Sabemos de algunos casos de estudiantes de bachillerato que suplican por una calificación, después de concluido el curso, con el argumento de que van a determinada carrera profesional y necesitan el promedio. Hay otros que, ya en posgrado, esgrimen el argumento de que si el docente no registra una determinada calificación, por encima de determinado estándar, ellos se verán afectados y perderán la beca o la permanencia en el programa de estudios. De algún modo, esta forma de razonar acaba por convertirse en ejemplo de la falacia ad misericordiam: el docente debe ser blando en su manera de calificar el rendimiento del estudiante porque éste necesita una calificación alta. Y no al contrario, que el estudiante haya sido duro consigo mismo y se haya fijado altos estándares de aprendizaje para alcanzar las máximas calificaciones que reflejan que se cumplió con la mayoría de los requisitos de determinados cursos.

Sucede muchas veces que ni los docentes ni los estudiantes aclaran qué se requiere para obtener buenas calificaciones en un curso. Para algunos, tan solo presentarse a las sesiones puede ser suficiente, pero si los estudiantes no saben que es así de fácil, quizá opten por faltar lo más que puedan y al final preguntar cuál era el trabajo final que debían presentar. Para otros, basta con estar y participar. La desventaja es que algunos estudiantes se toman tan al pie de la letra ese requisito que levantan para intervenir y decir que opinan exactamente lo que acaba de decir quien los precedió.
Algunos estudiantes se quejan post facto, cuando ya terminó el curso, los estudiantes ya presentaron los trabajos y el docente ya registró una calificación. Y preguntan cuáles eran los criterios para lograr determinados niveles en la escala. En vez de preguntar desde el principio y promover que los docentes aclaren, las veces que sea necesario, qué se espera como muestra de que los estudiantes realmente aprendieron algo en determinado curso. Algunos docentes en algunas ocasiones dejamos en el aire la pregunta con su respectiva respuesta, respecto a qué tipos de productos y procesos se espera que manejarán los aprendices a lo largo y al finalizar el curso.
El caso es que si los criterios no se hacen explícitos, al final nadie queda contento: unos porque no lograron las máximas calificaciones, otros porque, a pesar de que parecía que los estudiantes prometían, de todos modos no cumplieron su palabra implícita y acabaron por quedar cortos en el cumplimiento de los criterios. Y si las cosas no son explícitas, habrá quien llegue y diga que su calificación actual afecta su futuro, cosa que el docente no quiere asumir como su responsabilidad, cuando el estudiante tampoco había asumido la responsabilidad de preguntar hasta dejar bien clara y contundente la definición de los criterios. Ciertamente, muchas de las calificaciones parciales y finales en los cursos son bastante subjetivas. Habría que hacer explícitos los criterios desde el principio hasta el final de cada curso, para todos los inmiscuidos en esos procesos.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>