El estudiante fue dopado con narcóticos inducidos en una bebida que un compañero de clase le dio, sin embargo, al denunciar el caso, la madre fue ignorada y burlada por maestros y directivos del plantel.

El pasado viernes, la madre de familia recibió una llamada de los directivos del Centro de Estudios Tecnológicos Industrial y de Servicios (CETIS) 119, plantel ubicado en avenida Pichardo Pagaza, en la colonia Nueva Aragón, para que fuera por su hijo que ya estaba inconsciente.

Al solicitar una explicación, la directora del plantel respondió: “Si no le parece, cámbielo de escuela, no somos niñeros”.