El comer y la comida en El Quijote de Cervantes y de Fernández de Avellaneda

By on octubre 9, 2018

La Mtra. Claudia Rodríguez Hernández, coordinadora de la Maestría en Nutrición Clínica de la IBERO Puebla destacó que Comamos buenas migas juntos, es un trabajo minucioso de investigación, con citas y referencias que acompañan cada parte, donde se muestran los grandes momentos que se definen alrededor de la mesa y la comida.

En El comer y la comida en El Quijote de Cervantes y en el de Fernández de Avellaneda, editado por la Universidad Veracruzana, la autora hace un recuento antropológico de lo que significa la comida, habla de gastronomía y de hábitos dietéticos, y hace una historia culinaria<https://soundcloud.com/ibero-puebla/mtra-claudia-rodriguez?in=ibero-puebla/sets/presentacion-libro-comamos-buenas-migas-juntos> que pasa por Mesopotamia, Egipto y Roma, hasta llegar a la España del siglo XVII y XVIII, comentó la Mtra. Rodríguez Hernández.

Por su parte, la Mtra. Montaudon Tomas, comentó que para escribir el libro fue necesario lograr el establecimiento de los elementos antropológicos constitutivos, así como las prácticas de la comida y el comer, la historia de la alimentación, además de la revisión de Libro de arte de cocina de Ruperto de Mola de 1520, el de Diego Hernández de Maceda de 1607, las recetas de El Colegio Mayor de Oviedo de Salamanca y otras obras como el libro de pastelería de la cocina de Felipe II publicado en 1611.

“No es sólo la comida, sino el comer lo que da pie para muchas reflexiones que propician Cervantes y Fernández, pues más que la comida entre el hidalgo y el labriego, lo verdaderamente grande es el viaje espiritual y la denuncia social,<https://soundcloud.com/ibero-puebla/yvonne-montaudon-mp3?in=ibero-puebla/sets/presentacion-libro-comamos-buenas-migas-juntos> para hablar no sólo del valor de lo caballeresco, sino de estructura, cosmovisión política, derecho, poesía, ética, estética, talante, espacio, tiempo, situación humana” señaló Montaudon Tomas.

Los alimentos forman parte del entorno auténtico, otorga a los personajes una dimensión humana, lo mismo permiten descubrir la calidad social de los personajes, hábitos saludables, costumbres sociales a través del acto más humano de la comida, ya que ningún otro ser vivo prepara su comida, se acompaña de sus semejantes, compartiendo y dejándose influir, explicó la autora de Comamos buenas migas juntos.

Finalmente, Yvonne Montaudon identificó en la literatura del siglo de oro español 22 maneras de cómo operan los momentos gastronómicos, entre las que destacan emotivas reconciliaciones en torno al horario de comida, decisiones importantes, la muestra de lazos gozosos de la vida y convites como elementos de júbilo que comparten el placer de comer.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>