MADRID.- La decisión de avalar por cuatro votos contra tres el triunfo de Martha Érika Alonso Hidalgo –la candidata a la gubernatura de Puebla de la coalición Por Puebla al Frente– “fue la gota que derramó el vaso” y  terminó por fracturar al Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF), sentencia el magistrado ponente José Luis Vargas Valdez.

De visita en esta ciudad, donde participó en un encuentro internacional sobre procesos electorales, comenta: la magistrada Janine Otálora Malassis tiene que abandonar la presidencia del tribunal como única alternativa para recuperar la unidad y el liderazgo perdidos.

Y añade: “En el contexto que vive el tribunal, se requeriría de un liderazgo, de unidad y de una interlocución con múltiples actores políticos, cosas que ahora no tenemos”.

–¿Esta exigencia de que la magistrada Otálora abandone la presidencia del tribunal es compartida por otros magistrados o es una exigencia individual? –se le cuestiona.

–Hay otros magistrados que comparten esa idea, aunque soy el primero que lo pronuncia públicamente. Lo dije en el pleno: ha habido cuestiones que han alterado votaciones (anteriores); también lo expresé públicamente en la sesión del sábado 8.

En entrevista con el corresponsal, Vargas Valdez ratifica los argumentos jurídicos que lo llevaron a redactar el proyecto de sentencia en el cual planteó la anulación de la elección de Puebla por las innumerables irregularidades documentadas durante la jornada electoral del pasado 1 de julio. Su propuesta no prosperó.

Relata que el sábado 8 se pronunció contra la “dilación intencionada” de la sesión de la Sala Superior del Tribunal cuyo objetivo, dice, era buscar los “cálculos” necesarios para ganar la votación en el sentido que se produjo, luego de las “presiones y cabildeos” que protagonizaron distintos actores que buscaron influir en la decisión final del TEPJF.

–¿Desde dónde venían esas presiones?

–Hubo presiones políticas de quienes se sentían agraviados con el proyecto. Derivado de esto, hubo también una campaña de ataques mediáticos en mi contra.

El sector “agraviado” por el proyecto de sentencia fue el Partido Acción Nacional (PAN) y la excandidata Alonso Hidalgo, quien fue impulsada por su esposo, el exgobernador Rafael Moreno Valle, actual coordinador de la bancada panista en el Senado.

Paso a Paso

En la entrevista Vargas Valdez explica que él y su equipo descubrieron graves irregularidades en la cadena de custodia de la bodega central del Instituto Electoral del Estado de Puebla (IEE).

Relata: “Me doy cuenta que la información es incompleta, falsa y contradictoria, y eso es lo que me lleva a razonar que en el cómputo distrital no se ofrecía certeza sobre el resultado de la elección en Puebla, toda vez que en esos actos de conteo de votos se había dado un vicio grave: la manipulación de los paquetes y el indebido cuidado de estos”.

En el expediente, continúa, se señala que en el “proceso de desincorporación de los consejos distritales que ya habían sido abiertos para sacar las actas de 11 distritos, se volvieron a abrir sin causa legal justificable. Entonces la pregunta es: ¿qué hicieron tanto tiempo?, ¿por qué no les avisaron a los partidos políticos?

Insiste en que el nuevo sentido de su proyecto estuvo acompañado de una serie de vídeos de la bodega del IEE que mostraban el descontrol sobre los paquetes electorales. En ellos se observa como entraba  y salía gente que los manipulaba o sacaba, incluso en un vehículo. Asimismo, dice, se documentaron hechos de violencia durante la jornada, así como el robo de material electoral.

– La mayor crítica sobre su actuación es que usted hizo público en twitter el proyecto de sentencia, ¿porqué lo hizo?

En el momento en que me decanto por el proyecto de anulación ya habían sucedido varias cosas que, a mi modo de ver, pretendían generar una presión. Básicamente lo hice para que se supiera que ese era mi proyecto, mi convicción y que no iba a cambiarlo.

“A partir de que lo hago público (el domingo 2) recibo un un procedimiento de recusación del PAN pra que me separe del caso: recibo una demanda administrativa y durante cinco o seis días soy objeto de ataques mediáticos. Decidí no contestar porque eso hubiera polarizado más el asunto”.

Argumenta que hizo público su proyecto respaldado en una disposición constitucional del 2014, sobre el “principio de “máxima publicidad en la materia”, considera que, además, todos las resoluciones de conflictos electorales debieran seguir ese mismo camino. Y precisa: si bien existe un reglamento de 1996 o 1997 (según el cual el TEPJF debe mantener la secrecía), “en mi razonamiento una disposición constitucional invalida ese reglamento”.

Revela que al hacerlo público recibió comentarios que lo mejoraron, por ejemplo, llegó una propuesta del Instituto Nacional, que planteaba que los 60 días que él proponía para celebrar una elección extraordinaria no eran suficientes para organizar los comicios extraordinarios, y respetuosamente le sugirieron ampliar el plazo a 90 días.

Refiere que, contra lo habitual, de que las reuniones del TEPJF se celebren el miércoles o jueves a más tardar, desde la presidencia del tribunal se fue posponiendo la celebración de la sesión. Adicionalmente en la sesión privada – que celebran días antes de la sesión pública- los magistrados Reyes Rodríguez Mondragón y Felipe de la Mata, señalaron que no anunciarían el sentido de su voto hasta el pleno “porque todo se filtra”, como reproche a Vargas, por difundir en twitter su proyecto de sentencia.

En esa sesión privada particularmente acalorada, por la negativa de Rodríguez y De la Mata a posicionarse, la presidenta Otálora tampoco quiso definir el sentido de su voto porque -arguyó- le faltaba revisar algunos aspectos del expediente.

¿ Fue una dilación intencionada o realmente esos magistrados tenían sus razones para pedir más tiempo y no informar sobre el sentido de su voto?

– Yo pedí que se resolviera esa semana, como se hace de manera habitual, la presidenta (Otálora) dijo que debían esperar, a pesar de que el expediente tenía tres semanas al menos.

Añade que, coincidentemente, tres días antes de la sesión del sábado 8, “el magistrado De la Mata estaba elaborando el “proyecto de engrose”, que venía en sentido contrario al que yo elaboré; además en la sesión privada se negó a pronunciarse. Y eso en mi interpretación, era para echar abajo el proyecto que yo presenté. El y los otros tres magistrados estaban calculando para llegar a tener los votos suficientes”.

Y el mismo sábado el pleno de la sala superior del TEPJF resolvió con 4 votos contra tres, validar la elección, que daba el triunfo a Alonso Hidalgo, siendo decisivo el voto de la presidenta Otálora.

Junto con ella votaron en contra del proyecto los magistrados Felipe de la Mata, Ildalfer Infante González, y Reyes Rodríguez, quienes consideraron que las irregularidades documentadas no fueron suficientes para anular la elección.

Los magistrados que votaron por anular la elección y revocar el acta de mayoría de la candidata de la coalición Por Puebla al frente, fueron Mónica Aralí Soto, Felipe Fuentes Barrera y el propio Vargas Valdez.

En esa sesión, Vargas insistió en las serias irregularidades presentadas antes, durante y después de la elección. Al validarla les dijo a sus pares, el tribunal sentaba el precedente de “Que todo se vale”.

Insistió en que él y varios de sus compañeros fueron presionados, para cambiar el sentido del proyecto o pronunciarse en contra de éste. Y sentenció “la verdad saldrá tarde o temprano”.

Luego del fallo, que es inatacable, el excandidato de MORENA a la gubernatura, Miguel Barbosa, se inconformó con la resolución pues también denunció presiones del PAN contra el magistrado Vargas, y consideró que el falló del tribunal muestra el deterioro del sistema.

El presidente Andrés Manuel López Obrador, calificó de antidemocrática y equivocada la resolución del TEPJF, pero aclaró que respetará y acatará el fallo.

La versión de Otálora

Tras el falló el torno a la elección de Puebla, la magistrada presidenta Janine Otálora, ofreció varias entrevistas, en las cuales justificó que el sentido de su voto en favor de la panista Alonso Hidalgo, se sustentó exclusivamente en los elementos jurídicos del expediente. Además, calificó de “falso” que hayan existido presiones o amenazas, según informó el diario El Universal, en su edición del lunes 10.

Si Vargas tiene pruebas de las presiones o amenazas, dijo Otálora, puede presentar su denuncia; añadió que los “cuestionamientos” o “inquietudes”, formulados por él, sobre la dilación o cabildeo, no tienen fundamento.

Vargas, quien también viajará a Italia, señala que las declaraciones de la presidenta Otálora, son muy desafortunadas, porque sale a “justificar su voto que fue el decisivo para inclinar la balanza en la votación; sale a cuestionar mi postura en la sesión y por haber hecho público el proyecto. Eso es poco habitual”.

Puntualiza: “La magistrada presidenta no está actuando como corresponde, a un presidente de un tribunal”, y lamenta que ella recurra a los medios para que lo golpeen precisamente cuando se encuentra en viaje de trabajo por Europa.

El entrevistado insiste: “La magistrada Otálora debe dejar la presidencia, pues no está actuando a favor de la unidad. “Ella está justificando su voto y está criticando que yo lo haya hecho público”.

https://www.proceso.com.mx/564059/la-magistrada-otalora-debe-renunciar-al-tribunal-electoral-dice-su-par-jose-luis-vargas