Planes de educación a indígenas enfrentan recorte presupuestal

By on enero 23, 2019
  • Sufren mermas de 12 por ciento en organismos como el Consejo Nacional de Fomento Educativo
Laura Poy Solano
Periódico La Jornada
A pesar de que el Presupuesto de Egresos de la Federación (PEF) 2019 propone impulsar una nueva política educativa que beneficie a la población en condiciones de mayor vulnerabilidad, en particular a estudiantes indígenas, las instituciones que los atienden, como el Consejo Nacional de Fomento Educativo (Conafe), enfrentan recortes por 682 millones de pesos en sus recursos en comparación con lo aprobado en 2018, al pasar de 5 mil 522 a 4 mil 840 millones de pesos para este año, que representa 12 por ciento menos.

Lo mismo ocurre con organismos como la Comisión Nacional de Libros de Texto Gratuitos (Conaliteg), responsable de imprimir al menos 186 millones de libros para prescolar, primaria y secundaria que se distribuyen en todo el país, y que este año contará con fondos por 2 mil 226 millones de pesos, que representan 421 millones menos que en 2018.

En el caso del Instituto Nacional para la Educación de los Adultos (INEA), que atiende a la población mayor de 15 años para abatir el analfabetismo y garantizar que todo mexicano concluya al menos su instrucción básica, tendrá recursos por 2 mil 121 millones de pesos, pero en 2018 le fueron presupuestados 2 mil 546 millones; es decir, enfrenta un recorte de 425 millones de pesos. Una de las metas de llegar a menos de 4 por ciento nacional de analfabetas –a partir del actual 5.5 por ciento– queda en dificultades.

Regiones de marginación con menos recursos

En el PEF 2019 se establece que entre los criterios de la nueva política educativa que se busca implementar se incluye tener un enfoque territorial del desarrollo pedagógico, por lo que se priorizarán aquellas regiones del país con mayor atraso, incluidos los seis estados con un elevado índice de marginación educativa. Además, afirma que para contribuir a revertir la desigualdad social se atenderá a los sectores en rezago académico, por lo que el INEA y el Conafe continuarán con la operación de los programas formativos para adultos, así como instrucción inicial y básica comunitaria, enfocados a los grupos más vulnerables del país.

Cinturón más apretado que en 2017

Ambos organismos deberán realizar esta tarea con menos recursos, incluso inferiores a los asignados en el PEF 2017.

Ese año el INEA recibió 2 mil 424 millones, es decir, 303 millones más de los que le fueron presupuestados este año. Lo mismo ocurre con el Conafe, pues su presupuesto alcanzó 5 mil 45 millones en 2017; es decir, 207 millones adicionales al monto que recibirá este año.

De acuerdo con datos recientes del INEA, las entidades con mayores desafíos para abatir el analfabetismo son Chiapas, Oaxaca, Guerrero y Michoacán, donde también se concentra una elevada tasa de escuelas multigrado, donde se atiende a la población en condiciones de pobreza, la mayoría en municipios de alta o muy alta marginación con porcentaje mayoritario de indígenas.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>