El arca de Noé… ¡esquina bajan!

By on mayo 22, 2019
Germán Martínez

Por: Enrique Galván Ochoa

Conforme iba cobrando fuerza la campaña de López Obrador por la Presidencia, fueron arrimándose personajes sin identificación con la izquierda, es más, algunos habían combatido a la izquierda y al propio AMLO. Llegó el momento en que la campaña parecía una réplica del arca de Noé. Causó escozor el arribo de Germán Martínez Cázares, ex secretario de la Función Pública de Felipe Calderón. Inquietó al primer círculo que Andrés Manuel lo hiciera senador, cuando había elementos de mayor merecimientos y, sobre todo, militancia. Fue una decepción que lo designara como director general del IMSS, una posición que requiere la presencia de alguien con sentido social y dotes de administrador, cualidades que no se advierten en la biografía de Germán. Ayer renunció. Culpó a la rígida austeridad impuesta por el secretario de Hacienda, Carlos Urzúa. Bien sabe el panista con piel prestada de morenista (regresa a su lugar en el Senado a cobrar seis años) que la austeridad no es algo impuesto por los funcionarios hacendarios, sino una política pública del presidente López Obrador –la “austeridad franciscana. Pero no se atrevió a criticar directamente al mandatario.

El tema

¿Por qué fue tan cuestionada la inclusión de Martínez Cázares en el primer círculo de AMLO? Por sus antecedentes. Ya en julio de 2014, el periodista Álvaro Delgado había dejado esta constancia en la revista Proceso: “Martínez Cázares fue un incondicional de Calderón durante casi toda su carrera en el PAN, a cuya presidencia llegó por decisión de éste, en 2007, tras un año como secretario de la Función Pública. Resultó un fiasco: en la elección de 2009, el PAN se desplomó y tuvo que renunciar. Luego de esa renuncia, en una reunión con senadores, Martínez exclamó: ‘Ya me quemaron, ahora me voy a hacer millonario’. Entre panistas se ganó el mote de Adela Micha, porque pedía la mitad de los recursos que gestionaba ante el gobierno y por adelantado. Prototipo de los nuevos ricos del PAN al amparo del poder, Martínez Cázares no tenía casa propia al inicio del sexenio de Calderón y cuatro años después compró una residencia en 16 millones 200 mil pesos, en la mejor zona de San Ángel Inn. Como lo informó el semanario Proceso, en vísperas de las elecciones de 2012, esta propiedad se la compró a Carla María Compeán Woodworth, hija del presidente de la Federación Mexicana de Futbol, Justino Compeán. Se trata de una propiedad de 743 metros cuadrados de terreno, sobre el que se edificaron dos plantas y cuenta con sótano y cuarto para el chofer”. El texto completo de Álvaro Delgado está en Internet, vale la pena revisarlo. En su versión de funcionario del gobierno de Morena, Martínez Cázares tocó el tema de la escasez de recursos (lo cual es cierto) como motivo de su renuncia. Entre otros puntos, se queja de que no le entregaron mil millones de pesos de Prospera; le ataron las manos.

Fuente: La Jornada

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>