Las preguntas de la Reforma Educativa

By on junio 17, 2019
El pensador
  • Paulo Freire nos enseñó la metodología de la pregunta como mecanismo de búsqueda e indagación con fines educativos, plantear preguntas es el inicio de la construcción de conocimientos

Por: Miguel Ángel Pérez Reynoso*

La reforma educativa es una iniciativa gubernamental que tiene como finalidad desplegar un ambicioso proyecto de cambios, ajustes y refuncionamiento del sistema educativo, intrínsecamente se plantea dos finalidades:

a) Contribuir al desarrollo educativo del país y de sus distintas regiones.
b) Legitimarse políticamente ante la sociedad.

Toda iniciativa de reforma educativa se plantea una serie de preguntas como parte de su propia propuesta, algunas personas le hacen preguntas a la reforma, pero cuáles son las preguntas que se plantea la reforma a sí misma. Las preguntas de la reforma son las siguientes:


 

• La reforma educativa no se pregunta realmente con respecto a cómo puede mejorar los indicadores inductivos, sino a partir de maquillar indicadores cómo cuidar la imagen del sistema ante la sociedad.
• La reforma educativa no se pregunta acerca de cómo involucrar de mejor manera a los docentes, para que participen, se involucren y hagan suya la propuesta. Sino cómo controlar a los docentes a partir de corporativizarlos una vez más, incluirlos en las redes políticas de control mediante la coptación política clientelar.
• La reforma educativa no se pregunta acerca de cómo se puede mejorar la capacitación de los docentes en servicio para mejorar el desempeño de la práctica de todos los días y que dicha capacitación sea situada y contextualizada. No, más bien se pregunta acerca de cómo los docentes se pueden apropiar de las propuestas que se elaboren en otro lugar, muy lejos del contexto de su práctica y que dichas propuestas deberán descender para que se acaten y se apliquen.
• La reforma educativa no se pregunta acerca de cómo hacerle para mejorar la extensión del servicio a los lugares en donde no llega la educación, donde no hay ni docentes y las escuelas se ven muy descuidadas, sino más bien se pregunta acerca de cómo ahorrar recursos en las áreas alejadas, en las zonas pobres, donde nadie reclama la educación.
• La reforma educativa no se pregunta acerca de qué manera se puede vincular la educación con el desarrollo económico del país, sino más bien se pregunta cómo supeditar la educación a la economía.
• La reforma educativa no se pregunta acerca de cuáles serán las formas y los mecanismos para hacer más equitativa e incluyente la atención a partir de brindarle mejor cuidado a los que no la tienen, más bien se pregunta con respeto a cómo hacer para que los desplazados y los indígenas puedan integrase al modelo educativo vigente.


De esta manera, lo que tenemos hasta ahora, es que las preguntas de la reforma que se han planteado son inversamente proporcionales a las necesidades sociales reales de la población, la educación no es una mercancía, ni tampoco un fetiche que se regule por las leyes del mercado, aunque los neoliberales así lo creyeron.
Habría que planear otra serie de preguntas y que la reforma se pregunte desde otra perspectiva, preguntas que ayuden al cambio, a la justicia y al compromiso para ofrecer un servicio digno a toda la sociedad.

*Doctor en educación. Profesor–investigador de la UPN Guadalajara, Unidad 141. mipreynoso@yahoo.com.mx

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>