Ausencia de educación favorece matrimonio infantil en AL

By on julio 18, 2019
matrimonio infantil

Entre las principales causas por la que en América Latina no disminuyen las uniones a temprana edad y el matrimonio infantil, se incluye la educación. La falta de ésta, aunada a las cargas de género –como el trabajo doméstico– dificultan que niñas y adolescentes permanezcan en las aulas, lo que favorece las prácticas referidas.

Un estudio reciente del Fondo de Población de Naciones Unidas (UNFPA, por sus siglas en inglés) y la organización Plan International, alerta que 5 por ciento de las niñas de la región se casan antes de cumplir 15 años.

En el documento Una realidad oculta para niñas y adolescentes. Matrimonios y uniones infantiles, tempranas y forzadas en América Latina y el Caribe participan especialistas de Bolivia, Brasil, República Dominicana, Guatemala, Honduras, Nicaragua y Perú, y se revela que en toda la región, 23 por ciento de las mujeres de 20 a 24 años ya habían estado casadas o en unión libre a los 18 años, en 2017.

Agrega que los datos sobre tendencias en América Latina y el Caribe demuestran que es la única región del mundo donde no se han tenido descensos significativos en los últimos 10 años en medidas respecto del matrimonio infantil (antes de los 18 años) o las uniones a temprana edad.

El organismo multinacional señala que esas prácticas “reflejan a menudo las opiniones adultas sobre la sexualidad de adolescentes y sobre cómo ésa se debe gestionar y sancionar. Por ello, subraya que no educar a los jóvenes sobre el sexo y la sexualidad, y no proteger a las niñas del sexo coaccionado y del embarazo no deseado, refleja valores patriarcales y discriminatorios.

El informe plantea al menos siete causas que favorecen el matrimonio y las uniones infantiles y forzadas, entre ellas, la necesidad de escapar de la violencia, ya sea de su entorno social o en casa; como estrategia para huir de la pobreza; por una doble moral sexual, que definen lo que pueden o no hacer antes de las uniones; a esto se suman normas masculinas dominantes; apoyos de los padres a uniones tempranas; leyes débiles para su protección, y falta de acceso a la educación.

Entre las recomendaciones emitidas están: trabajar para cambiar las normas comunitarias sobre el potencial y los roles de las niñas, y fortalecer sus voces como agentes de cambio; además, modificar los roles de género tradicionales que limitan sus oportunidades. Considera que se debe trabajar con líderes comunitarios para reducir la tolerancia social a estas uniones.

Fuente: La Jornada

https://www.jornada.com.mx/2019/07/17/sociedad/036n3soc

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>