CIUDAD DE MÉXICO (proceso.com.mx).- En el último día de actividades de los Juegos Panamericanos de Lima 2019, Alejandra Valencia se proclamó campeona continental en arco recurvo individual para afianzar a la delegación de México en el tercer sitio del medallero, con un total de 37 preseas doradas.

Con este resultado, Lima 2019 es la edición de esta competencia con el mayor número de medallas obtenidas, pues se cosecharon 136: 37 de oro, 36 de plata y 63 de bronce.

Sin embargo, aunque se consiguieron más medallas que en Guadalajara 2011 -133-, en esa edición realizada en casa la delegación mexicana obtuvo 42 oros.

De esta manera, México volvió a obtener el tercer sitio de los Juegos Panamericanos que no conseguía desde la edición de 1955, realizada en la Ciudad de México. Lo anterior también representa un logro inédito para la delegación tricolor fuera de casa.

A unas horas de la clausura de los Juegos Panamericanos, la delegación de México sólo fue superada por el líder y campeón absoluto, Estados Unidos (117 de oro, por el momento) y  Brasil (55).

La delegación mexicana terminó delante de Canadá (34), Cuba (33), Argentina (32), Colombia (28), Chile (12) y Perú (11).

Alejandra Valencia superó en la final a la estadounidense Khatuna Lorig, por 7-3, para adjudicarse el oro, que de paso resultó la única de este metal en dicha disciplina para la delegación tricolor.

Así, durante los 16 días de competencia, México sumó, por lo menos, una presea dorada.

En otro frente, el marchista Horacio Nava finalizó en el segundo lugar, y con ello obtuvo la presea de plata en la prueba de 50 kilómetros de caminata.

El marchista mexicano, quien cedió la iniciativa a partir de los 30 kilómetros de distancia al ecuatoriano Claudio Villanueva –a la postre el ganador-, realizó el recorrido con un tiempo de 3 horas, 51 minutos y 45 segundos.

Villanueva, por su parte, cruzó la meta con un registro de 3:50’01’’, mientras que el colombiano Diego Pinzón se quedó con la presea de bronce con 3:53’49”.

Este domingo, Nava se quedó en el intento de cerrar con broche dorado la última jornada del atletismo en los Juegos Panamericanos, no obstante de erigirse en el líder de la competencia entre el kilómetro 15 y 30.

El mexicano Isaac Palma fue descalificado entre los 12 marchistas que tomaron la salida, de los cuales cuatro de ellos no concluyeron la prueba, entre ellos el guatemalteco Éric Barrondo –subcampeón olímpico en Londres 2012-, que semiinconsciente fue trasladado en silla de ruedas a la zona médica.

Para Nava fue su cuarta medalla en Juegos Panamericanos, después de sumar en Rio 2007, Guadalajara 2011 (oro) y Toronto 2015, donde fue medallista de bronce.

Al final de la prueba, Horacio Nava reconoció que el objetivo era ganar la medalla de oro. Sin embargo, a causa de las dos amonestaciones prefirió asegurar la presea de plata.

El tiro con arco también le dio otra medalla de plata a la delegación tricolor por medio del equipo de arco recurvo femenil. Aida Román, Mariana Avitia y Alejandra Valencia perdieron 5-3 ante las representantes de Estados Unidos.

Mientras que Ernesto Boardman, Ángel Alvarado y Luis Álvarez sucumbieron ante Jack Williams, Brady Ellison y Thomas Stanwood, de Estados Unidos, por 5-3, y con ello dejaron escapar el podio del tercer sitio.

En cambio, el boliche nacional sumó un bronce en estos Juegos por la vía del rebote, a causa del dopaje de uno de los contendientes en la prueba de dobles.

Esta mañana, el organismo que sanciona los Juegos Panamericanos, Panam Sports, anunció la descalificación del puertorriqueño Jean Pérez, al dar positivo con el diurético clortalidona. Pérez se adjudicó el título continental junto a su compatriota Cristian Azcona.

En consecuencia, al recorrerse los lugares, Estados Unidos fue el mayor beneficiado, al quedarse con el oro, seguido de Colombia, mientras que los mexicanos José Llergo y Arturo Quintero ascendieron al tercer lugar.

Por su lado, el karate se quedó sin preseas al quedarse en la fase de Todos contra todos en ambas ramas.

Y en judo también se esfumaron las opciones después de que Liliana Cárdenas fuera superada por la ecuatoriana Vanessa Chala, por ippon en la prueba de -78 kilos, en la lucha por la medalla de bronce.