Sobre el tiempo

By on septiembre 4, 2019
Sabino Cilia Flores
  • A mi padre: Sabino Cilia Flores, en el aniversario de su natalicio

Gildardo Cilia López

Por: Gildardo Cilia López

Algún día, asombrado alguien dirá, que no fue cierto, que no pudo ser cierto; negarán nuestra historia, reiterarán que dioses y titanes no han existido: ¡que jamás existirán!

Y la tierra se conmoverá, inquieta, se estremecerá, y del universo arribarán centellas de almas luminosas y resonará tu nombre, hombre de fuego, de hazañas cotidianas.

Entonces, y sólo entonces, el incrédulo evocará el pasado, y de las montañas eternas, de las hondonadas profundas, de esos laberintos acústicos, surgirá el eco creador de tus palabras.

Y en el silencio, resonará de nueva cuenta, tu voz amorosa, fulminante y de profeta.

Y el paisaje milenario te evocará, escultor de piedras volcánicas, y de los surcos sedientos, germinarán semillas de frutos esforzados, y de los matorrales, entre coronas de espinas, brotarán flores coloridas de sangre viva, que inspiran pasión, con agridulce melancolía.

Algún día, se disiparán las dudas, y nunca más, habrá espacios silentes.

En tu honor, entonarán melodías, aves canoras, divinas hadas policromadas, alondras y golondrinas; y el viento traerá estrofas sonoras, repicarán las campanas, en el templo, faro de espejos, rosa de los vientos, de tu pueblo santo: Chiautla.

Algún día, las huellas de tus pasos, murmullos del pasado, levantarán polvo de oro, y arenas de filigrana.

Y una flor de Colima, semilla prodigiosa, le dará vida a tu corazón, y otra vez, renacerá tu alma, generosa y colmenera, y florecerá tu conciencia mística, forjadora de esperanzas.

Y entonces, sólo entonces, resplandecerá el cielo, con luces fosforescentes y diásporas de colores.

Y en el paisaje granítico, tan férreo como tú carácter, como tu voluntad y tus huesos, crecerán árboles sabinos, eternos ancianos, de raíces inquebrantables, manantiales de savia y agua.

Y tu energía, acallará nuestras quejas, aminorará nuestras fatigas, porque somos ramas, de las raíces de tu vida.

Algún día, el paisaje se moldeará de tus sueños y de tus luminosas quimeras, único ser mío, creador de mis mitos, y de mis palabras.

Y convergerán nuestros destinos, y de nuestras cenizas, surgirán espíritus, que declamarán, nostálgicos, versos sobre héroes esforzados y rimas de poetas taciturnos.

Y caminaremos juntos, orador peregrino, trazando sobre surcos, tortuosos e inhóspitos, nuevos caminos, y, dibujaremos siluetas, en medio de contornos trascendentes, y entonces, y sólo entonces, se entenderá, que el paisaje, es obra de hombres curtidos con corolas del sol, y partículas de arena que laceran el rostro.

Algún día (Padre) retrocederán las manecillas del universo…

Resultado de imagen para chiautla de tapia

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>