¿Por qué leer el libro “Reflexiones sobre la enseñanza de la Historia”?

By on septiembre 12, 2019
Edgar Gómez Bonilla
  • Un texto didáctico que apoya a todos aquellos docentes que tienen la enorme responsabilidad de enseñar historia en secundaria y bachillerato
  • De fácil lectura por la sencillez de su redacción, pero profundo en la forma que aborda la metodología para planear la impartición de un curso, secuencias didácticas, estrategias didácticas y evaluativas

Por: Alejandro García Limón 

En días pasados tuve la oportunidad de terminar de leer el libro “Educar en Competencias: Reflexiones sobre la enseñanza de la Historia”, escrito por el Doctor Edgar Gómez Bonilla, un historiador egresado de la BUAP que durante más de 20 años se ha dedicado a enseñar historia, pero sobre todo a investigar cómo enseñar historia para garantizar que los estudiantes la aprendan, la comprendan, utilicen el conocimiento histórico para resolver problemas actuales y diseñar un mejor futuro, bajo la premisa de que la Historia es una ciencia que estudia hechos del pasado pero que estos están vivos y que influyen en nuestra vida diaria.

El libro Educar en Competencias: Reflexiones sobre la enseñanza de la Historia, está construido en tres partes abordando los siguientes temas y subtemas:

  1. Historia y formación de conciencias. Reflexiones sobre la enseñanza por competencias.
  2. La importancia del dominio de las competencias para la enseñanza de la Historia
  3. Competencias para el manejo de situaciones y aprendizaje autónomo en la enseñanza de la Historia
  4. Percepciones de la Historia y conceptos históricos desde el marco de las competencias
  5. Hacia una delimitación de las competencias de dominio en la enseñanza de la Historia
  6. Transversalidad en historiografía y didáctica: una propuesta para la enseñanza de la Historia

III. Representaciones didácticas en la enseñanza de la Historia. Perspectivas de explicación y análisis desde las competencias

  1. Modelo didáctico por competencias para la gestión del aprendizaje histórico en el aula
  2. Material didáctico para la enseñanza de la Historia por competencias a partir del manejo de fuentes primarias

Edgar Gómez Bonilla

El autor en la primera parte puntualiza en la falacia de que enseñar es fácil y que el hecho de tener un título universitario capacita a cualquier persona para asumir el rol de maestro, situación que se ha demostrado que no es así ante los resultados negativos en los desempeños de los estudiantes, por ello  los docentes deben desarrollar las condiciones que favorezcan la formación de individuos capaces de hacer y aprender a resolver problemas y tomar decisiones desde el conocimiento de las ciencias así como de la Historia.

Edgar Gómez Bonilla

Bajo la premisa de que los estudiantes se desenvuelven en una cultura de lo fácil, lo rápido y lo cómodo, y asumen, como modo de vida, la ley del menor esfuerzo, también es cierto que muchos influenciados por los medios de comunicación y la tecnología, reclaman una enseñanza activa, por ello el docente además de saber Historia debe aprender a diseñar y utilizar las estrategias de enseñanza que aseguren el aprendizaje de los estudiantes.

El autor hace la reflexión de la necesidad de reconocer cómo los estudiantes piensan históricamente y potencian su aprendizaje desde las competencias, logrando que lo aprendido en el aula sea siempre útil para la vida porque la Historia debe vincularse con problemas reales para que el estudiante sea competente y logre idear estrategias de resolución en la toma de decisiones en el presente y futuro.

Edgar Gómez Bonilla

El doctor Gómez Bonilla argumenta que el presente es producto del pasado, que la historia nos enseña a interpretar y ubicar en un tiempo y espacio determinado los hechos, a reflexionar y debatir sobre los problemas humanos reales a los que se enfrentaron los protagonistas de un proceso histórico, por eso la historia debe construir una relación entre el pasado y el presente, a fin de que los estudiantes perciban cómo los tiempos pasados y presentes se encuentran en permanente diálogo, y que su enfoque formativo expresa que el conocimiento histórico está sujeto a diversas interpretaciones y a una constante renovación a partir de nuevas interrogantes, métodos y hallazgos.

Edgar Gómez Bonilla

En la segunda parte el Dr. Edgar Gómez, señala que los docentes deben abordar la Historia como conocimiento y acontecimiento, argumentando que mediante la historia comparada, la enseñanza puede ser el medio para describir procesos y poner a prueba los modelos que distinguen las combinaciones entre lo viejo y lo nuevo, de lo que es promesa y lo que es amenaza. El profesor que imparte la disciplina debe tratar temas históricos a través de una metodología investigativa a través de la cual ayude al estudiante a formular problemas, plantear hipótesis y mostrar las fuentes de información para verificarlas o desecharlas. Puntualizando que la Historia debe ir más allá del conocimiento de hechos históricos. Es imprescindible que parta de un planteamiento metodológico y sistemático que facilite la habilidad de dominio de interpretación de los hechos históricos para generar en el estudiante un pensamiento crítico.

Edgar Gómez Bonilla

Sobre los retos y desafíos en la enseñanza de la Historia, el autor afirma que algunos profesores han decidido transformar la enseñanza de la Historia, con la intención de mejorar las clases y captar la atención de los estudiantes. Utilizando nuevas técnicas, basadas en situaciones recreativas, y se valen de recursos didácticos como videos, juegos, visitas guiadas y ejercicios de tipo heurístico (el arte o la ciencia del descubrimiento) y hermenéutico (técnica de interpretación), que contribuyen con el desarrollo de las capacidades de observación, investigación, abstracción y síntesis. Puntualizando que los fundamentos de la enseñanza de la Historia en la educación obligatoria son: que los estudiantes aprendan conocer y hacer, aprendan a aprender, aprendan a resolver y aprendan a decidir.

Edgar Gómez Bonilla Edgar Gómez Bonilla Edgar Gómez Bonilla

Al definir las competencias de dominio histórico, el autor señala lo siguiente:

* Ayudar al estudiante a comprender que no hay verdades absolutas y que la Historia no es un pasado muerto, y que debe pensarse.

* Empezar a diseñar nuevas maneras de enseñar, con énfasis en el diagnóstico de necesidades y en la aplicación de estrategias que favorezcan el aprendizaje significativo y el desarrollo de competencias de dominio, para resolver problemas con sentido de reflexión.

* Diseñar estrategias de investigación para analizar el procesamiento de la información que realizaron los estudiantes con respecto a la resolución de problemas.

* La práctica escolar tradicional se basa, habitualmente, en la asimilación —mecánica— la repetición y la corrección de procedimientos y datos, y también en las reglas y en los contenidos de las disciplinas con el propósito de fortalecer las conexiones y los hábitos mentales correctos.

* Los constructivistas han sugerido que el aprendizaje es un proceso en el que los estudiantes absorben información, la interpretan, la conectan con lo que ya saben y, si es necesario, reorganizan su comprensión para acomodarla. Esto significa que elaboran sus propios procesos de comprensión de acuerdo con nuevas experiencias que aumentan sus conocimientos.

Edgar Gómez Bonilla

En la tercera parte el Dr. Gómez Bonilla explica el modelo didáctico por competencias para la gestión
 del aprendizaje histórico en el aula, argumentado que la gestión educativa, por su funcionalidad social y su fundamentación, ayuda a corregir o modificar problemas del ámbito escolar, por lo que se ha convertido en un elemento trascendente en la educación contemporánea, porque la gestión permite identificar las dificultades que imperan en materia educativa, pero también genera nuevas oportunidades para propiciar el diálogo entre los docentes, los alumnos, la familia y la sociedad en general.

Puntualiza que en el rubro de la educación, la gestión se divide en cuatro campos: 1. la visión del sistema; 2. su estructura; 3. la comunidad educativa; y 4. el trabajo del docente en el aula.

Definiendo que la gestión educativa se identifica como una política desde el sistema para el sistema.

De los principios prácticos de la gestión pedagógica, señala que la gestión del aprendizaje histórico se enmarca en la revisión del hacer docente, de las prácticas que le acompañan, de la reflexión de las implicaciones que eso conlleva y de su impacto en la formación de los estudiantes. Así mismo la gestión pedagógica plantea la transición del proceso de enseñanza-aprendizaje a la del aprendizaje-enseñanza por que la gestión pedagógica modifica el marco de referencia con situaciones de carácter tradicional.

El autor diferencia la dimensión pedagógica-curricular de la gestión del aprendizaje histórico, afirmando que las formas y estilos de enseñanza varían de profesor a profesor, situación que se advierte en los logros que alcanza cada uno de sus estudiantes, porque el docente, desde la gestión pedagógica, puede ser apto para generar cambios desde su misma práctica. También define a la Secuencia Didáctica como la herramienta que ayuda a gestionar los aprendizajes de los alumnos en el salón de clases; y a la intervención didáctica como la intervención didáctica basada en el principio de recrear las experiencias de aprendizaje de los alumnos en el entorno escolar del aula.

Por último puntualiza sobre la carencia de material didáctico para la enseñanza de Historia en las secundarias y bachilleratos de nuestro país, situación que aleja a los estudiantes de esta importante fuente de saber.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>