Carta de una estudiante ante la injusticia del director de su escuela

By on septiembre 16, 2019
faby2
  • Reflexión sobre los colegios particulares y la salida inesperada de una alumna.

    Poco se sabe de la educación que imparten las escuelas particulares, sobre todo cuando un padre de familia desea encontrar las mejores opciones para sus hijos. En esta búsqueda de alternativas de querer encontrar la mejor educación es común que se elija a una escuela particular; sin embargo con el paso de los años y los grados los costos de las colegiaturas, útiles escolares, etc. aumentan y en ocasiones ya no se puede sostener.

    Esta situación se presentó con una alumna que inició su trayecto escolar en un colegio particular desde maternal y justo cuando iba a cursar el 3er. año de secundaria, la mamá decide que es mejor cambiar de escuela a otra más accesible en cuanto a costos. Sin embargo se queda por la promesa de un director que se compromete a otorgarle un porcentaje de beca como apoyo para permanecer en el colegio, siempre y cuando ella pague lo correspondiente a inscripción.

    Sin embargo ya iniciado el ciclo escolar 2019-2020 la beca que el Director ofreció no se otorga; la mamá exige una explicación y el director le contesta: “que se vaya de la escuela y que no le haga perder su tiempo, tiene hasta el viernes para recoger las cosas de su hija”. No sé si un director sea consciente de la afectación que se hace a un alumno cuando se le pide abandone la escuela, y todavía más cuando no se le da la oportunidad de despedirse de la casa de estudios en la que ha vivido durante 12 años; de sus amigos, compañeros e incluso de sus buenos maestros.

    Es por ello que en este espacio y en pleno uso del derecho a la libertad de expresión, se publica la carta que hizo esta alumna para despedirse de su escuela de la que salió inesperadamente.

Alexa


  • Querida institución Lasallista:

    Tengo muchas emociones encontradas en estos momentos, mucha nostalgia y algo de decepción, pero no hay marcha atrás, hoy me despido de mi segunda casa que desde mi primer día en mi vida escolar, nunca me ha dejado sola.
    Querido colegio, no me queda nada más que agradecer por todas las experiencias que me brindaste en todos estos años, desde mi primera pisada en maternal, hasta mi penúltimo grado de secundaria.
    Muy segura de haberme llevado una gran formación, que con esfuerzo y dedicación, mis maestros cumplían su misión y es convertirme en la persona que soy hoy en día. Mi formación llega a un final inesperado pero a la misma vez maravilloso, porque se me abren puertas para el futuro estudiantil del cual voy a vivir.
    Estar estos años me dejan muchas huellas amistosas, de personas de quienes admiro la enseñanza que me han brindado y se han quedado en mi corazón. No voy a defraudar a mis maestros que me han forjado a superarme cada día. Mis amigos, recordaré cada risa, cada equipo, cada evento, entre otros. Me hicieron y me acompañaron a ser feliz hasta mi último rastro en el colegio. Mis compañeros que a pesar de todo nos apoyamos en los momentos que necesitábamos. Los voy a extrañar pero nunca los voy a olvidar.
    Director Oscar, de manera amable quiero invitarlo a reflexionar ante la situación presente, aprenda a valorar a los alumnos o ponerse “en los zapatos de los demás”. Me quedo muy desconcertada de su persona y del trato que recibimos mi mamá y yo. Hay que saber hablar con claridad y profesionalismo, y dejar la persona déspota que me ha reflejado y que me sacó de mi escuela. Me arrebató mi ilusión de graduarme de mi tercer año de secundaria, con las personas que realmente quiero, y es un grado en el que se recuerda toda la vida, es algo que nunca voy a olvidar. Por mi recorrido en estos años en la escuela, me enseñaron tantos valores que no vi en usted, o más bien que no aplica los valores lasallistas. Espero que en su vida futura pueda aplicarlos, porque yo me voy muy bien servida de haber aprendido valores de maestros que si los aplicaban.
    Todos somos responsables de nuestras decisiones, pero no somos de las ajenas, y cuando cumplimos las prioridades que nos convienen, las decisiones se convierten fáciles.
    Le invito a que reflexione, ya sea en este o en otro lugar no le haga lo mismo a un alumno, me crea o no, si me voy muy desilusionada de la escuela, no esperaba nada de esto. Que toda mi vida en la escuela, se fuera por malas decisiones.
    Piense y actúe después.
    Me siento tranquila al poder haber pertenecido a la familia lasallista, y poder llevarme bonitos recuerdos de estos años.
    Espero que mis compañeros y maestros, estén felices y realizados en el ámbito personal y académico.
    Gracias por todo, por brindarme lo que se pudo dar, siempre estarán en mi corazón.

    Atentamente: Alexa


    Alexa

    Que esta carta permita reflexionar sobre la responsabilidad y la afectación que se genera cuando a un alumno de forma tan inesperada se le tiene que retirar de “su escuela” a la que ha pertenecido, ya que él aún no distingue que es privada. Si el director no estaba en posibilidad de otorgar un apoyo, es profesional decirlo en su momento y no tomar decisiones de retirar a una alumna de manera tan indigna e inesperada; a un año de tener el título “hijo de La Salle”, mismo que iba a obtener al culminar el tercer grado de secundaria; sirva de experiencia y antecedente para que no vuelva a suceder.

    Es claro que a veces las instituciones particulares como esta, tienen las mejores intenciones, sin embargo el papel del director es fundamental para lograr dichos fines y generar una comunidad educativa, sustentada en valores y principios filosóficos y humanistas. Es claro que los niños o jóvenes se tienen que retirar cuando el padre de familia no puede pagar; sin embargo este retiro no debe ser agresivo y menos violento porque al final el daño emocional que causa a estos alumnos puede ser irreversible.

    Por otro lado, la mamá envía este mensaje por el apoyo recibido:


    “estoy agradecida por la intervención y seguimiento de “Atención Ciudadana”, de la Subsecretaría de Educación Básica y Media Superior, de la Secretaría de Educación Pública de Puebla, que de manera oportuna atendió mi solicitud ante la institución de mi hija, para agilizar el trámite de reembolso y devolución de documentos. Esperando que las autoridades educativas continúen apoyándonos en el proceso educativo de nuestros hijos”.

    Lo importante y necesario es que los directores reconozcan que los alumnos merecen respeto, son el fin, el futuro y el progreso de nuestra sociedad. Por tanto la baja de un alumna (o) no es un dato estadístico, es una situación real a la que debe darse seguimiento por un lado Alexa ya agradeció, se despidió de su escuela; al final ella tiene que ser recibida en otra escuela, y tal vez asistir a terapia para superar esta situación y poder continuar con un desarrollo integral sano.

    Sin embargo queda otro asunto pendiente y atendiendo a los derechos establecidos en el marco del Art. 3º constitucional y la Ley General de Educación, las preguntas son: ¿cómo se aplica el marco legal en una escuela particular?,. Y para dar seguimiento ¿qué procede para el director?, ¿quién se ocupa de orientar y cómo puede mejorar la toma de decisiones del director de colegios particulares? ¿Cómo hacer consciente en él los riesgos y los daños emocionales que puede generar en los alumnos, los padres de familia incluso en los docentes y personal que laboran con él?

    Será que las escuelas particulares poco se ocupan de la formación del personal académico. La solución que normalmente estas escuelas toman es despedir al personal que cae en estas arbitrariedades, porque el interés principal de estas escuelas está centrado en la imagen y la matrícula (que significa su sostenimiento económico), y no en el desarrollo integral del alumno mismo.

    Por este motivo la reflexión final es para tomar en cuenta este caso, y vale la pena revisar cómo se aplica la normatividad en la educación que imparten los particulares. Por otro lado generar su programa de formación enfocado en la “Profesionalizar a los docentes y figuras directivas que atienden a los niños y jóvenes de las escuelas de educación básica” para otorgar educación en el enfoque de los derechos humanos, la equidad y la inclusión.

    *M. F. M. B.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>