Yo decido mi futuro

By on octubre 11, 2019
estudiante_unam_fes_acatlan_kupijy-vargas-huitron
En México sólo la mitad de las mujeres tiene acceso a la educación media superior y una quinta parte a la superior, quien no tiene mayor horizonte de desarrollo asume una maternidad, muchas veces deseada, antes de llegar a cumplir 20 años. Se trata de personas que han sido excluidas del derecho a la información, a la salud y a la educación, son jóvenes cuyo horizonte de escolaridad es corto, no va más allá de la secundaria, porque ni ellas ni sus antecesoras han tenido acceso ni a estudios superiores ni a empleos atractivos, chicas que reproducen la pobreza y un estilo de maternidad temprana que les impide crecer más y postergar la formación de la familia para cuando se tengan mejores condiciones económicas. Hay también prácticas ancestrales de matrimonios arreglados a edades muy tempranas, que son parte de usos y costumbres que, en pleno siglo XXI, prevalecen en pueblos originarios y algunos barrios del país y de la Ciudad de México.

En cambio, las mujeres que aspiran a estudiar más y quieren postergar el matrimonio y la maternidad, vienen de familias con mayor capital económico y cultural, están más informadas y desde el noviazgo o cuando inician su vida coital recurren a métodos anticonceptivos. Sin embargo, aun dentro de este grupo privilegiado, 40 por ciento enfrenta un embarazo no deseado antes de cumplir 19 años, menos de 10 por ciento recurrirá a la interrupción del embarazo (un derecho garantizado en la Ciudad de México por decisión de la mujer, hasta la semana 12 de gestación) y las demás asumirán la maternidad dentro o fuera del matrimonio, como una inercia o reproducción social. En el nivel medio superior, casarse o hacerse madre es tercera causa de deserción escolar.

La mayoría de adolescentes se embaraza de sus novios, a veces por falla del método anticonceptivo (ninguno es 100 por ciento seguro), porque no se han enterado dónde pueden conseguirlos, porque no los usan siempre, es decir en cada contacto sexual, o porque no saben utilizarlos correctamente. Hay también casos de embarazos por violación, especialmente entre niñas y adolescentes menores de 16 años.

En la Ciudad de México nacen cada año más de 18 mil hijos de madres menores de 19 años, la gran mayoría de ellas tiene entre 18 y 19 años, casi 7 mil son menores de 17 y cerca de 400 son realmente niñas, de menos de 15 años de edad. La tasa local es de 55 nacimientos por cada mil adolescentes, una tasa menor que la del país (de 70/1000), pero que muestra un estancamiento en las décadas recientes. Las más altas tasas de embarazos de adolescentes se registran en las alcaldías de Xochimilco, Iztapalapa, Tláhuac y Álvaro Obregón.

Como parte de las políticas de igualdad, el gobierno de la Ciudad de México considera que todas las personas, mujeres y hombres, tendrían que acceder a más altos niveles de escolaridad, a trabajo decente y a posiciones políticas de alta decisión. De ahí la importancia del Programa Pilares: Puntos de Innovación, Libertad, Arte, Educación y Saberes, ubicados en las zonas de mayor precariedad, los cuales cuentan con ciberescuelas con tutores para quienes quieran concluir sus estudios de educación básica, media superior o superior, talleres de oficios y apoyos económicos para emprendedores y emprendedoras, y programas deportivos y culturales.

Después de la violencia de género, la Prevención del Embarazo de Adolescentes es la segunda prioridad de la Secretaría de las Mujeres, tal como recibí la instrucción, desde el primer día de gobierno, por parte de la jefa de Gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum Pardo. Se trata de una estrategia interinstitucional coordinada por la Secretaría de las Mujeres, compuesta por la Subsecretaría de Coordinación Metropolitana, la Secretaría de Salud, la Secretaría de Educación, Ciencia, Tecnología e Innovación, el Instituto de la Juventud y la Secretaría de Pueblos y Barrios Originarios y Comunidades Indígenas Residentes, más otros 12 entes públicos y organizaciones de la sociedad civil de la capital. En todas las demarcaciones se realizan los foros Yo Decido Mi futuro, para concientizar sobre la importancia de evitar el embarazo antes de los 19 años de edad, promover la doble protección anticonceptiva (uso simultáneo del condón y la pastilla u otro hormonal) con la finalidad de hacer corresponsables a los hombres de las prácticas preventivas, porque el embarazo no es sólo un asunto de mujeres, sino de hombres y mujeres. Ambos necesitan estar informados, contar con acceso a los métodos, y especialmente, respetar que en el noviazgo, las prácticas sexuales sean producto del consentimiento de la pareja, y de respeto al derecho a una vida libre de violencia, de infecciones y de embarazos no deseados. La estrategia contempla cine clubs, ferias de servicios, capacitación de docentes, sicólogos/as y médicos/as de planteles de educación media superior y superior, así como personal de los 72 Servicios Amigables para Adolecentes en Centros de Salud, donde pueden recibir educación sexual, consejería y servicios de salud reproductiva. La información clave está en el Micrositio: https://www.semujeres.cdmx.gob.mx/yo-decido-mi-futuro

El margen de decisión de una adolescente sobre su sexualidad y su reproducción es crucial para continuar su desarrollo. Las mujeres que alcanzan los sueños de realización personal que se plantearon en la segunda o tercera década de vida, más allá de la maternidad, conforman una minoría en los países con economías dependientes. La tasa de embarazo de adolescentes es siempre un indicador de pobreza que exige, además de cambios culturales, políticas públicas para superar limitaciones estructurales.

*Titular de la Secretaria de las Mujeres

Por: Gabriela Rodríguez R.*

Twitter: Gabrielarodr108

Fuente: La Jornada

https://www.jornada.com.mx/2019/10/11/opinion/021a1pol

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>