Las llamadas a misa o la propuesta del SNTE para la Nueva Escuela Mexicana

By on noviembre 1, 2019
foto_4_1

Revista Educarnos

El pasado miércoles 23 de octubre se desarrolló en Jalisco el Foro Regional del SNTE “Propuesta Pedagógica para la Nueva Escuela Mexicana”, que reunió a 7 secciones sindicales de los estados de Colima, Jalisco, Michoacán y Nayarit, el evento tuvo como base la síntesis de las ponencias de unos cuantos afiliados que participaron en un evento seccional previo realizado el día 17 de octubre (en el caso de Jalisco) y, a su vez, será el material utilizado para la redacción del documento final que entregarán al gobierno federal y cuyas ideas puedan ser incluidas en la propuesta de la Nueva Escuela Mexicana.

El ejercicio del SNTE, al margen si va a producir cosas positivas o negativas al magisterio, éste deja ver varias aristas para su reflexión y análisis. Por un lado, llama la atención la escasa convocatoria que logró reunir, en el caso de la Sección 47, donde asistí y participé, a lo sumo se recibieron 40 ponencias en las tres mesas de trabajo, de igual manera durante la inauguración y la clausura el salón principal estuvo a menos del 50% de su capacidad entre ponentes y personal de la Sección, con estos números y tomando en cuenta los miles de agremiados con que cuenta, la muestra es poco significativa y no representa generalidades sobre lo que son las necesidades y problemáticas educativas de las escuelas de los niveles inicial, básica y superior del subsistema educativo estatal de Jalisco; por otro lado, y no menos importante, la propuesta a construir presenta desfases en tiempo y forma debido a que, la Nueva Escuela Mexicana está demasiado cocinada en teoría y porque difícilmente incluirán algunas de las ideas que el SNTE proponga por muchas razones, principalmente las relacionadas con la memoria reciente y porque al hacerlo le estarían dando un trato preferencial a esta visión sindicalista, sobre todo en estos tiempos donde habrá que recuperar todo lo que se perdió en el camino del sexenio pasado por los maestros, la escuela y la educación en general y, sin dejar de lado, que su interlocución suena más a actos anticipados de campaña debido a que en los próximos meses se reformarán las estructuras para elegir los nuevos personajes y las propuestas que dirijan los destinos del o los sindicatos magisteriales.

Definitivamente los tiempos actuales ya no soportan el tipo de sindicalismo que todos conocemos, pero tampoco podrá ser muy diferente a lo que existe, lo cierto es que hay tanta cultura de pasividad del SNTE sembrada entre el magisterio que (lamentablemente) no ha podido ni ha querido generar suficientes liderazgos legítimos, honestos, transparentes y comprometidos con los derechos de los trabajadores de la educación y el sentido real de la escuela pública, tan grave es el asunto de lo que le espera al magisterio sindicalmente hablando que, muchos desean el regreso de Elba Esther Gordillo, su camarilla y sus visiones modernistas para que los dirija por todo lo que hizo antes, durante y posterior a su “encarcelamiento”.

Lo visto, tanto en el foro local de la Sección 47 como en foro regional realizado en el Aula magna de la ByC Escuela Normal de Jalisco, nos manda varios mensajes, entre otros, que el músculo real del SNTE no es el que quisieron mostrar en El Zócalo de la Ciudad de México al casi llenar la plaza con gente cuyo principal propósito era turistear, sino el que se refleja en las convocatorias como las antes nombradas y donde la ausencia del magisterio se debe a la falta de credibilidad en un sindicato que ya no los representa en sus derechos, necesidades y demandas porque, en cada coyuntura sólo vela por sus propios intereses, es decir, los del dirigente y el pequeño círculo que lo arropa y no necesariamente el de los trabajadores de la educación, sino el del grupo que sólo se recicla con el paso de los años y que se va quedando de manera egoísta y avara con las pobres migajas que le comparte de cuando en cuando la autoridad oficial.

No tengo la menor duda que muchas de las ideas expresadas y demandadas por los maestros son reales y legítimas, lo triste es que la mayoría de ellas únicamente se quedarán en papel porque no pasarán de allí debido a que para su aplicación se requieren recursos, inversión y dinero, justamente de lo que ahora carece el actual gobierno porque la prioridad de los recursos están pensados para otra cosa, el ejemplo más evidente es el de las escuelas Normales en donde, la disminución del presupuesto no refleja para nada la tan llevada y traída Nueva Escuela Normal, el fenómeno de la austeridad republicana se llevará entre las patas a cualquier idea de transformar en menor o mayor medida las condiciones reales de la escuela pública, mucho menos serán tomadas en cuenta las propuestas planteadas por el SNTE un tanto por lo que es y por lo que ha sido a lo largo de la historia.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>