Violencia en que participan niños, por la exclusión y la desigualdad

By on enero 15, 2020
descarga
  • Deben ser vistos como víctimas y no criminalizarlos, destacan en foro

La Jornada

Los actos de violencia en que se han visto involucrados niños, niñas y adolescentes son reflejo directo de la inequidad social y la exclusión, de las cuales los pequeños son una de las principales víctimas, por lo que es necesario atender las causas profundas de este fenómeno y no criminalizarlos, ni a sus familias.

Tal fue una de las principales conclusiones de los participantes en el foroInfancia y juventud frente a la crisis y el conflicto social en América Latina y el Caribe”, quienes alertaron que operativos como Mochila segura violan el derecho a la intimidad de los estudiantes y que la pobreza en que viven muchos niños ha repuntado de forma preocupante desde 2014.

El abogado y catedrático español Jorge Cardona, ex integrante del Comité de los Derechos del Niño de Naciones Unidas (CDN-ONU), enfatizó que los menores que participan en actos de violencia también deben ser considerados víctimas, ya sea de un entorno familiar agresivo o de factores externos, como grupos criminales, muchos de los cuales los reclutan a edades muy tempranas.

La violencia es efecto, no causa, por eso hay que enfocarse en las causas reales, como la inequidad social, exclusión, desigualdad económica, mala calidad de la educación y falta de acceso a oportunidades, señaló.

En ese sentido, el especialista consideró que operativos como Mochila segura–defendidos por el presidente Andrés Manuel López Obrador– quitan a niñas y niños el derecho a la intimidad y resultan absurdos. Lo que hay que buscar son las causas de la violencia; el Estado policial no es la solución, destacó.

Por su parte, el pediatra argentino Norberto Liwski, ex vicepresidente del CDN-ONU y asesor del Instituto Interamericano del Niño, explicó que las pobrezas moderada y extrema han repuntado desde 2014 en la región latinoamericana, luego de haber remitido en 2012, lo que significa un elemento determinante de conflictividad social.

De acuerdo con estudios de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe, dijo, de 2012 a 2014 se logró reducir las carencias de buena parte de la población, de tal manera que 27.8 por ciento estaba en pobreza y 7 por ciento en pobreza extrema, pero a partir de 2014 y hasta 2019 esos índices aumentaron a 31 y 12 por ciento, respectivamente.

La socióloga y politóloga ecuatoriana Sara Oviedo, ex vicepresidenta del CDN-ONU, resaltó que aunque las niñas, niños y adolescentes son uno de los sectores más vulnerables ante la violencia, no deben ser vistos únicamente como víctimas, sino como actores sociales muy importantes, como demuestra el caso de las movilizaciones estudiantiles en Chile.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>