A un año de la creación del programa social de Jóvenes Construyendo el Futuro, Juan Carlos Botello Osorio, director de la Facultad de Comercio y Estrategia Internacional de la Upaep, consideró que el programa fracasó pues solo dos de cada cien inscritos accedieron a un empleo formal.

«Si vemos la efectividad del programa, solamente el 2.2 por ciento fue generación de empleo, que ese era el principal objetivo. Si analizamos la política pública con lupa y si el objetivo era que el joven aprenda y se convierte en un empleo formal, en realidad solamente fue un 2.2 por ciento, entonces son los empleos más caros que ha habido en la historia», detalló.

En rueda de prensa Botello Osorio explicó que además del poco éxito que tiene en la creación de empleos formales, los becarios de Jóvenes Construyendo el Futuro no aportan a la economía del país, pues de los 3 mil 600 pesos que reciben mensualmente no se les realiza ningún descuento por concepto de impuestos.

«De esos 3 mil 600, ¿cuánto le quitan de impuestos al joven? Nada. Entonces tampoco el joven está contribuyendo al pago de un impuesto, mientras que los que tenemos un empleo formal estamos pagando una buena cantidad de impuestos. La realidad es que ese proyecto social es muy caro para los resultados que realmente se ofrecen», analizó.

Del mismo modo criticó que este programa pueda ser calificado como un empleo para jóvenes, por lo que además de su fracaso consideró que se trata de una plataforma electoral que podría ayudar al partido de Andrés Manuel López Obrador durante los comicios intermedios del próximo año.

«Eso no es un empleo, es un derroche de dinero y, para mí, es construir una base electoral de votos que sirva para el próximo periodo, que son las intermedias. Entonces, yo creo que el programa es un fracaso, es mucho dinero que se está perdiendo y que bien podría ocuparse en otras cosas», consideró el académico.