Las malas decisiones educativas

By on febrero 6, 2020
Aurelio Nuño Mayer

By 

 Por: Jaime Navarro Saras*
*Editor de la Revista Educ@rnos.
jaimenavs@hotmail.com
Pasa el tiempo y no terminamos por aprender que las medidas tomadas para impulsar una reforma o una innovación educativa siempre traerán pros y contras, situación que, al parecer, las autoridades responsables solo alcanzan a ver la parte positiva de los resultados esperados y no logran ver todo en su conjunto.
Debido a esto que comento, quién iba a decir (aunque muchos lo dijimos, analizamos, criticamos y señalamos en su momento) que la modificación de los requisitos para ingresar al servicio profesional docente con licenciaturas no docente, así como eliminar el concepto de antigüedad, estudios, cursos realizados y demás rubros del escalafón para obtener puestos de dirección, supervisión y jefatura de sector generarían tantos problemas como los que hoy vemos y padecemos en la escuela pública.
Quienes se vieron beneficiados por esta iniciativa poco a poco se fueron adaptado a su nueva vida laboral, pero no fue nada fácil, para la mayoría de ellos fue complejo y sufrido, de ello destaco tres realidades vigentes:

• Unos cuantos (la minoría) renunció a la plaza o al encargo porque no estaban preparados en lo profesional y en lo mental, su carácter débil los hizo tomar decisiones drásticas y por ello no están más en la función;
• otros más (la mayoría) fueron encontrando las áreas de oportunidad de los espacios escolares y aprovecharon las debilidades del sistema educativo mexicano para sobrevivir sin tener las capacidades mínimas para trabajar en educación, en estos personajes tenemos un elemento que los caracteriza: el autoritarismo, además de ser demasiado ortodoxos con la normatividad, los manuales de funciones y todo documento oficial que deban llevar a cabo como docentes, directivos o supervisores, eso los caracteriza, pero también los señala y estigmatiza como tales;
• unos más (los menos de todos) y gracias a su carácter, su entrega y su formación en otros campos ajenos a la educación, han tomado la función docente con bastante profesionalismo, por lo regular son líderes natos, saben hacer equipo, buscan actualizarse y de una manera u otra se convierten en el alma de la escuelas y de las zonas escolares, su visión de las cosas ha enriquecido los procesos educativos existentes y se han caracterizado por ser referentes y con iniciativas a la hora de emprender nuevos proyectos educativos dentro o fuera de los contextos escolares.

Es indudable que la profesión del magisterio cayó en un desprestigio provocado desde la SEP (con visión empresarial) en contubernio con los medios de comunicación. Por desgracia fue la mejor estrategia que encontraron Chuayffet, Nuño y Peña Nieto para maniatar a los maestros contra todo lo que se venía en la parte laboral, sobre todo porque nunca hubo un contrapeso real para defender los intereses de los trabajadores de la educación, fueron (lo reconozcan o no en el SNTE) los momentos más entreguistas de este sindicato sin memoria y aliado incondicional del Patrón-Estado independientemente del color partidista.
Lo cierto es que lo hecho por Nuño y compañía (con relación al ingreso laboral) no tiene manera de echarlo atrás, independientemente de que ya no será posible ingresar al servicio docente por dicha vía con este gobierno, debido a ello y haciendo un señalamiento a la distancia, al final comprendimos que estos señores nunca entendieron lo que significa la profesión docente que labora en las escuelas públicas y eso, lo queramos o no, es lamentable.
Una cosa interesante y solo para mostrar un hecho de las malas decisiones de la SEP el sexenio pasado, los hijos del neoliberalismo cuya educación está muy ligada a universidades en el extranjero, principalmente en EEUU, nunca supieron que este país contrata año con año maestros mexicanos para enseñar el español o atender comunidades México-americanos, ¿saben que documento le piden a los maestros de manera obligatoria para ejercer la profesión en dicho país?, el título de profesor normalista… ¡Ay Nuño! Ni como defenderte.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>