UPN en Jalisco, estancamiento institucional y escenarios inéditos

By on febrero 11, 2020
upn

By 

Por: Miguel Ángel Pérez Reynoso*

*Doctor en educación.

Profesor–investigador de la UPN Guadalajara, Unidad 141.

mipreynoso@yahoo.com.mx

La Universidad Pedagógica Nacional (UPN), es una institución pública inserta en la educación superior y que recientemente ha cumplido 40 años de existencia, la UPN en Jalisco ofrece sus servicios en 5 campus distintos, tres de ellos se encuentran en la ZMG y dos en el interior del estado.

En diversas ocasiones se ha mencionado acerca de las contribuciones que ha dado la UPN al sistema, la principal es contribuir en la conformación de una nueva cultura para el magisterio, en el rubro de la profesionalización.

La UPN es un proyecto de desarrollo institucional el cual se encuentra diseminado a todo lo largo del territorio nacional, tenemos campus de la UPN desde Baja California hasta Chiapas, ningún estado del país queda fuera de los proyectos de desarrollo institucional que ofrece la UPN desde hace 40 años. La fecha del 18 de mayo de 1992 se convirtió en una fecha fatídica para la Universidad, cuando se descentraliza y se transfiere a los estados.
Con dicho ejercicio de descentralización, la UPN pasó a depender de los gobiernos locales y con ello los problemas se agudizaron, como dicen algunos colegas ahora tenemos dos papás, pero divorciados. El hecho de que la vida institucional, dependa en gran parte del gobierno local, es depender de una racionalidad que piensa en prioridades de distinto tipo y que no siempre incluye a la UPN como parte de su espacio de prioridades.
Ligado a lo anterior tenemos que la plantilla académica de la UPN fue reclutada a través del concurso abierto de oposición, éste fue un recurso importante que sirvió para reclutar personal académico seleccionado, el problema es que dicha práctica quedó cancelada desde el año 2005 en que se realizó el último concurso, después de ello los nuevos docentes han sido invitados por los directores o directoras en turno, a sumarse al proyecto institucional, las condiciones laborales no han sido las mejores para el personal que labora a través del régimen de contrato temporal, generando problemas nuevos, como vulnerabilidad en el empleo como conflictos internos en el seno de las Unidades.
Actualmente la UPN atraviesa por problemáticas inéditas, no ha sido capaz de revertir la insensibilidad gubernamental y ante ello reconozco tres problemas inéditos a las cuales no se había enfrentado dicha universidad en su historia. Dichos problemas requieren un tratamiento igualmente nuevo. Dichos problemas son los siguientes:

a) El relevo generacional que vive la UPN actualmente no sólo en Jalisco sino incluso en el ámbito nacional, a falta del concurso de oposición, no está sirviendo para garantizar una plantilla comprometida con el nuevo escenario. La UPN en Jalisco desmanteló la estructura estatal distribuida en módulos regionales o subsedes, la atención educativa se ha centralizado y la llegada de nuevos programas educativos como es el caso de la Licenciatura en Pedagogía, la cual se atiende con los mismos recursos de antaño (y en algunas unidades con menos). Los retos y desafíos institucionales se han incrementado y las condiciones institucionales para su atención siguen estancadas.
b) El desinterés y la indiferencia de la autoridad educativa local es evidente al no involucrar a la UPN en los asuntos nodales de la agenda pública educativa actual, además ello va ligado en su contraparte a que la UPN ha hecho muy poco esfuerzo por involucrarse. Por ejemplo, hay asuntos ligados con el diseño y operación de cursos cortos que impacten en una mejor práctica de docentes, el diseño de propuestas y proyectos de intervención dirigida a los docentes en servicio para vincular dicha iniciativa con los ejes y las iniciativas de la actual propuesta de reforma. Es decir, no todos son programas de formación, también la UPN puede contribuir al tejido fino del desarrollo institucional en Jalisco, pero para ello se requiere un mejor liderazgo y mejores formas de interlocución entre las autoridades educativas locales y las autoridades estatales de la Universidad.
c) El tercer punto tiene que ver con los problemas internos de la propia UPN, las visiones particulares, las tradiciones en la gestión y los estilos de liderazgo por Unidad y a nivel estatal generan tensiones igualmente inéditas. Actualmente la contradicción en el seno de la UPN se encuentra en dos perspectivas básicas. Por un lado está una idea que intenta hacer predominar una visión arcaica, sobre la base de reivindicar las condiciones y los logros del pasado, su discurso es gastado y poco convincente, además dicha postura reclama un patrimonio de algo que no les pertenece; por el otro lado, existe una visión más renovada que piensa en dinamizar a la UPN acoplando su proyecto a los retos actuales, ambas visiones tienen argumentos y posturas fuertes, lo que hace falta es una instancia que medie y que regule el debate no para que una postura gane sobre la otra. No se trata de eso, se trata de sumar todas las visiones y todas las iniciativas en un gran proyecto que sirva para darle un nuevo rostro a la UPN en Jalisco, pensando no sólo en el presente, sino también en su futuro.

Existe una iniciativa a nivel nacional de realizar un magno Congreso Universitario, dicha iniciativa es legítima en todo momento, pero está atravesada por la disposición y las ganas verdaderas de mejorar, no sólo las condiciones institucionales sino el compromiso ético que tiene la UPN con la sociedad de seguir formando agentes educativos de alta calidad académica.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>