Aumento salarial al magisterio para 2020: Dudas

By on abril 8, 2020
399456521-35a7pk031gyg3k6mtrpjfjowik648zsc5cxgzb5u9kd348s0g

Revista Educarnos

El pasado martes 3 de marzo inició el diálogo entre la SEP y el SNTE para la negociación salarial de este año, en la entrega del Pliego Nacional de Demandas 2020 se enfatizó acerca de “la redignificación integral de las condiciones salariales, laborales, profesionales y de seguridad social del magisterio”, se aclaró que dicho pliego era producto de una consulta en las 55 secciones sindicales de todo el país y en la cual participó un millón 286 mil 865 trabajadores de la educación. Esteban Moctezuma, por su parte, prometió analizar a fondo las propuestas y sintetizó el diálogo con la frase de que, “Espero que conduzcamos nuestras negociaciones en el ambiente que hemos logrado construir de concordia y de respeto”. Se esperaba, hasta ese momento y hasta antes del reconocimiento de la emergenca sanitaria del Covit-19, un impacto salarial superior a lo logrado en 2019 (6.25% a maestros de educación básica, 5.85% para el personal de apoyo y asistencia a la educación y 6.15% al personal homologado, aunque realmente solo fue del 3.35% al salario, lo demás fueron prestaciones), y muy lejano al incremento del salario mínimo en 2020 que fue del 20%.

En menos de un mes, se desmoronaron las expectativas de incremento salarial del SNTE debido al impacto que provocará en la economía el efecto del Covid-19, es por ello que se espera un 15 de mayo desolado, raquítico, austero y posiblemente sin público, porque para ese entonces estaremos en el pico máximo de contagios y decesos por el que ahora atraviesan países como España, Italia y EEUU.

Esa posible realidad de austeridad es entendible porque los recursos que se tienen deberán enfocarse a sufragar las necesidades para resistir la pandemia, es claro que dichos recursos se enfocarán en apoyo a los desempleados, a los que menos tienen, así como a la compra de medicamentos, equipo médico y la contratación personal de la salud para salir adelante.

Los trabajadores de la educación vienen de un sexenio complicado, en donde su imagen fue maltratada, ya que las autoridades educativas de entonces vendieron la idea de que la labor docente era la responsable de los males educativos y sociales del país entre otras cosas; durante los 16 meses de gobierno que llevan las autoridades federales vigentes, la imagen del magisterio poco a poco ha ido recuperando valores y la dignidad arrebatada por gobernantes del pasado.

La emergencia del Covid-19 modificó la función magisterial, al irse los niños, niñas y jóvenes a su casa para protegerse del posible contagio, los maestros hicieron todo lo posible de manera virtual (a pesar de la falta de capacitación y equipo tecnológico idóneo) para que los alumnos cumplieran con las tareas diseñadas exprofeso y no corrieran el riesgo de perder el ciclo escolar que aun no sabemos si se va a reanudar en abril, mayo, junio o julio.

También es cierto, hasta ahora, que los trabajadores de la educación han recibido su salario sin menoscabo (salvo a los que todavía adeundan en estados como Jalisco) y, seguramente, seguirán en la función una vez que pase la pandemia y se autorice el regreso escalonado a la vida normal, cosa que no sucede con muchos mexicanos que perdieron el empleo, que sufrieron decuentos en el salario o que no tienen ingresos por trabajar en el comercio informal, en ese sentido el magisterio que trabaja en escuelas públicas es privilegiado (no así los docentes que laboran en escuelas privadas, allí permea la incertidumbre).

Es importante, al margen de la condición laboral de los maestros en nuestro país, lo señalado por el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador (en La Mañanera del 31 de marzo), en ésta hizo varios anuncios con relación al impacto del Covid-19 en la economía del país, entre ellos tocó el tema del aumento salarial para 2020, señaló que no habría aumento para quienes ganan más de 30 mil pesos mensuales (aunque la cita textual fue: “a los trabajadores que ganan 30, menos de 20 mil pesos, no aplica”), en ese sentido habrá que precisar a que tipo de funcionarios públicos se refiere, si a los que llegan con el gobierno y que son empleados de confianza o a todas las personas que trabajan para el gobierno (maestros, médicos, burócratas, etcétera), sean de base o no. De ser así, en el caso del magisterio habría una aplicación de aumento salarial diferenciado, ello debido a que por lo menos el 30% de la nómina rebasa el tope señalado (ingresos de 20 mil pesos sin descuentos).

¿Qué se espera para el 15 de mayo de 2020?, realmente pocas cosas, o como dijera un viejo amigo: “ojalá que no nos corran y hagan recortes al margen de si tienes base o no”, lo cierto es que el efecto económico del Covid-19 vino a cambiar todo y creo que la vida magisterial no será la excepción en cuanto a incrementos, recortes y demás linduras de presupuesto, ¿alguien se atreve a apostar lo contrario?

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>