Falta infraestructura para lavado de manos y aplicar sana distancia en planteles: maestros

By on mayo 31, 2020
Escuela rural

La Jornada

En comunidades como San Mateo Sosola, a menos de 20 kilómetros de Nochixtlán, en la región mixteca de Oaxaca, las escuelas no sólo carecen de agua potable, también de drenaje. La epidemia de Covid-19, afirman maestros, dejó más desnudas nuestras carencias. Estamos a la deriva. Sin agua ni recursos cómo vamos a ir a una sana distancia en la escuela. Para nosotros este regreso a clases será como siempre, con las mismas privaciones y dificultades de siempre.

Datos de la Secretaría de Educación Pública (SEP) revelan que en México 45 por ciento de las escuelas de prescolar, primaria y secundaria no están conectadas al desagüe; 20 por ciento tampoco tienen acceso a una red de agua potable, y al menos 5 por ciento carece de conexión a la red de energía eléctrica.

Tras conocerse la estrategia para el regreso escalonado a clases, a partir del 10 de agosto, calificaron como una fantasía las cifras presentadas por la dependencia federal, que asegura que 80 por ciento de sus maestros lograron mantener el contacto con sus alumnos.

En mi escuela, de los 30 alumnos que tengo, sólo cinco tienen acceso a señal de televisión y otros cuatro a Internet, pero no tienen equipos más que algún celular de sus padres, así que hicimos el mejor esfuerzo para enviarles sus tareas y cuadernillos, pero estamos muy lejos de saber qué pasó con todos los muchachos, afirma Isaías Jaime, profesor de telesecundaria.

Aprende en Casa fue una estrategia fallida

En las grandes urbes, como la Ciudad de México, también se enfrentan desafíos de infraestructura y acceso a agua de calidad. En Iztapalapa, afirma Pedro Hernández, director de la escuela primaria Centauro del Norte y secretario general de la sección 9 del gremio magisterial, no sólo tenemos escasez, la calidad del líquido que llega a nuestras escuelas y hogares es muy mala, así cómo vamos a pedirle a los alumnos que se laven las manos.

Luego de considerar que el programa Aprende en Casa ha sido unaestrategia fallida que sólo dejó en evidencia las desigualdades que enfrentan niños y adolescentes en el acceso a nuevas tecnologías, destacó que se debe escuchar a los maestros y construir protocolos que sí respondan a las condiciones reales de las escuelas y las propias comunidades escolares.

Al respecto, Francisco Bravo, director de la escuela primaria Leonardo Bravo y ex dirigente sindical, señaló que el desafío de la infraestructura escolar en el contexto de una pandemia no es menor, porque no sólo se tiene escasez, también una mala calidad del líquido. ¿Qué pasará con las escuelas donde hay más de 800 alumnos pero no se tiene agua corriente todos los días?, a ello se suma que en los planteles no tenemos recursos para adquirir suficiente jabón o gel antibacterial.

Consideró que más allá de que la SEP proponga un regreso escalonado para los menores, se deben considerar cuántos metros cuadrados tiene un aula y el número de estudiantes que acude, porque hay salones de 40 metros cuadrados con más de 45 alumnos, y no se dividen a la mitad por la primera letra de su apellido.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>