Lectura entre líneas

By on enero 12, 2021
capitolio

Revista Educarnos

Estamos al inicio del año formulando retos en diversas áreas de la vida, en educación se requieren fortalecer algunos aprendizajes de manera urgente, la lectura es uno de ellos, ya sean obras de la literatura o textos informativos, este saber transversal ayuda a comprender el mundo que hoy vivimos.

¿Qué estás leyendo? Ésta es una pregunta para todos, se observa que persiste la lectura tradicional en los libros impresos con sus formatos exquisitos, invitadores a sentarse con ellos, tomarlos entre las manos, posar la vista y deleitarse con las letras y recorrer las líneas, es un tiempo precioso. Sin embargo, hay otra lectura que gana terreno, es la que se hace por medios digitales, es masiva y se difunde a través de las redes sociales.

En todo momento circulan mensajes escritos, videos o noticias por medio de los teléfonos o dispositivos móviles, por lo que hay que analizar cómo estamos leyendo lo que se comparte; en general son textos o videos cortos, extractos de información o reflexiones que alguien difunde con alguna intención por lo cual hay que aplicar algunos filtros. Los medios son eso, medios, que le dan el enfoque, particularidad o sesgo a lo que comunican. La palabra escrita no es neutral, favorece a unos y discrimina a otros, alfabetizar o enseñar a leer también implica saber valorar la calidad de la información a la que se tiene acceso, con lo cual se evitará seamos incautos ante tantas fake news o que nos quieran engañar o ver la cara, como lo señala una expresión coloquial.

En el celular también hay una lectura rápida que hay que descodificar, revisar de manera crítica, la recepción por WhatsApp, Facebook o Twitter es frecuente, el que escribe utiliza el texto corto y breve para comunicar, son pocos los textos medianos que amplían un poco la información y muy variados los estilos, desde mensajes familiares que tienen la intención de animar, otros recreativos, hasta los que quieren influir en cómo piensas o reaccionas.

¿Cómo se lee una noticia que habla sobre el regreso a clases presenciales? Estas notas generan inquietudes y repercusiones, por lo cual hay que ser precavido con creer alguna fecha cuando los eventos actuales han ido modificando día a día los datos, muestra de ello es lo que se comunicó en diciembre de 2020, “El regreso a clases presenciales en Jalisco está previsto para el lunes 25 de enero de 2021 y será optativo”, afirmó el gobernador Enrique Alfaro Ramírez. Esto se lee con precaución y duda, asemejan más bien buenos deseos, esto por las condiciones actuales de salud.

¿Cómo se lee e interpretan los mensajes que van a llegar de los candidatos a algún puesto público en las próximas elecciones? Ha comenzado el tiempo de registros, alianzas de partidos, de formar los cuadros con los que se va a competir por la una elección decisiva a la mitad de un sexenio de cambios. Hay que leer todo esto con cuidado, pensando si las propuestas que hacen son verdaderas o congruentes con los hechos, las promesas de campaña son sólo eso, ricas en lenguajes esperanzadores, llenas de ilusiones, señalan las fallas de los contrarios, buscan convencer, pareciera, incluso, que no tenemos memoria, o la persona que hoy se promueve es diferente, pero el papel del ciudadano es cuestionar y analizar, nadie engaña a nadie desde esta perspectiva, cada uno de nosotros elegimos creer o no este lenguaje simbólico.

¿Cómo se lee una noticia sobre el asesinato de un gobernador y la captura de dos trabajadoras que hicieron limpieza en el lugar de los hechos? Se lee con tristeza e impotencia, esto deja más dudas que respuestas de un Estado semifallido donde los rumores abundan y no se confía en los encargados de impartir justicia, se lee que están haciendo algo, eso es lo textual, pero se puede inferir que el personal de limpieza sigue indicaciones, que están atrapados por su vulnerabilidad social y escasa defensa, cuántas cosas por leer entre líneas de declaraciones falsas y ocultamiento de información.

¿Cómo se leen las noticias internacionales acerca de los ataques al Capitolio en Washington, de la petición de la 25 enmienda, del bloqueo de las cuentas del presidente Trump en Facebook y Twitter? Se leen con preocupación por las repercusiones de estos hechos en las democracias y las economías de un país tan cercano al nuestro.

Hay preguntas que nos ayudan a cuestionar lo que se difunde, como quien lo escribe, el propósito que tiene, el contexto desde donde se desarrolla, los datos duros que se proporcionan, los intereses económicos y políticos que subyacen, el público a quien está dirigido. Leer es un privilegio, es un saber esencial, pero se utiliza muy poco, porque hay mucho analfabetismo funcional (los que leen pero que no comprenden lo que leen) o los que no leen más que los menús de comida rápida. Hay un conocimiento superficial de los textos escritos y se lee más mercadotecnia o publicidad que información científica o literaria.

No se puede evaluar con facilidad lo que se difunde de manera escrita o audiovisual, mucho de este material sale de contexto, existen verdades a medias que ocultan algo, hay mentiras disfrazadas con algún dato verídico, esto se puede detectar con un análisis más detallado o buscando en otra fuente confiable, el sesgo es otro riesgo de la información, cuando ésta favorece a un grupo o situación en particular, se pondera o enfatiza dicho contenido, esto representa un riesgo grande para la comunicación.

La hermenéutica (ciencia de la interpretación de textos), que busca los significados del mensaje el cual se analiza a la luz de las teorías o las disciplinas se tiene que fomentar y desarrollar en el campo educativo. Los que somos profesores tenemos el compromiso y la responsabilidad social de enseñar a leer y también a que se comprenda lo leído.

Asumamos retos de lectura crítica, de compartir con otros las noticias y textos que valgan la pena, de dialogar sobre lo que cada quien interpreta, de denunciar a los que quieran engañar con falsas noticias o promesas, propongamos releer a los clásicos, que por algo han prevalecido estas obras a través de los tiempos; a los sociólogos que hablan de cómo se comportan las sociedades; a los premios Nobel que representan lo mejor de la literatura; a los revolucionarios de las ideas. Leamos ficción o fantasía que nos puede preparar para leer temas de campañas políticas, leamos artículos educativos o de reflexión, ésos no ocultan, son las opiniones y conocimientos personales puestos a disposición de los demás.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>