Educación y Covid-19

By on febrero 28, 2021

La Jornada

Con todo y los pésimos gobiernos de Vicente Fox y Felipe Calderón, los niveles de habilidades y conocimientos de los estudiantes de educación básica y media superior tuvieron un avance importante, gracias al esfuerzo de los maestros, lo cual corroboran los resultados de las pruebas Enlace realizadas y publicadas anualmente por la Secretaría de Educación, mismas que, por cierto, mostraron también un avance mayor en las regiones rurales que en las zonas urbanas.

A lo largo del gobierno de Peña Nieto, con su absurda e irresponsable reforma educativa, alentado por el sector más reaccionario del país, las mismas pruebas Enlace, a las que se les cambió (sólo el nombre) a pruebas Planea, indicaron con claridad que entre 2012 y 2017, los niveles educativos de los estudiantes se habían reducido, como resultado de esa supuesta reforma educativa instrumentada por uno de los gobiernos más corruptos e ineptos de la historia y coordinada por el personaje aquél, al que se le recuerda como el secretario de Educación que no sabía ler.

Con la llegada del gobierno de López Obrador, las expectativas de una mejora importante en educación, que fuese capaz de recuperar el tiempo perdido en el sexenio anterior, se vieron pronto truncadas por la aparición de la epidemia del Covid-19. Las consecuencias de esta pandemia mundial, que durante sus primeras semanas se pensaba sería pronto controlada, seguramente han generado un nuevo retroceso en México, debido a las dificultades inherentes al uso de la televisión como alternativa a las clases presenciales, misma que, entre otras cosas, ha impedido que las dudas de los estudiantes sean resueltas, debido a que la televisión es un medio de comunicación unidireccional, lo cual impideque los docentes encargados de impartir los cursos por ese medio tengan forma de conocer los niveles de interés y comprensión de quienes están recibiendo sus clases. ¿De qué magnitud es el nuevo retroceso ocurrido en los últimos 11 meses y qué tanto éste continuará creciendo mientras no podamos regresar a la normalidad?

Responder a estas preguntas, y a otras referentes a los niveles de conocimiento de las diferentes materias y temas que conforman los actuales planes de estudio, requerirá de un esfuerzo extraordinario de evaluación y seguimiento de los estudiantes, en un contexto en el cual la sola palabra evaluación, que se refiere a lo que se requiere para conocer los niveles de comprensión de los diferentes temas que deben dominar los alumnos, podría ser un motivo de enojo y protesta de los maestros, en virtud de que esta palabra está asociada a las acciones del gobierno de Peña Nieto, instrumentadas para hacer ver a la población, que los profesores eran los únicos responsables de lo que supuestamente estaba mal en nuestro sistema educativo. En este complicado escenario, las nuevas autoridades educativas deberán hacer un gran esfuerzo para evaluar tanto la problemática educativa actual, como los resultados de las nuevas actividades educativas que habrán de realizarse durante los próximos meses, buscando como objetivo que al menos el nivel de los conocimientos y habilidades de los estudiantes en los diferentes grados sea similar a los logrados antes del desbarajuste causado por el gobierno peñista, para después buscar un mejor posicionamiento de México en el entorno educativo internacional.

En el contexto actual de la globalización, en el que las naciones deben competir en los mercados globales, a partir de sus conocimientos y capacidades tecnológicas y económicas, se puede afirmar que los países donde el nivel educativo de su población es más alto, son los que pueden aspirar a conseguir mejores niveles de vida, por lo que la educación constituye un elemento decisivo para lograr un mayor crecimiento económico. Por ello, no podemos olvidar que los resultados de las evaluaciones internacionales (PISA) que se realizan cada tres años, constituirán necesariamente un indicador del avance educativo que habrá de definir el futuro económico de nuestro país.

En el contexto de la epidemia, debemos tomar en cuenta que si bien la mayor parte de las naciones han tenido problemas similares al nuestro, los programas educativos de los países más desarrollados que el nuestro han utilizado generalmente plataformas de Internet para sus clases a distancia, facilitando con ello la impartición de cursos de manera efectiva a sus estudiantes.

De ahí que el resultado previsible es que la brecha educativa con las naciones más desarrolladas será aun mayor dela que hemos tenido hasta ahora, por lo que el esfuerzo para mejorar la educación de las nuevas generaciones debiera constituir uno de los objetivos más importantes para las nuevas autoridades educativas, para el futuro inmediato. En este contexto, lograr que un alto porcentaje de niños, niñas y jóvenes puedan recibir sus clases a través de las nuevas formas de recepción, mediante Internet, debieran ser un objetivo a corto plazo para quienes tienen hoy la encomienda de mejorar los niveles de comprensión y de las habilidades generales para resolver problemas de las diversas áreas del conocimiento, y la única manera de estar seguros de ello, es utilizar las pruebas Enlace.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>