Lilia Cedillo con la calidad moral y científica para convertirse en rectora

By on agosto 4, 2021
Lilia Cedillo Ramírez
  • El Consejo Universitario de la BUAP, es vigente y por lo tanto tiene la facultad de decidir hoy miércoles, cuál será la ruta a seguir para elegir a quien sustituya en el cargo a Esparza Ortiz.

Alejandro García Limón

Por: Alejandro García Limón

“No hay fecha que no se llegue, ni plazo que no se venza”, los tiempos de definiciones en la BUAP han llegado, Alfonso Esparza Ortiz dentro de 8 semanas tendrá que entregar la rectoría de nuestra máxima casa de estudios a la persona que los universitarios (trabajadores y estudiantes) elijan para ocupar tal encargo. Todo parece indicar que este miércoles 4 de agosto se reunirá el Consejo Universitario, para redactar la convocatoria del proceso electoral para elegir Rector/a, en esa convocatoria quedará sellada la suerte de todos los aspirantes, pues tendrá que contener el método, los requisitos y los tiempos, que se tendrán que cumplir tanto por las autoridades universitarias, como por quienes contiendan por la rectoría.

Quienes aspiran a suceder a Alfonso Esparza, ya han manifestado su deseo por participar, seguramente que otros más con el trascurso de los días también levantarán la mano, pero muy difícilmente tendrán la oportunidad de ser elegidos, los tiempos ya no les alcanzarán para que la comunidad universitaria los conozco y reconozca, porque una candidatura de este tipo no se construye en unas cuantas semanas, esto es un proceso que se lleva años, muchos años de preparar y sembrar la tierra, para después esperar que los árboles crezcan y maduren, finalmente los frutos aparecerán, y quien se los coma verdes se empacha, por ello hay esperar el tiempo necesario para cosecharlos y disfrutarlos.

Entre quienes han dicho que se inscribirán en el proceso electoral, destacan Francisco Vélez Pliego, Guadalupe Grajales y Porras, Lilia Vázquez Martínez y Lilia Cedillo Ramírez, hay otros que son mencionados como Rosa Isela Avalos Méndez, Oscar Gilbón Rosete, Ricardo Paredes Solorio y José Antonio Robledo Meza, pero aún públicamente no han dicho “esta boca es mía”.

“Casualmente” tanto Francisco Vélez como su cuñada Guadalupe Grajales y Lilia Vázquez, se han pronunciado por pedir la renovación del Consejo Universitario, proceso que desde el pasado mes de marzo debió cumplirse, pero que no se ha podido materializar por la pandemia, y dadas las circunstancias muy difícilmente se hará realidad. En mi punto de vista es casi imposible que eso suceda, porque para elegir a los estudiantes-consejeros, tendría que haber actividades presenciales en todos los campus universitarios.

INMACULADA CONCEPCIÓN SIN AUTORIDAD MORAL PARA PEDIR, LO QUE NO EXIGIÓ COMO SECRETARIA GENERAL

Las recientes “muy recientes” declaraciones de María del Socorro Guadalupe Alicia de la Inmaculada Concepción Grajales y Porras, la descalifican en automático, porque ahora se quiere asumir como garante de los derechos y legislación universitaria, y curiosamente cuando ocupó el cargo de Secretaria General de la BUAP, no hizo nada para que la renovación del Consejo Universitario se efectuara en marzo, abril, mayo, junio o julio, es más en su rueda de prensa del 29 de julio, se victimizó y habló de su derecho a votar y ser votada, presumió que había evitado que los universitarios presentaran su declaración patrimonial ante el SAT,  pero no mencionó que el máximo organismo de gobierno de la BUAP, debía ser renovado. Rompió todo el protocolo electoral ostentándose como Secretaría General de la BUAP (fue juez y parte) cuando anduvo dando entrevistas a diversos medios de comunicación y escribiendo en una diario digital sobre: Autonomía y política en la BUAP (27 julio 2021); Autonomía y Justicia en la BUAP (20 julio 2021); Autonomía y libertad de elección en la BUAP (13 julio 2021) y tampoco mencionó la renovación del Consejo Universitario.

Entonces sin el afán de molestar a María del Socorro Guadalupe Alicia de la Inmaculada Concepción, le preguntamos ¿por qué esperó meses para señalar (según ella) que el proceso de renovación rectoral podía estar fuera de la ley, en caso de no efectuarse primero la renovación del Consejo Universitario?.

¿Por qué promueve con otros universitarios un pliego petitorio dirigido al rector, donde en su fracción IV, ella misma violó dicho escrito?, veamos que dice dicho documento: IV.- Regular, de manera extraordinaria las conductas de las funcionarias y los funcionarios universitarios a fin de establecer una veda electoral que impida conductas indebidas o de inducción al voto de quienes ocupan cargos administrativos; se trata de evitar el uso de recursos universitarios a favor de ningún(a) aspirante o candidato(a) a las distintas representaciones institucionales”. Como podemos apreciar Inmaculada Concepción ya cometió conductas indebidas, pero además ella misma duda de sus argumentos, al señalar en el video de una entrevista lo siguiente: “Es facultad del Consejo Universitario en funciones, tomar las decisiones pertinentes para llevar a efecto cualquier acción que garantice la gobernabilidad de la BUAP, incluida la elección del nuevo rector/a”.

39 AÑOS DE VIDA DOCENTE Y CIENTÍFICA RESPALDAN A LILIA CEDILLO RAMÍREZ

Cumpliendo con la normatividad de la BUAP, y sin el afán de sacar ventaja alguna, la doctora Lilia Cedillo Ramírez, de forma voluntaria renunció a la Dirección del Centro de Detección Biomolecular. Esta acción obedeció a la invitación de las 43 unidades académicas y unidades administrativas, quienes le  mostraron su interés para que acepte la candidatura a la rectoría, por ello, decidió integrar un proyecto inclusivo y abierto, que lleve a la universidad hacia nuevos retos y nuevas oportunidades, donde las personas que la conforman sean la prioridad y su desarrollo sean la punta de lanza para los años por venir.

Lilia Cedillo y sus circunstancias la enfilan como la aspirante más fuerte a suceder a Esparza Ortiz, sus esfuerzos como científica dedicada al estudio de los microrganismos que afectan la salud de mujeres y hombres, le han dado fama internacional y curiosamente la pandemia la ha puesto en el ojo del huracán, porque constantemente es requerida para dar su opinión y consejos en la lucha contra el covid-19.

Seguramente si hoy miércoles 4 de agosto, el Consejo Universitario emite la convocatoria para elegir al nuevo Rector/a, la doctora Lilia Cedillo reunirá todos los requisitos que la lleven a inscribirse en el proceso y contender, ella podría ser quien se convierta en la primera RECTORA de la BUAP, la número 31 desde aquel 1937 cuando Manuel L. Márquez se convirtió en el primero en dirigirla ya con el nombre de Universidad Autónoma de Puebla.

No hay ninguna descripción de la foto disponible.