Negación docente al regreso a clases: la perspectiva de Bion

By on septiembre 23, 2021
maestros

Por: Marco Antonio González Villa*

*Doctor en Educación.

Profesor de la Facultad de Estudios Superiores Iztacala.

antonio.gonzalez@ired.unam.mx

Revista Educarnos

Trabajo en una Preparatoria estatal, en el turno de la tarde, en la que el Director decidió regresar a presencial hace ya 3 semanas. Aunado a un sinfín de problemas técnicos que se han tenido, y que ha propiciado rezago en los estudiantes que decidieron continuar recibiendo sus clases vía virtual, nos compartía el director que, en estas semanas, ha habido un porcentaje significativo de profesores que han metido incapacidades, por lo cual ha habido muchas horas clases en la escuela sin profesor al frente. Obviamente el dato es interesante considerando que la vuelta a clases no fue algo consensuado, sino impuesto por las autoridades.
¿Por qué es interesante esta información? Voy a brindar un contexto previo. W. R. Bion fue un médico que recibió psicoterapia y formación Psicoanalítica, siendo una de sus terapeutas la famosa Melanie Klein, lo cual le brindó bases para poder teorizar, fundamentar y abordar sobre psicoterapia grupal. Habiendo participado, siendo muy joven, en la Primera Guerra Mundial, obtiene formación profesional que le permite fungir como psiquiatra del ejército inglés durante la Segunda Guerra Mundial, trabajando con un número elevado de soldados que volvían traumatizados del frente de batalla. Su función militar y política, lejos de toda sensibilidad o sentido humanitario, fue, entonces, brindar apoyo terapéutico que posibilitara, en el menor tiempo posible, su reinserción al ejército para cumplir con su obligación patriota.

Bion se enfrenta y encuentra que la mayoría de los soldados mantienen un comportamiento neurótico que prolonga su estancia en el hospital, retrasando así, la vuelta al campo de batalla y evitando, a través de la enfermedad, vivir nuevamente una exposición a la posibilidad de morir. Tenía la enfermedad, por tanto, un carácter defensivo para los soldados que, paradójicamente, los acercaba o mantenía con vida.
Bajo este marco previo, se advierte un posible sentido y lógica en la presencia de enfermedades en diferentes docentes. Teniendo presente que las enfermedades pueden tener un origen multicausal, al mismo tiempo que no podemos dejar de lado que estamos bajo un escenario de pandemia que sigue manteniendo la alerta y la preocupación de muchas personas que prefieren mantenerse alejados o alejadas de posibles focos de infección, la experiencia de Bion abre una posibilidad para considerar que, como una forma de evitar el contacto con ajenos, sufrir alguna enfermedad, con su respectiva incapacidad, permite a docentes mantenerse trabajando en línea y no acudir a las escuelas.

La lectura que se hiciera de esto dependerá definitivamente de la perspectiva individual, en donde cada uno decidirá si es una forma válida o no. De igual manera, la lectura que se hace de las decisiones de la autoridad, pudieran llevarnos a interpretarlas como la acción del Gobierno Inglés con sus soldados durante la Segunda Guerra. Aclaro, podría ¿o no?