Pobres, morenos e indígenas, los más discriminados en Puebla

By on noviembre 29, 2021
Indígena

En Puebla, tres de cada 10 personas fueron víctimas de algún acto de discriminación sin importar el grupo social al que pertenezcan. El principal motivo es ser moreno, pobre e indígena, afirma la Encuesta Nacional de Discriminación (Enadis) 2020.

Además, Puebla es el estado donde más se discrimina a la población vulnerable de todo México, con un porcentaje de 28.4 por ciento.

Esto significa que tres de cada 10 poblanos alguna vez en su vida ha sido víctima de algún tipo de discriminación.

Las cuatro entidades restantes son: Guerrero, con 25.1 por ciento; Oaxaca, con 24.9 por ciento; estado de México, con 24 por ciento, y Ciudad de México, con 23.7 por ciento.

Llama la atención que en estas entidades se concentra el mayor número de personas indígenas que han emigrado buscando una mejor calidad de vida, procedentes de otras entidades del país.

En contraparte, están las entidades principalmente del norte del país, donde existe una menos discriminación.

Nayarit es el estado donde menos se discrimina en México, con el 13.1 por ciento; al igual que Nuevo León, con 14 por ciento; San Luis Potosí, con 14.4 por ciento; Durango, con el 15.4 por ciento, y Coahuila, con 15.7 por ciento.

También Puebla es el estado del país donde más se discrimina a la mujer: 27.4 por ciento de la población femenina afirma que fue víctima de algún tipo de discriminación al menos una vez en el año.

La cifra para la Ciudad de México es de 26.4 por ciento, Morelos, con 25.5 por ciento, y el estado de México, con 22.1 por ciento.

Sin embargo, la situación en México es generalizada, debido a que prevalecen altos índices de discriminación por apariencia física, situación económica, creencias religiosas, culturales y orientación sexual.

Dos de cada 10 habitantes de 18 años o más aseguró que se le negó alguno de sus derechos de manera injustificada y más de la mitad (53.8 por ciento) asegura que se le ha discriminado al menos una vez en el año por su tono de piel, estatura, forma de vestir o de hablar.

Los motivos más frecuentes de percepción de discriminación son la forma de vestir o el arreglo personal con 30 por ciento; la complexión física (peso o estatura) 29.1 por ciento; y con 28.7 por ciento, las creencias religiosas, que son la tercera causa más común de percepción de discriminación.

Los indígenas, el grupo que ha sufrido históricamente a lo largo de los años

La Encuesta Nacional captó la percepción de las personas indígenas de 12 y más años sobre el respeto que la sociedad mexicana, en general, les tiene en cuanto a sus derechos como grupo.

De este grupo de población, tres de cada cuatro personas consideran que las personas indígenas son poco valoradas por la mayoría de la gente; cuatro de cada 10 personas opinan que son considerados poco trabajadores y una proporción similar opina que valoran poco seguir estudiando.

La Enadis confirma que la discriminación se potencia cuando se trata de grupos vulnerables, como personas con discapacidad física o mental, tercera edad, la comunidad Lésbico, Gay, Bisexual, Transexual, Transgénero, Travesti e Intersexual (LGBTTTI) y, por supuesto, ser indígena.

Incluso, cuatro de cada diez personas encuestadas refieren que no rentaría su vivienda a una persona con VIH/Sida, tampoco a una persona que cambió de sexo o a un homosexual

Afirma que, si bien es cierto que puede afectar a cualquier persona, hay grupos o colectivos sociales que lo han sufrido históricamente a lo largo de los años, de manera constante y sistemática, como los pueblos y comunidades indígenas.

La encuesta que elabora el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) señala que esta discriminación múltiple que profundiza el rezago social, cultural, educativo y económico de los grupos vulnerables, ocurre cuando una persona presenta rasgos de más de un grupo de vulnerabilidad de manera simultánea.

Es decir, una persona que sea indígena, pobre, transexual y moreno.

Ámbitos de ocurrencia de la discriminación

Entre las situaciones de discriminación experimentadas por la población indígena, con mayor prevalencia, destacan: recibir insultos, burlas o frases molestas (15.6 por ciento), situación declarada con mayor frecuencia por las mujeres (16.3 por ciento); que le hagan sentir o le miren de forma incómoda (14.1 por ciento) y ser sujeto de amenazas, recibir empujones o jaloneos (6.8 por ciento).

Según el ámbito de ocurrencia de las situaciones de discriminación, sobresale el que se refiere a los servicios médicos (ofrecidos en consultorios, clínicas u hospitales), en el cual 38.6 por ciento de la población indígena de 12 y más años, declaró haber sido discriminada.

Otros ámbitos de prevalencia son la calle o el transporte público, con 31.4 por ciento; el trabajo o escuela, 23.2 por ciento; el ámbito familiar, 21.4 por ciento, y en alguna oficina de gobierno, 20 por ciento.

Al final, la Enadis advierte que la discriminación racial y étnica es un problema social de carácter estructural que adopta diversas formas: desde la negación de los principios básicos de igualdad de las personas, hasta la instigación del odio étnico.

Afirma que esta situación afecta de manera repetitiva el acceso, ejercicio y goce de los derechos humanos de ciertos grupos de la población, vulnerando su dignidad, libertad, autonomía y autodeterminación.