De Gabriel Alós a Arturo Rueda

By on mayo 27, 2022
Gerardo Perez García
RUMOR SIN FRONTERAS
Por: Gerardo Pérez García
Corría el sexenio del doctor Alfredo Toxqui Fernández de Lara -1975/1981-, quien logró estabilizar, social, política y económicamente a Puebla después de dos sexenios turbulentos, marcados y sellados por la caída de dos gobernadores, ambos generales: Antonio Nava Castillo y Rafael Moreno Valle, cuando hizo su aparición en la entidad Gabriel Alós Sala, primero como agente inmobiliario y, posteriormente, mutó a periodista.
Rodeado de mujeres atractivas, de una camioneta Van, de elegante vestimenta y finos relojes, Gabriel Alós incursionó en el ámbito inmobiliario, donde adquiría casas a bajo precio, las acondicionaba y vendía.
El obtener ingresos extraordinarios, lo llevó a ser prestamista.
Para ello, montó lujosa oficina en la Avenida Juárez y se promocionaba en el aviso económico–ya extinto- de La Voz de Puebla y El Sol de Puebla, narra Fermín Alejandro García en su columna Cuitlatlán de La Jornada de Oriente.
Originario de Orizaba, Veracruz, tuvo que salir del Estado al ser perseguido por las autoridades veracruzanas, pues tenía denuncias de fraude.
En los años 70 eran pocos los medios de comunicación establecidos en la ciudad: El Sol de Puebla, La Voz de Puebla, Novedades, El Heraldo de México en Puebla, La Opinión de Puebla, Diario de Puebla, Voces Diario de la Noche.
IRRUMPE EL MUNDO DE ALÓS
Al ver que Puebla era un “mercado apetitoso”, periodísticamente hablando, Gabriel Alós fundó el periódico El Mundo.
Medio que utilizaba para chantajear a gobernantes y políticos, dirigentes partidistas y empresarios.
En la imprenta La Primavera, de don Luis Bautista, se imprimía El Mundo. Pero ante el adeudo acumulado, el crédito le fue cerrado.
Y de la noche a la mañana montó su taller con maquinaria propia y volvió a circular el periódico.
Buscó e intentó chantajear al mandatario Alfredo Toxqui, quien había adquirido un terreno en Cholula donde edificaba su residencia.
Alós brincó la barda, ingreso a la construcción, tomó fotografías y publicó extenso reportaje de la residencia de Toxqui.
Más el Ejecutivo Estatal, ni el –entonces- Secretario de Gobernación, Carlos Trujillo, como tampoco el titular de Relaciones Públicas, Luis Cubillas, cayeron en el chantaje.
La audacia de Alós lo llevó a envolver al capitán Carlos Camacho Espíritu, quien era de los contados personajes de esa época que contaba con una avioneta, misma que prestó al periodista.
Y éste rotuló la aeronave con publicidad de El Mundo y desde el aire lanzaba publicidad impresa.
O bien, cuando Óscar Lerín, dirigente del sindicato de Artes Gráficas, llevó a huelga a los trabajadores de El Mundo al negarse a pagar las prestaciones sociales y de ley, por lo que la maquinaria le fue decomisada.
Con la rotativa, Artes Gráficas imprimió posteriormente el Diario La Palabra.
Después de varias denuncias por fraude y extorsión, Gabriel Alós fue detenido y enviado a San Juan de Dios.
Al salir de prisión y con Guillermo Jiménez Morales en Casa Puebla, Alós intentó extorsionarlo, sólo que recibió la “visita” de dos emisarios y éste abandonó Puebla.
DE ALÓS A RUEDA
Quién hubiera imaginado o vislumbrado que 47 años después de la detención y encarcelamiento de Gabriel Alós Sala, en la era de los gobiernos priistas, en 2022, con una administración de Morena, se diera la aprehensión por extorsión del periodista Arturo Rueda, director general de Cambio.
De Gabriel Alós a Arturo Rueda.
Sí…
De El mundo a Cambio.
Sí…
De San Juan de Dios a Tepexi de Rodríguez.
Y la rueda de la fortuna continúa subiendo y bajando a políticos, empresarios, funcionarios y periodistas.
¿Qué nos falta por ver?
Al tiempo.