Puebla y la dotación de Libros de Texto Gratuito en los años sesenta

By on noviembre 10, 2013
libro de Texto Gratuito
  • Adolfo López Mateos dejó permanentemente asegurada la emisión de libros y cuadernos de trabajo destinados a la niñez escolar del país, en su gobierno se editaron más de cien millones de obras que iniciaron en 1960

Impulso Global

Edgar Gomez Bonilla

Por: Edgar Gómez Bonilla

Para finales de 1959, informó Martín Luis Guzmán presidente del Comité Nacional de Libros de Texto Gratuitos, al profesor Gabriel Herrera titular de la Dirección General de Educación Pública del Estado de Puebla, que “no solamente los alumnos asistentes a las escuelas federales que funcionaban dentro del territorio poblano, recibirían los libros de texto gratuitos, sino que este beneficio también lo tomarían los colegiales de las escuelas de educación primaria estatal, ya que ese fue el deseo del Presidente de la República (Adolfo López Mateos, 1958-1964) para no discriminar a los educandos en cuanto a su asistencia a escuelas primarias dependientes de uno u otro sistema, procurando que a todos les llegaran sus libros de forma gratuita”.(1)

En 1960 se recibieron 250 mil libros de texto gratuitos que fueron  distribuidos entre los escolares de escasos recursos.  La primera remesa de libros llegó en febrero a la entidad poblana por la cantidad de 20 mil ejemplares; el ministro de Educación en ese entonces Jaime Torres Bodet dio a conocer el acuerdo, señalando que se enviaron los textos para las escuelas federales y oficiales. (2)

En primer lugar, se dotó del texto de lectura a los alumnos del primer y segundo año de instrucción primaria, y posteriormente se entregaron a los alumnos de los grupos restantes. A cada alumno se le proveyó de un libro de lectura y un cuaderno de trabajo; ambos en la carátula presentaron un dibujo de Miguel Hidalgo y Costilla, junto con Benito Juárez y Francisco I. Madero, a los maestros por su parte se les entregó instructivo de cómo utilizar los libros en el aula.

Para el reparto de libros en la entidad los inspectores se encargaron de la actividad y en algunas comunidades enviaron al ministro Torres Bodet, muestras de agradecimiento  a través de cartas, como la del 28 de octubre de 1960 proveniente de Chinaulingo, Teziutlán, donde expresaron lo siguiente: “los suscritos, profesores, Dionisio Lozano Rodríguez y Eloina Castañeda Gutiérrez, que prestan sus servicios en la escuela rural federal “Miguel Hidalgo” de este lugar, manifiestan a usted su gratitud a nombre de los padres de familia y de ese grupo de niños mexicanos que tuvieron la suerte de recibir este año los libros de texto que les fueron obsequiados. Así el niño pobre que jamás hubiese podido tener un libro entre sus manos porque su padre apenas si gana para proporcionarle el alimento, se sintió satisfecho y feliz al poseer un libro y un cuaderno de trabajo igual que todos sus compañeros (…) Esta gran obra hará que los niños de México recuerden siempre al mandatario que con fines de progreso y amor a la Patria, supo comprender los problemas económicos con que tropiezan los padres de familia y que redundan en prejuicio de sus hijos, privándolos de lo más indispensable e interesante para el aprendizaje en las escuelas. Reciba usted por medio del presente, el saludo respetuoso de un grupo de personas que comprenden el beneficio tan grande que se les ha proporcionado. (3)

“La Patria”, portada que estuvo presente en los libros de texto gratuito que se distribuyeron entre 1962 y 1972

“La Patria”, portada que estuvo presente en los libros de texto gratuito que se distribuyeron entre 1962 y 1972

Portada primera edición del libro de Texto Gratuito  en 1961 y 1962

Portada primera edición del libro de Texto Gratuito  en 1961 y 1962

 

Para febrero de 1960, Torres Bodet externó que  ningún niño de las escuelas primarias carecería de texto durante el período escolar. Atendido al mejoramiento educativo del país, se editaron dieciséis millones de libros de lectura para ser distribuidos en todo el país considerando también a todos los grados del ciclo escolar.

Una serie de protestas se gestaron en los colegios particulares de la ciudad de Puebla, por la  exigencia de libros de texto, las protestas de varios padres de familia fue porque las escuelas exigían a los alumnos, útiles y libros por un valor aproximado de cincuenta pesos, cantidad que gravaba injustamente la economía familiar. Mientras tanto escuelas federales y oficiales que recibieron libros de texto gratuitos e instructivos especiales para los maestros dijeron que los  aprovecharían adecuadamente, para hacer más uniforme la educación.

En marzo de 1960 una nueva remesa de libros de texto gratuitos, fue enviada a las 28 zonas escolares federales del Estado por la Secretaría de Educación Pública; el profesor Honorato Tlaseca Barrera declaró que el reparto de libros fue para los escolares de segundo, tercero y cuarto año de las escuelas federales que funcionan en el territorio poblano. También explicó que todos los niños del primer año que estudiaban en las escuelas de la Federación, contaban con su libro de texto y su cuaderno de trabajo. Por su parte el profesor Gabriel Herrera, dijo que estaba en espera de la partida de libros de texto gratuitos para los alumnos de las escuelas primarias oficiales y particulares incorporadas al Estado.

En el mes de abril la Dirección de Educación Estatal recibió una remesa de ciento treinta cinco mil seiscientos noventa y un libros y cuadernos de trabajo que fueron repartidos a los alumnos. Se citó a los presidentes municipales de toda la entidad para que se trasladara a la capital, acompañados de los directores de escuelas y presidentes de los patronatos de Educación. (4) Para mayo treinta y dos mil ciento veinticinco libros más fueron enviados al estado de Puebla siendo  entregados a los escolares de primero, segundo y tercer año de las primarias oficiales y particulares.

Durante la lectura de su III Informe Presidencial el 1 de septiembre de 1961 el Lic. López Mateos dijo que se editaron diecisiete millones de libros de texto y cuadernos de trabajo que la niñez mexicana recibió gratuitamente y al concluir 1961 se imprimieron veinte millones de libros más con costo de cuarenta cinco millones de pesos. (5)

Para 1962, más de medio millón de libros de texto recibieron gratuitamente los alumnos de todas las escuelas primarias de la entidad poblana. En 1963 dan un respaldo absoluto los obreros y campesinos de Puebla al Presidente López Mateos frente a la política de la creación del texto único y gratuito que llegó los hijos de los trabajadores y los ejidatarios. El secretario general de la Federación de Trabajadores del Estado de Puebla, Blas Chumacero Sánchez declaró que el texto gratuito era uno de los grandes beneficios de la Revolución, que no ofendía a nadie en su contenido. La Liga de Comunidades Agrarias, declaró que el libro de texto gratuito había sido recibido con beneplácito por los ejidatarios, quienes anteriormente no podían comprar los libros y en su defecto tenían que hacer grandes sacrificios para adquirirlos. (6)

Para marzo de 1963 el gobierno del Estado entregó seiscientos mil libros de texto gratuitos a los alumnos de todas las escuelas primarias oficiales y particulares, dependientes del sistema educativo estatal. Cada alumno recibió los libros y cuadernos necesarios, de acuerdo con el grado de enseñanza que cursaran; los de primer año recibieron dos ejemplares, los de segundo  tres, siete  los de tercero, siete  los de cuarto,  dos los de quinto y dos los de sexto, ya que la colección de libros del primero al sexto año constaba de 26 ejemplares. (7)

Ya casi al finalizar su sexenio, en 1964, el licenciado Adolfo López Mateos, hizo la inauguración de los edificios y magnificas instalaciones de la Comisión Nacional de los Libros de Texto Gratuitos (CONALITEG); con dicha inauguración el mandatario afirmó su política educativa, cuya inversión ascendió a veinte cuatro millones de pesos, dejando permanentemente asegurada la emisión de libros y cuadernos de trabajo destinados a la niñez escolar del país, con un tiraje de más de cien millones en obras desde 1960. (8)

 

Relación de fuentes (1) Hemeroteca Juan N. Troncoso (HJNT). Sol de Puebla. Martes 29 de diciembre de 1959.

(2) HJNT. Sol de Puebla. Viernes 15 de enero de 1960

(3) Archivo General de la Nación (AGN), Galería Presidentes de la República, área 3

(4) HJNT. Sol de Puebla.  Jueves 28 de abril de 1960

(5) HJNT. Sol de Puebla. Sábado 2 de septiembre de 1961

(6) HJNT. Sol de Puebla. Martes 15 de enero de 1963

(7) HJNT. Sol de Puebla. Viernes 1 de marzo de 1963

(8) HJNT. Sol de Puebla. Domingo 19 de julio de 1964

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>