Cartas a Gracia: Decreto IEEPO, sólo para consulta

By on julio 27, 2015

Gustavo Santín Nieto

Cartas a Gracia

Les tendieron, como coloquialmente se dice, Gracia, la camita. Campaña mediática de por medio, les fueron preparando el terreno para que, sin darse cuenta, se fuesen aislando y enemistando con amplios sectores de la sociedad civil. Tras años de “lucha”, de movilizaciones y paradas permanentes en las ciudades de México y Oaxaca, los hicieron creer, les entregaron una minuta mediante la que les reconocían todas sus demandas y se acordaba que los derechos laborales adquiridos serían respetados, que los nuevos ordenamientos establecidos en la Ley General del Servicio Profesional Docente (LGSPD) no serían aplicados de manera retroactiva y que, interpretaron, darían marcha atrás a una reforma educativa pactada entre el titular del ejecutivo federal y representantes de tres partidos políticos. Tras la jornada electoral que planteaban boicotear y que dio origen al “acuerdo Miranda”, fueron ignorados, les condicionaron el diálogo al retorno a clases y posteriormente boca bajeados por un subsecretario de Gobernación que les había dado calor y otorgado prebendas “institucionales”. Objeto de denuncias de hechos por parte de una organización palera, se encuentran próximos a perder su libertad por contar con órdenes de aprensión derivadas de querellas del fuero común y del fuero federal interpuestas por autoridades federales, locales y por particulares y a cual miembros del crimen organizado, les congelaron cuentas bancarias institucionales y personales. Sujetos de un “complo” que convirtió a sus aliados naturales –gobernador y legisladores de izquierda– en defensores de un proceso indefinido constitucionalmente bajo el rubro educación de calidad, recibieron un tiro de gracia al emitir se un decreto mediante el que se recreaba el Instituto de Estatal de Educación Pública Oaxaca (IEEPO) y se les cortaba la columna vertebral al quitarles el control administrativo del viejo IEEPO, direcciones de plantel, supervisiones escolares, jefaturas de sector.

Pero no todo fue miel sobre hojuelas, Gracia, mientras que un alicaído Gabino leía un discurso mediante el cual “reafirmaba” su compromiso “inquebrantable con la Educación Pública, Laica, Gratuita y Obligatoria.”, parágrafo de la que no incluyera referencia a la educación de calidad, se manifestara proclive a la demanda del gobierno federal para “recobrar y fortalecer la rectoría educativa en el estado, para bien del Pueblo de Oaxaca.”, hiciera en una tierra de artistas, intelectuales y “defensores del indigenismo”, mención sólo de dos mexicanos ilustres (Benito Juárez y a José Vasconcelos), planteara “corregir la problemática estructural que desde hace 35 años, afecta al sistema educativo oaxaqueño.” en franca recriminación a un político (Heladio Ramírez) emanado de Partido Revolucionario Institucional (PRI) del que él mismo formara parte, agradeciera el costo de su amor a Videgaray Caso, probablemente descendiente de otro oaxaqueño ilustre (Antonio Caso) y a Emilio Chuayffet Chemor (ECC), por el “saneamiento financiero de los fondos educativos estatales, en la mejora de la infraestructura escolar,” que permanece tan escuálida como siempre, por “el fortalecimiento de los planes y programas de estudios,” falacia por ser éstos de competencia federal, señalara “interlocución con las dirigencias sindicales de las y los trabajadores de la educación de la entidad” y respeto a los derechos laborales de los y las trabajadoras de la educación “en el contexto de la reforma educativa nacional”, se asumiera como “tolerante” y prudente “para evitar diferendos que ahonden y polaricen la problemática educativa en Oaxaca”, en su trato con el magisterio pero firme para lograr “el cabal cumplimiento del calendario escolar y la profesionalización permanente de los trabajadores de la educación”, y Emilio Chuayffet Chemor, secretario de Educación de la administración de Enrique Peña Nieto recriminara implícitamente al magisterio oaxaqueño por la pérdida “un mes completo de clases”, pero ignorara que todas las escuelas públicas del país se encontraban inactivas, funcionando sólo como guarderías de niñas, niños y jóvenes de los niveles de preescolar, primaria y secundaria, producto de la ineficiente administración escolar oficial que exige la entrega de las evaluaciones finales en los primeros meses del mes de junio aun cuando el ciclo escolar finalizara el 13 de julio, alabara la “ejemplar decisión” que asumiera el titular del ejecutivo local mediante la que “comienza la recuperación en la rectoría de la enseñanza.”, y su “convicción (por) impedir que cualquier elemento vulnere el sistema educativo.”, entregara espejuelos, cuentas de vidrio y promesas de inversión que sólo muestran el abandono oficial en el que se mantiene la infraestructura educativa en la entidad, se pronunciara en contra del “Marchómetro, los “méritos en campaña” por presencia en plantones, en bloqueos o en actos vandálicos, que se constituían en puntos efectivos para ingresar y mejorar en el servicio.” ponderando para efectos de mejora profesional “méritos profesionales” establecidos, según él, en la Ley General del Servicio Profesional Docente que deja la calificación inicial en manos del director de la escuela, que permitirá que el personal docente pudiera promoverse y los méritos para ascender dependiendo de la Capacitación y Formación Continua del magisterio, programa que tiene asignada la fantástica suma de 105 pesos por docente al año.

El granito en el arroz que aguó la fiesta se presentó en un supuesto decreto de creación de un nuevo IEEPO, que habría sido publicado (como debería) de manera oficial el 20 de julio de los corrientes, un día antes de la conferencia a la que me refiero y en la  que el representante presidencial vertiera elogios desmedidos a un ejecutivo domesticado. Efectivamente fue publicado en un EXTRA del Periódico Oficial del estado de Oaxaca, con la leyenda “mediante el que se reforma el decreto No 2 de fecha 23 de mayo de 1992” con la salvedad de ser un “Documento solo para consulta”. Carente de técnica parlamentaria para su elaboración, copy page de varios documentos oficiales, tiene como punto nodal el parágrafo segundo de la fracción XIV del artículo 10 del decreto aparentemente publicado con fecha 20 de julio de 2015 y que a la letra dice “Los trabajadores nombrados conforme a lo previsto en esta fracción son considerados de confianza;” refiriéndose a todo el personal que preste servicios en el IEEPO “que no forme parte del servicio profesional docente”. Pregonaron la recuperación de la rectoría del Estado en materia educativa pero partieron de una falacia y desperdiciaron la oportunidad de elaborar políticas públicas alternativas para el proyecto gubernamental.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>