Edificios sindicales donde se acumula más polvo y telarañas

By on enero 13, 2016

Las elecciones para el magisterio poblano

¿En donde están los verdaderos maestros sindicalistas o por lo menos los profesores jubilados que se solidaricen con su organización gremial?
·         Lo que obliga, para los adelantados, aplicar los sistemas de frenado a sus aspiraciones sindicales
Por Marco A. García Limón
            Con los edificios sindicales en donde cada día se acumula más el polvo y telarañas, las dirigencias estatales de las secciones 23 y 51 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) se alistan para enfrentar este 2016 diferentes procesos que delinearán el rumbo del magisterio poblano: de entrada, los resultados de las evaluaciones y que pasará con los maestros que no fueron considerados idóneos para estar frente agrupo; la respuesta a la larga lista de profesores que buscan su jubilación y cuál será el procedimiento para la contratación de por lo menos 10 mil nuevos docentes para sustituirlos, porque las aulas no se pueden quedar sin profesores; la revisión salarial SEP – SNTE de continuar las indecisiones y confrontaciones de la política educativa de Aurelio Nuño Mayer, que hasta el momento ha respetado los acuerdos salariales, de  prestaciones y compensaciones económicas; la elección del domingo 5 de junio donde realmente se determinará qué color partidista apoyarán las dirigencias sindicales y cuál es la verdadera militancia política-electoral de los maestros en Puebla; y el proceso de renovación de los comités ejecutivos que actualmente presiden los profesores Emilio Salgado Néstor y Jorge Luis Barrera de la Rosa, que en esta ocasión coinciden con el proceso electoral de la minigubernatura y ya hay muchos adelantados que se están anotando en busca de las secretarías generales del SNTE 23 y 51.
            Y no exageramos al mencionar que lucen prácticamente abandonados los inmuebles sindicales de las colonias González Ortega y El Cerrito. Que Salgado Néstor y Barrera de la Rosa se han visto obligados a redoblar esfuerzo y dedicar incontables horas extras con un reducido grupo de colaboradores para dar respuesta a las gestiones y demandas de más de 70 mil trabajadores de la educación en Puebla, ya que la mayor parte de integrantes de los comités ejecutivos estatales no se acercan a sus oficinas desde que las comisiones y permisos sindicales fueron cuestionados por las autoridades educativas; desde hace meses, con la excusa de que tienen que cubrir su plaza, los representantes sindicales están pendientes de sus obligaciones estatutarias desde sus teléfonos celulares.
            Prueba de ello, fue la justificación de Jorge Luis Barrera de la Rosa durante la primera reunión de 2016 con los representantes de la prensa, donde fue notoria la ausencia de los integrantes de su comité ejecutivo.
            En este punto, retomó el comentario de una maestra verdaderamente comprometida con su responsabilidad sindical, al cuestionarse en lo personal ¿en donde están los verdaderos maestros sindicalistas o por lo menos los profesores jubilados que se solidaricen con su organización gremial?, para que las oficinas sindicales no permanezcan vacías tantas horas al día.
 
Las elecciones para el magisterio poblano.
            De los cinco procesos enunciados al inicio, dos serán determinantes para la toma de decisiones al interior de las secciones 23 y 51 del SNTE. Aunque el proceso electoral de junio de este año seguramente marcará todo lo que acontezca en Puebla: las alianzas partidistas; las estructuras sindicales magisteriales para quien verdaderamente trabajarán; la posición de la SEP en las evaluaciones ante el apoyo en las urnas del SNTE; la respuesta salarial generosa y conciliatoria en mayo; así como la reprogramación del congreso para la renovación de las dirigencias sindicales en las secciones 23 y 51, que de acuerdo a declaraciones del Jorge Luis Barrera de la Rosa, ya se tiene el visto bueno de Juan Díaz de la Torre para que el cambio tenga lugar en marzo o abril de 2017.
            Lo que obliga, para los adelantados, aplicar los sistemas de frenado a sus aspiraciones sindicales. Aspirantes que primero tendrán que retornar como el “hijo pródigo” a sus oficinas y a las responsabilidades dentro del Comité Ejecutivo Estatal.
            De los posibles aspirantes al SNTE 23 y 51 se manejan tres o cuatro corrientes, que no nombres, que realmente tengan los apoyos y recursos para conseguir el mayor número de votos de los delegados al congreso de renovación.
            En la sección 23 los grupos los encabezan Eric Lara Martínez, Cupertino Alejo Domínguez y el actual secretario general Emilio Salgado Néstor; para la sección 51 los liderazgos se inclinan con Guillermo Arechiga Santamaría, Martha Cortés Chumacero y para el secretario general Jorge Luis Barrera de la Rosa.
            En estas expresiones sindicales son dos o tres los aspirantes que buscan tener el total respaldo de sus expresiones. Por lo que, a más de un año de distancia, estamos hablando que en la lista se apuntan: Raymundo Campos, Macario Morales León, José Trinidad Padilla Mora, Alejandro Ariza Alonso, Omar Momox Sánchez, Eliuth Bravo González, Eleodoro González Flores, Angélica Castro Ramos, Héctor Dinorin Cantero, Dinora García Hernández, Juan Díaz de León Rivera, Martha Cortes, Gabriel Arechiga Santamaría, Odette Castellanos Cervantes y Salvador Torres Castillo.
            Aunque para el secretario general de la sección 51, lo recomendables sería una candidatura de unidad en ambos congresos de renovación, la verdad que la propuesta está muy lejos de concretarse. Por lo que en buscaremos entrevistar y conocer el proyecto sindical de cada uno de los que buscan conducir los destinos sindicales del magisterio poblano.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>