Banxico, con remanente por 500,000 millones de pesos en 2021

By on julio 16, 2020
banxico
  • El monto definitivo dependerá de cómo cierre el tipo de cambio en el año.

El Economista

Para el 2020, el Banco de México (Banxico) podría registrar un remanente de operación histórico por alrededor de 500,000 millones de pesos (mdp) como efecto de la volatilidad en el tipo de cambio que se ha tenido en este año, lo que podría mejorar la situación que enfrentan las finanzas públicas, indicaron representantes del Instituto Mexicano de Ejecutivos de Finanzas (IMEF).

“Todavía no sabemos de cuánto va a ser porque no sabemos en cuánto cerrará el tipo de cambio este año, pero suponiendo que terminará en niveles actuales, entre 22 o 22.50 pesos el dólar, podríamos estar hablando de que el remanente estaría cerca de 500,0000 millones de pesos”, dijo Gabriel Casillas, presidente del comité nacional de estudios económicos del IMEF en videoconferencia.

En caso de que este sea el monto, sería el décimo remanente de operación y el más alto que haya registrado el Banco Central desde 1995. El último remanente que se registró fue en el 2016 por 321,653 mdp y en el 2017 sirvió para reducir la deuda.

La Junta de Gobierno del Banco de México entrega al gobierno el remanente de operación una vez que restableció sus reservas, explicó Casillas.

“Una vez que se decida, la Secretaría de Hacienda es la que recibe este remanente o una parte, dependerá de cuánto le entregue Banxico, y esto ayudará a restablecer las finanzas públicas en el siguiente año”.

La Ley Federal de Presupuesto y Responsabilidad Hacendaria establece que, en caso de que Banxico entregue al gobierno federal el remanente de operación, cuando menos, 70% de éste se debe destinar a la amortización de la deuda pública del gobierno federal contratada en ejercicios fiscales anteriores o a la reducción del monto de financiamiento necesario para cubrir el déficit presupuestario.

El monto restante, se debe destinar al fortalecimiento del Fondo de Estabilización de los Ingresos Presupuestarios (FEIP) o al incremento de activos que fortalezcan la posición financiera del gobierno federal.

Reforma fiscal es urgente

Casillas comentó que, si bien el remanente de operación puede ser un apoyo para las finanzas públicas, “el gobierno debe seguir ahorrando, con lo que todo apunta a que será más necesaria y más urgente una reforma fiscal a mitad del 2021, para que se empiece a instrumentar en 2022”.

Al respecto, Ángel García-Lascuraín, presidente nacional del IMEF, agregó que las finanzas públicas presentan una deficiencia estructural que se ha agravado por el cierre de miles de empresas como efecto de la crisis que está generando pandemia del Covid-19.

Para el primer semestre del año, el IMEF estima que la economía mexicana presente una contracción de 10.8%, respecto del primer semestre del 2019, en tanto para todo el 2020, prevé que el PIB registre una caída anual de 9.5 por ciento. Para el 2021 estima una recuperación económica de 2.80 por ciento.

AMLO pedía un adelanto

El pasado 16 de abril, el presidente Andrés Manuel López Obrador dijo tendría una reunión con integrantes del Banco de México para hablar sobre el remanente de operación, del cual solicitaría un adelanto, aunque ello implicara saltarse la ley.

El banco central respondió que se debe respetar el procedimiento y los tiempos en que se efectúe el remanente de operación, “dicha entrega se efectuará a más tardar en el mes de abril del ejercicio inmediato siguiente al que corresponda el remanente”.

En el 2017, de los 321,653 millones de pesos que entregó Banxico al gobierno federal por concepto del remanente del 2016, 70% se destinó al pago de amortizaciones de la deuda. Con estos recursos, el Saldo Histórico de los Requerimientos Financieros del Sector Público logró reducirse y pasar de 48.7% del PIB en el 2016 a 45.7% del PIB al cierre de ese año.

Del 30% restante, 79,978 millones de pesos se fueron al FEIP y 16,518 millones de pesos al incremento de activos del gobierno.

¿Qué es el remanente de operación?

Son recursos que provienen de la revaluación de las reservas internacionales y de los ingresos derivados de las diferencias entre los intereses que el Banco de México cobra y paga a los intermediarios financieros. Así, el remanente de operación se puede generar tras una depreciación del peso, la cual revalúa los activos en moneda extranjera y un margen financiero favorable del banco central.

¿Cómo se usa?

Su uso se define en la Ley del Banco de México y en la Ley Federal de Presupuesto y Responsabilidad Hacendaria. El uso de estos ingresos extraordinarios es para fortalecer la posición financiera del gobierno federal y garantizar la reducción de la deuda pública.

Cuando menos 70% es para la amortización de la deuda pública del gobierno contratada en ejercicios fiscales anteriores o para reducir el monto de financiamiento necesario para cubrir el déficit presupuestario.

El 30% restante se destina a fortalecer el Fondo de Estabilización de los Ingresos Presupuestarios o a incrementar activos que fortalezcan la posición financiera del gobierno federal.

 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>